Marcelo Polino desde París: «Sueño con venir a París con mi ahijada y con Luli» – Revista Paparazzi

Marcelo Polino desde París: "Sueño con venir a París con mi ahijada y con Luli"

Sin categoría
Sin categoría

París, la ciudad de la luz, siempre está lista para recibir visitantes. Llegan hasta allí aquellos inquietos que buscan conocer el epicentro de la moda, la elegancia y el glamour. Pero eso no es todo. Es que París es de esos lugares que siempre tienen algo más para ofrecerle al turista. Museos, parques, barcitos y restaurantes figuran entre los sitios más concurridos, por no mencionar el mítico Moulin Rouge o la visita obligada (con ascenso incluido) a la Torre Eiffel. Pero él, Marcelo Polino, llega a París en busca de algo más.

Dueño de un estilo único, el jurado de Bailando por un sueño, el certamen de baile más famoso de la tele, concretó una vez más el suyo. Y acaso sea Francia, el lugar que vio nacer a los grandes íconos de la moda, como Coco Chanel o Yves Saint Laurent, el sitio que lo llama y lo invita a recorrerla, y París –concretamente– la ciudad que mejor le sienta.

¿Pero por qué? Porque él va en busca de excelencia y la encuentra. “Vengo todos los años, y cuando puedo dos veces al año. En realidad son unas vacaciones y –además– una distracción. Es que vengo a comprar las telas para los trajes que uso en el Bailando durante todo el año”, le dijo en exclusiva a Paparazzi.

¿Y recorre negocios? ¿Dónde compra? Porque a las claras parece ser un entendido en la materia. “Voy al mercado St. Pierre, que está muy bueno. Ahí es donde compran todos los diseñadores jóvenes de Europa”, se explayó.

Así que con el Sena de hermoso fondo, Polino se ocupó de recorrer y pasear. Visitó la Basílica Sacré Coeur, el Museo de Artes Decorativas y se fue a Lyon a pasar una tarde con una pareja de amigos. De más está decir que caminó por Champs-Elysées, la avenida parisina más coqueta, y sus ojos captaron toda la moda que pudieron. “Muchas fotos no saco, porque estoy todo el año sacándome fotos. Me desconecté y relajé para poder disfrutar”, comentó. “Recargué las pilas, paseé mucho y caminé un montón”, explicó.

Y en semejante viaje, Marcelo tuvo presente a una bella personita. Ocurre que no se olvidó de la pequeña Matilda, su adorada ahijada e hija de Luciana Salazar. Y no le eligió algo al azar. Pensó exclusivamente en algo bello para la niña de cuatro meses. “Por supuesto que le compré regalos a mi querida y amada Matilda. Le compré ropita en una casa muy importante de una diseñadora muy reconocida que me encantó. De sorpresa se lo llevo a Luli”, reveló. “Mi sueño es venir a París con mi ahijada y con Luli, me encantaría”, concluyó.

 

Sacre Coeur

Una publicación compartida de Marcelo Polino (@marcelopolino) el

Sus postales en París

Sus postales en París

Sus postales en París

Sus postales en París

Sus postales en París

Sus postales en París

Más información en paparazzi.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig