Sol Pérez: “Lo único que pido de un hombre es que…” – Revista Paparazzi

Sol Pérez: “Lo único que pido de un hombre es que...”

La rubia dice que está sola y expuso una serie de requisitos para aquellos que quieran conquistarla. Además contó que, a diferencia de otra época, ahora no fuerza las relaciones que empiezan mal.
ROMANCES
ROMANCES

Soñó toda su vida con llegar a la farándula y poder triunfar. Y si bien dar esos primeros pasos no le fue sencillo, no bajó los brazos hasta conseguir ese lugar que tanto anheló. El triunfante paso de Sol Pérez (26) por el medio artístico tiene para la rubia diferentes sabores. Su cuerpo voluptuoso y esas curvas interminables la hacen una de las más deseadas, pero también la tienen constantemente como un blanco perfecto de las críticas.

Justamente, por lo que representa, por eso que despierta, es fácil imaginar que Sol no debería tener demasiados inconvenientes a la hora de ponerse de novia. Una fila interminable de hombres hace fila con la intención de conquistarla, pero parece que a ninguno le da la altura como para ponerse a su lado. Ya habiendo construido una coraza para cubrirse de esas personas que la persiguen e insisten con que sólo está en el medio por sus cualidades físicas y no por su talento, se permite disfrutar de su presente laboral.

La rubia es una de las figuras que crecen en América, en Involucrados y en la Peluquería de don Mateo y en Net TV, como conductora de Tarde pero temprano. Se enfoca en esto y no en los agravios. “Ya estoy acostumbrada a que me hagan maldades. Antes me afectaba, pero ahora ya no”.

Se posiciona en este crecimiento, pero no en los hombres ni mucho menos en ser posesiva a la hora de buscar. ¿Qué pasa, que una de las solteras más codiciadas está soltera? “Estoy sola, no estoy de novia. Me cuesta mucho encontrar a un hombre que diga ‘quiero confiar en esta persona’. Estoy en un momento de mi vida donde si algo no me gusta cierro la puerta. No lo intento. Ya me cansé de intentar, intentar e intentar… ahora digo no, no es lo que quiero, chau”.

Con su sentencia intentó despejar los rumores de romance con Guillermo Marín y las dudas de Valeria Archimó, ex del empresario teatral, sobre si existe o no un amorío entre ellos. Sucede que ante los rumores, la manera que tuvieron de defenderse sumó más incertidumbre que tranquilidad entre los involucrados. A la hora de buscar facciones o un prototipo que la enamore, la vedette no se anduvo con vueltas: prefiere que la conquisten desde la cabeza y no con el cuerpo.

“Lo único que pido de un hombre es que piense, que no sea igual al resto. Esta era de tuiteros y de Instagram hace que todos los pibes sean iguales, y eso me la baja. Cuando me fijo en alguien, no pasa por lo físico, sino por la forma de pensar, de manejarse. Si yo conozco a alguien que sigue todo el tiempo minitas en Instagram, me la baja. ¡Por Dios chicos, dejen de hacer eso!”.

¡Diosa!

Durante toda su vida persiguió un patrón de belleza, y gracias a sacrificios y a no bajar los brazos buscando ese ideal logró su cometido. Un cuerpo contorneado, abdominales de acero y glúteos que se transformaron en su arma de seducción. “La cola y las piernas son las partes del cuerpo que más me gusta trabajar”, contó alguna vez.

En esta oportunidad, manifestó que se empieza por dejar los complejos de lado para, desde ese punto, empezar a crecer también en autoestima. “La clave está en dejar de pensar tanto en qué le gusta al otro, en caerle bien al otro, y fijarnos en qué nos gusta a nosotros, aceptarnos como somos y trabajar para mejorar, obviamente”.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig