Natalie Pérez abre su corazón: “Estoy sola… pero Ramiro es el amor de mi vida” – Revista Paparazzi

Natalie Pérez abre su corazón: “Estoy sola… pero Ramiro es el amor de mi vida”

Protagonista de Pequeña Victoria, la ficción que impulsará el debate sobre subrogación de vientre, y con éxito como cantante, se refugia en el trabajo, a pocas semanas de separarse de su pareja de los últimos seis años
ROMANCES
ROMANCES

A casi dos años de conseguir que su nombre se haga popular, Natalie Pérez (32) es la protagonista de Pequeña Victoria, en las noches de Telefe. Bella, soltera y con un pie firme también en la música, reflexiona sobre la decisión de la subrogación de vientre y de cómo se imagina mamá.

“Bárbara, además de ser una madre subrogada, es una chica que viene del interior, del sur de Argentina con un sueño: ser artista, modelo, famosa. Su madre le llenó la cabeza de ese deseo y ella quiso venir a Capital Federal a cumplírselo. Pero termina siendo engañada y entra en una red de prostitución donde se enamora del cafisho. Y al querer salir de ese lugar, una de las cosas que encuentra es esto de proponerse para alquiler de vientre. Es re loco porque, sin querer, estas cuatro mujeres (Julieta Díaz, Mariana Genesio, Inés Estévez y ella) se encuentran, porque estaban solas. Hay un aguante entre mujeres, en medio de lo que pasa. Nos juntamos cuatro minas en cualquier lugar y tenemos millones de temas de conversación. Y se juntan cuatro tipos, y también tienen tema. Los hombres no están de adorno porque cada uno viene a cumplir una misión”, explica.

–¿Pensaste, como mujer, lo que significa alquilar un vientre?
–Si no tenés una necesidad económica muy grande, de verdad tenés que ser una persona solidaria y tener ganas de ayudar a alguien a que pueda ser madre, a formar una familia. Si bien lo que yo hago, en este caso, es un personaje en una ficción, todo esto es un cuento, pero debe ser muy difícil llevar a alguien adentro durante nueve meses, que te separen en el instante del nacimiento y no saber nunca más nada de esa persona. Vi videos de Rusia donde esto es muy común, donde las madres son de metro noventa, rubias espectaculares, las tienen en una piscina, hacen dieta, las llevan a caminar, toman el té… es como un spa de embarazadas en un hotel cinco estrellas. Tienen un cuidado espectacular veinticuatro horas.

RAMIRO FUE NOVIO DE NATALIA SEIS AÑOS.

–Claro, cuidados especiales…
–También busqué algunos casos por Internet pero no llegué a hablar con ninguna madre que haya vivido esto. Lo rico de mi personaje es, justamente, que no sabe qué va a pasar, por ejemplo que después de dar a luz sale leche de las tetas, porque no me lo dijeron. Lo que vi que estará saliendo en los primeros capítulos es conmovedor, tengo las mejores expectativas, es de una calidad increíble, con buena musicalización, me hizo llorar. Una es la pequeña Victoria, pero son varios los bebés que actúan… dicen que vienen con panes debajo del brazo… ¡vamos a tener una panadería entera! Nunca me importaron las mediciones, no es algo que depende de mí, que se parta la cabeza el que se la tenga que partir. Además, no creo en el rating. Hay muy pocos televisores en Capital Federal que tienen el medidor de rating, así que me parece todo una mentira, un beso a las planillas.

–¿Contemplaste para vos esta forma de maternidad?
–Ser mamá sí lo pensé, alquilar un vientre no. Ojo, adoptar sí. Me gustaría poder brindarle amor a alguien que ya nació, que está acá, en este mundo, solo en un hogar, que pasan de un hogar a otro. Eso sí en algún momento lo pensé y no lo saco de mi cabeza. Igualmente, quiero ser mamá.

–Como a tu personaje, ¿te imaginás los cambios corporales que incluye un embarazo?
–Hay sí… me parece lo más hermoso del mundo. Todo lo hormonal debe ser de todo, pero increíble. Tengo muchas amigas con hijos, y la frase de los padres es: “Me cambió la vida”. Siempre te dicen lo mismo, para bien, para mal, o a las corridas.

–¿Tener un bebé es algo que ves lejos en tu vida?
–Estoy por cumplir los 33 y pensé que a esta edad ya iba a tener tres pibes. Que iba a ser madre mucho antes. Pero hay una lucecita que nos elige y creo que a mí todavía no me iluminó. Debe decir: “A la vida de esta loca no voy ni en pedo”.

PEQUEÑA VICTORIA SE PUEDE VER EN TELEFE.

–¿Seguís en pareja?
–No, ahora estoy sola.

–¿Tenés ganas de volver a conocer el amor?
–¡Ni en pedo! Mi última relación fue de seis años… igual, cuanto menos ganas tenés de conocer al amor, más aparece. Hay que soltar, me distraigo, y cuando estás en otra te lo cruzás.

–¿Te costó soltar esa última relación, que incluyó convivencia?
–No, es que él es el amor de mi vida. Mi amigo de toda la vida. Y ahora ni estoy pensando en el tema amor. Estoy con Pequeña Victoria, mi show en Vorterix (sábado 28 de septiembre, presentando Un té de tilo, por favor), se lanza Un amor de película, con Nico Furtado, que se estrena entre fines de octubre y principios de noviembre.

–Están Lali Espósito, Tini Stoessel, Jimena Barón, ¿hay lugar para todas en la música?
–El mundo es enorme. ¿Cuántos somos en el mundo? ¡Millones! Así como hay tantos gustos de comida, tantos estilos de ropa, tantos hombres, mujeres, hay gustos para todos. A mí me gusta mucho el rock nacional pero no lo hago. Quién te dice que, tal vez, el año que viene me derive para ahí. A las chicas las quiero y admiro a todas, haría un dúo con cualquiera de ellas.

A BRILLAR NATALIE.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig