Las poderosas razones por las que Romina Pereriro enamoró a Jorge Rial, ¿se casan? – Revista Paparazzi

Las poderosas razones por las que Romina Pereriro enamoró a Jorge Rial, ¿se casan?

ROMANCES
ROMANCES

Palabras de amor sencillas y tiernas…”, canta el catalán Joan Manuel Serrat, y el conductor Jorge Rial (56) se hace eco de eso y lo toma al pie de la letra. Enamoradísimo de su novia, la nutricionista Romina Pereiro (37), el líder de Intrusos no dudó en dedicarle una frase tan romántica capaz de derretir el glaciar Perito Moreno. "Estar a su lado te deja sin respiración. Demasiada belleza te abruma. Es una parte fundamental del paisaje más dulce. Mientras la describo, ustedes sigan mirando el glaciar detrás", escribió en su cuenta de Instagram, haciendo un ingenioso juego entre la belleza natural de la Patagonia y la de su chica.

Es la historia de un amor. Una publicación bastó para que el Intruso no dudara y moviera una ficha. "No entiendo cómo funciona la mente masculina… ¿quien me explica?", había escrito ella en su cuenta de Twitter. Y él, ni lerdo ni perezoso, le mandó un mensaje privado en el que se ofreció a despejar sus dudas. Lo que vino después fue un intenso intercambio de mensajes. La primera cita se dio de manera muy original: desayunaron en el bar de un gimnasio. Después llegaron las salidas más convencionales, como los almuerzos y las cenas, pero no por eso menos emocionantes. En verdad qué hacían o a dónde iban era apenas un detalle, porque Jorge y Romina ya se habían enamorado.

Ella estuvo casada con el conductor de Rock and Pop, Gustavo Olmedo, con quien tuvo dos hijas, Violeta y Emma. El finalizó su noviazgo con Agustina Kämpfer y no se le volvió a conocer una relación formal. Hasta ahora.

Hoy, como toda pareja, aprovechan cada vez que pueden para hacer alguna escapada romántica o para disfrutar de algún viajecito.

Esta vez, Rial fue invitado por el intendente de El Calafate, Javier Belloni, para participar de la sexta Fiesta Nacional del Lago. Entonces, en compañía de su novia, armó las valijas y se lanzó a vivir una maravillosa experiencia. No fueron solos, porque Violeta los acompañó.

Se hospedaron en la Posada Los Alamos, un bello complejo ubicado en el centro comercial de El Calafate, que cuenta con spa, cancha de golf, piscina, gimnasio y una maravillosa vista. “Sé que la fotografía no puede retratar la belleza en su forma exacta. Pero esto es lo más cerca que uno puede llegar. Disfruten de estas obras de arte que creó la naturaleza en el sur de nuestro país”, escribió Rial al pie de una fotografía del glaciar que –de tanta belleza– corta el aliento.

Quienes los cruzaron se llevaron una grata sorpresa al observar la cordialidad y la amabilidad con la que el periodista y la nutricionista se manejaban. Tanto ella, impecable a toda hora del día, como él se manejaron con total naturalidad con quienes los saludaban.

Pero no todo fue placer. Es que Jorge trabajó y salió al aire desde aquel paraíso natural. Romina fue la encargada del look de su novio y retocó su maquillaje antes que la cámara encendiera su luz roja para dar lugar al móvil en vivo. Además se ocupó de mimarlo y de servirle un café caliente, lo que se dice una novia súper atenta.

Esa misma noche se realizó la Fiesta del Lago, donde disfrutaron del show de La Oreja de Van Gogh. Más tarde, junto con el equipo de producción, cenaron un riquísimo cordero.

Al otro día una gran excursión los esperaba: la visita a los ríos de hielo. Emocionados, se levantaron a las 7 de la mañana para emprender la travesía. Viajaron hasta Puerto Bandera y se embarcaron. Navegaron por el lago Argentino y llegaron a la barrera del glaciar Upsala y el Spegazzini.

Lunes otra vez. La pareja regresó a Buenos Aires con la emoción a flor de piel. Es que la visita a la Patagonia los maravilló. Aquí retomaron su rutina. Ella, su trabajo como profesional de la salud, y él como comunicador en la tele. Pero usted, lector, se preguntará cómo sigue esta historia de amor tras siete meses de noviazgo. Y fue el propio Rial quien lo contó: “Empezamos una especie de convivencia, pero sin vivir juntos…”, le reveló a Gente. ¿De qué se trata? De una elección a la que cada vez más parejas se acercan.

“Ella y las nenas viven en un departamento debajo de mi casa. A veces dormimos juntos, desayunamos o cenamos. Nos vemos cuando queremos, pero con total libertad”, explicó. “Pasamos muchas horas laburando: yo con mis trabajos y ella con su nuevo consultorio. Cuando la extraño demasiado, bajo las escaleras y le doy un beso. Nos gusta ese método, nos va muy bien”, amplió.

Pero eso no fue todo. Además, el periodista aprovechó para piropear a la morocha que hace vibrar su corazón. “Su sonrisa fue lo primero que me enamoró. Nuestras primeras charlas duraban horas: ahí fui descubriendo a la hermosa mujer que es. Pero cuando la vi como la madraza que es, terminé de enamorarme”, confesó. Y después fue por más. “Es bella e inteligente, tiene grandes condiciones para estar en los medios y para hacer lo que se proponga. Yo soy un simple espectador de su vida; con eso me conformo”, concluyó el Intruso, súper enamorado. 

A pleno amor

A pleno amor

Tan enamorado de ti...

Tan enamorado de ti...

Selfie de amor

Selfie de amor

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig