Cómo es la nueva vida de Pamela Pombo viajando por el mundo por el… ¡fisicoculturismo! – Revista Paparazzi

Cómo es la nueva vida de Pamela Pombo viajando por el mundo por el... ¡fisicoculturismo!

TEVE
TEVE
Todo coincidía. Cerraba a la perfección. Las dos, rubias, de ojos claros, dueñas de una estatura similar y facciones con semejanzas. Ideales para construir un plan mediático que les permitiera posicionarse en el ámbito del show. Al principio, la estrategia resultó brillante: mucho trabajo, con presencias en los boliches, convocatorias a programas importantes de televisión abierta y amoríos con caballeros híper conocidos del ambiente. Sin embargo, todo se derrumbó. Con el paso del tiempo, cortó de cuajo esa mentira y sacó a la luz la verdadera historia. Esa que sirvió para comprobar que entre las denominadas “hermanas Pombo”, Pamela y Johanna, no existía, en realidad, ningún parentesco.
 
 
Todo era parte de un plan ideado por el número 1: Guillermo Coppola. Al empresario le da para descubrir una mina de oro en cualquier ámbito, pues así como saltó a la fama gracias a Diego Armando Maradona, aconsejó a las Pombo “inventar” estos lazos de sangre para favorecer su incursión en las arenas del espectáculo. Claro que se trató de un plan muy delicado, de una maniobra que debía manejarse y desarrollarse con una discreción inviolable, dado que ante la menor información que se filtrara, automáticamente el proyecto se caería.
 
 
Con todas las partes actuantes comprometidas en mantener el silencio a rajatabla, las “hermanas” fueron abriéndose paso, y con el verso de ser familiares directos conquistaron a parte del público (y, por qué no, también a un segmento de la prensa), que en buena fe entró “como caballo”.
 
Tan bien les fue que cuando los números fueron cerrando mejor que lo esperado, cada uno decidió tomar su propio camino. Es decir, se distanciaron y tomaron rumbos distintos, enterrando esa sociedad que las llevó a hacerse conocidas y que jamás volvió a tener vida. Porque hoy, varios años después de que Coppola advirtió en ellas una puerta para los negocios conjuntos, entre ellas casi no hay relación.
 
 
Johanna conserva algún pequeño vínculo con los medios, pero más que nada asigna sus energías a un emprendimiento personal que tiene que ver con la indumentaria, mientras que Pamela se destaca en el fisicoculturismo. Sí, leyó correctamente. En el fisicoculturismo, que al margen de provocar una transformación corporal con su entrenamiento, no consiste en una cuestión de fuerza levantando kilos y más kilos. Aunque no parezca, se trata de una disciplina que desnuda cierta similitud con lo artístico.
 
 
Que quede claro: Pamela no lo hace por hobby y se lo toma muy en serio, pues trabaja diariamente para superarse y afrontar en las mejores condiciones competencias nacionales e internacionales. El simple hecho de verla hoy refleja el rotundo cambio que experimentó su físico, por haber dejado de lado su preferencia por mostrarse como una vedette y empezar a darle prioridad a lo deportivo. Puro músculo. Ya no hay motivos para prepararse de cara a una función teatral donde lo elemental es tapar la celulitis. Porque las Pombo, después de la falsa historia de hermandad, ya son parte del pasado. 
 
 
Dale play a su transformación de vedette a esta nueva mujer en la que se convirtió...
 
 

Su transformación física es fenomenal.

Su transformación física es fenomenal.

Su pareja también es un fan de los músculos.

Su pareja también es un fan de los músculos.

¡Qué espalda!

¡Qué espalda!

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig