Alejandro Lerner reconoce: «A nuestros hijos los educamos inclusivos y …» – Revista Paparazzi

Alejandro Lerner reconoce: "A nuestros hijos los educamos inclusivos y ..."

TEVE
TEVE

El arte está para traspasar barreras. Y bajo ese concepto, Alejandro Lerner (61) y su esposa, Marcela García Ibáñez, fueron por un nuevo desafío: la indumentaria. Papás de dos hermosos nenes, Luna Thomas, lanzaron la marca Mikita, el 15 de junio, en Punta del Este, como un hijo más, fruto de la unión y la historia compartida. “La vida, desde hace más de quince años, es una decisión de los dos. No hay una vida mía ni una de ella, sobre todo ahora, que somos cinco: dos hijos y un perro. Para nosotros todo se construye en familia. Y mis sueños son los suyos, y viceversa. Y este, particularmente, es un sueño que salió como pareja. Empezamos jugando a que ella me intervenía unas camperas, a buscar que queríamos hacerlo, a aprender. Ibamos caminando por Los Angeles y le preguntaba de dónde había sacado la campera que tenía, dónde la había comprado. Y como eso se repetía, intensificamos el juego. Y un día nos dimos cuenta de que teníamos ganas de que se hiciera una marca”, rememoró el artista. 

 

Marcela: –Lo que hicimos tiene mucho amor, muchas ganas de que llegue a gente que se anime a jugar con su look, a que tenga una impronta de rock para la vida. La idea es que la gente use prendas sin estar pendiente del qué dirán, y crear una marca unisex. Hoy todo tendría que ser unisex. Además, el niño que uno tiene adentro siempre está, y no hay que tener vergüenza de sacarlo.

 

Alejandro: –Nunca esperamos a ver qué sucede en el país. No hay tiempo en la vida para estar esperando. Argentina es un país que tiene una característica repetida de crisis. Tenemos una personalidad crítica. Atravesamos crisis como si fuera la primera vez, pero ya las pasamos cientos de veces, y es la misma película una y otra vez. Hay algo que tiene que ver con la forma de sentir, de ver la realidad y no generar cambios reales. En nuestra cabeza está la capacidad de cambiar la realidad, aunque sea chiquita, en nuestra casa, para los que tenemos más cerca o para los que dirigimos.Aun en las realidades como la que tenemos en este momento, hay pequeñas primaveras. Hay gente que puede abstraerse del noticiero y ponerse algo que lo haga sentir bien, que se conecta con algo que tiene que ver con su identidad.Y eso es lo que está pasando con nuestro país. Tenemos que terminar de construir una realidad que sea menos conflictiva y un poquito más para adelante

 

–¿Hablan con sus hijos de lo que transmiten en las prendas?

Alejandro: –El amor no se explica: es una energía que transmitís y que, a partir de ella, comprendés. Tenemos una hija de nueve años y un hijo de cuatro, entonces no hace falta decirles nada. Reciben amor y una vida con esperanza, salud, ilusiones, donde le decimos más que sí que no. También les explicamos que hay gente que vive otra realidad, que no tiene agua caliente, el techo que tenemos nosotros, que no tiene la posibilidad de elegir irse a un lugar o a otro, de tener el trabajo que tenemos nosotros, donde hacemos lo que nos gusta. Mientras transmitimos con valor y con sensibilidad para que se den cuenta de que es fundamental que aprecien y que sean agradecidos, hay otras formas que son demasiado intelectuales y que creo que no hacen falta. 

 

Marcela: –Lo que Alejandro quiere decir es que hacer arte en las prendas es un proyecto intuitivo como el de criar un hijo, porque no nacés con el manual debajo del brazo. Nuestros hijos son inclusivos. Creen que todo tiene valor y en el amor, y lo mismo pasa con la marca.

 

–¿Qué tiene de cada uno el proyecto?

Marcela: –Aunque no lo puedas creer, todo lo que son detalles en estrás, es algo que propuso Ale. Vale muchísimo que el hombre se anime a quebrar estructuras, a que no hay límite. Que el estrás, por ejemplo, no es exclusivo del universo femenino. 

 

Alejandro: –La libertad de uno es la creatividad del otro. Tiene que haber dos polos, uno masculino y el otro femenino, y la energía sale de esa dualidad. Uno solo no puede. 

 

Marcela: –Nosotros nos movemos en un medio de mucha libertad, de quebrar estructuras, desprejuiciarse y desprogramar la educación, a veces no muy buena, que tiene uno a la hora de poner a todo en etiquetas y en categorías. Eso no va más. El futuro es inclusivo y tiene que ver con la felicidad que le da a cada persona ser como es y expresarse. Y lo nuestro, con las prendas, es la expresión de una pareja que vive de gira y que tratamos de hacer de cada momento un momento de belleza, creando música, educando a nuestros hijos, estando en casa, pintando. 

 

Alejandro: –Así como para mí la música es un lenguaje, esta ropa que diseñamos para mí no es moda, también es un lenguaje. No es un volver a la rebeldía de la juventud, es no perderla. Lo que tratamos es de fortalecer esa puerta para que no se oxide, no se cierre. Nuestros hijos ya usan las prendas, les encanta disfrazarse de papá y de mamá. Y a nosotros nos gusta que se sientan cada vez más parte de esto. 

 

Marcela: –Ale es un hombre pero tiene la energía femenina muy bien puesta, mucha sensibilidad. Ojalá más hombres se animaran a mostrar su lado femenino, porque es lo que los hace más viriles. Uno es más hombre cuando puede interpretar la parte femenina. 

Alejandro Lerner y su mujer

Alejandro Lerner y su mujer

Alejandro Lerner y su mujer junto a su colección

Alejandro Lerner y su mujer junto a su colección

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig