Rodrigo de la Serna: “Ludmila es mi compañera, mi chica, no me gusta decir mi mujer porque es posesivo” – Revista Paparazzi

Rodrigo de la Serna: “Ludmila es mi compañera, mi chica, no me gusta decir mi mujer porque es posesivo”

En medio del furor de La casa de papel, a la que se sumó con extraordinario suceso en su tercera temporada, repasamos la particular historia de amor del actor, ex de Erica Rivas y de Soledad Fandiño: su actual mujer, Ludmila Romero, es 20 años menor. Tienen una hermosa beba, Olivia, de sólo 7 meses.
ROMANCES
ROMANCES

Actor respetado, Rodrigo de la Serna (43) pasa por una de las mejores etapas de su vida. Si bien las inquietudes artísticas lo acompañan desde chico, se lanzó a la profesión cuando terminó el secundario y nunca más paró. Cosechó y sembró. Hizo camino en la pantalla chica, el teatro y el cine. Y hoy su carrera está proyectada a nivel internacional. Integrante de La casa de papel 3, la serie éxito a nivel mundial, su nombre y apellido recorren todos los rincones del planeta. Y a su buen presente laboral, aquel que se basa en la destreza que tiene para el arte, la pasión por el escenario y toda la experiencia adquirida, se suma la felicidad que le genera la nueva etapa de su vida.

Está transitando su segunda paternidad, a dieciocho años de haber conocido lo que significa, al lado de Ludmila Romero, la joven mujer a la que ama y que eligió para compartir sus días y sus noches. En Madrid, donde pasó sus últimos meses por las grabaciones de la ficción, llegó al mundo Olivia, una hermosa bebita que lo tiene loco de amor. Pero fiel a su perfil bajo, el mismo que defendió a lo largo de los años y que lo fue acompañando en su crecimiento laboral con protagónicos como el que hizo sobre el papa Francisco, El puntero (historia éxito en las noches de El Trece), El lobista (el año pasado, por la misma pantalla) y el filme Inseparables, junto con Oscar Martínez, poco y casi nada quiso Rodrigo que se conozca de su realidad lejos de las largas horas de grabaciones.

Apenas, pero también vinculado al trabajo, se supo que es amante de la música e incluso se presentó varias veces en televisión con su grupo Yotivenco, y que estudió tango y milonga, ritmos que le llamaron la atención desde chico. También, que siempre apostó a los desafíos a la hora de la interpretación y que nunca quiso estancarse en un tipo de rol. Que, por el contrario, a lo largo de los años se caracterizó por los personajes fuertes, con contenido social, que lo llevaron a destacarse en el mercado.

ELENCAZO: LA TERCERA TEMPORADA ES TODO UN BOOM MUNDIAL.

Hasta que, meses atrás, se conoció la noticia de que se sumaría al éxito internacional, a una de las series más vistas por personas de distintas lenguas y bagajes culturales, con vistas no sólo a ser una de las partes más importantes de esta tercera temporada –debutó el 19 de julio– sino con la garantía de que su personaje, llamado Palermo, un inescrupuloso ingeniero, continuará durante la cuarta temporada de la mega ficción, si es que finalmente se lleva adelante. Por eso es que el actor debió relegar aún más su vocación por la música –está cada vez más ansioso porque llegue el día en que pueda volver a salir de gira–, hacer base en Buenos Aires por tan sólo unos pocos días para presentar la historia en los medios de comunicación, y seguir viaje.

Continúa camino por algunos países puntuales de Latinoamérica para, en unos días más, volver a desembarcar en la madre patria y continuar con las estrictas grabaciones que, sin duda, le terminarán de abrir las puertas –y los portones– del mundo de la actuación a gran escala y que aún lo mantendrá cerca de sus afectos, ya que en España conserva muchos amigos.

De Rosario con amor. Aunque los logros profesionales fueron muchos, De la Serna siempre fue muy celoso de su vida privada. “Soy un actor que tiene cierta visibilidad y me hago cargo de eso. El concepto de la vida privada, hoy por hoy, está muy en jaque. Está todo sobreexpuesto en las redes, en los medios de comunicación. No reniego, pero también tengo el derecho a preservar mi intimidad. ¿Será una cuestión más generacional? Me preocupa que no haya un límite a la hora de mostrar la vida privada”, confió el artista.

GRACIAS A LA CARRERA DE RODRIGO, LA PAREJA SE MUEVE POR TODO EL MUNDO.

En 1999 se casó con Erica Rivas, otra gran actriz de la escena nacional, y fruto de esa relación nació Miranda, su primera hija, hoy de 18 años. El tiempo pasó y después de una década de relación con la morocha –estuvieron juntos hasta el 2010– la pareja se rompió. Con los dos papás dedicados a la actuación, la joven se crio entre escenas y libretos y desde chica tuvo en claro que quería seguir los pasos de sus padres. Y hoy lleva tres películas hechas y fue parte de obras de teatro.

“Con Miranda tenemos muy buen diálogo. Con la mamá estamos muy atentos a lo que le suceda. Acompaño sus decisiones pero, claro, a veces hay que poner límites, y yo tengo mi carácter. Pero reconozco que lo fui domando a lo largo de los años”, reconoció Rodrigo. Separado, separadísimo –sin divorcio de por medio porque nunca llegó a casarse– de la mamá de su hija, al año siguiente tuvo un breve romance de sólo seis meses con Soledad Fandiño, con quien se conquistaron mientras hacían la obra Entre las cuerdas.

DE LA SERNA, FELIZ CON LA CASA DE PAPEL 3.

Pero desde entonces no se le volvió a conocer pareja, ni siquiera en término de rumores. Hasta que el amor volvió a tocar su puerta y lo hizo con toda la fuerza. Ludmila Romero, una hermosa rosarina de curvas prominentes, se ganó su corazón. Y él conquistó el de la morocha. Por entonces, la joven tenía 21 años, estaba estudiando la carrera de Comunicación Social y daba sus primeros pasos en la profesión en el Canal 3, de la ciudad santafesina. El deslumbramiento de primera instancia fue en crecimiento y el sentimiento se transformó en algo cada día más profundo. La curvilínea mujer –a quien le encanta mostrar su destacada figura en las redes sociales– terminó su carrera y siguió los pasos de Rodrigo, no sólo a Buenos Aires, donde después del año de relación gestaron a la primera hija de la pareja, sino que lo siguió a Europa, donde debieron instalarse para grabar La casa…

Y fue en Madrid donde llegó al mundo Olivia. “Ludmila es mi compañera, mi chica, no me gusta decir mi mujer porque es posesivo. La amo y agradezco que sea mi compañera”, definió sobre la mujer que lo enamoró. “Y Olivia es hermosa. Es un amor. Esta paternidad me pegó distinto. Cuando fui papá por primera vez tenía 24 años, y ahora no soy la misma persona. Estoy más tranquilo que antes, con menos ansiedades, y me permito disfrutar la vida de otra manera”, agregó. ¿Qué más puede pedir? Sólo resta disfrutar.

LUDMILA Y LA PEQUEÑA OLIVIA VIVEN EN MADRID.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig