Después de su descargo sobre el robo de electricidad, Maru Botana y Stoessel ¿peleados? – Revista Paparazzi

Después de su descargo sobre el robo de electricidad, Maru Botana y Stoessel ¿peleados?

TEVE
TEVE

Hay días brillantes, de un sol que raja la tierra y calienta tanto la arena que no se puede caminar en patas por la playa: hay que usar las ojotas o andar a los saltitos para no quemarse los pepés. Y hay días medio nubladones y frescos en los que no queda otra que ponerse de espaldas al viento porque si no se come más arena que churros, choclos, facturas o lo que sea que se lleve a la playa para matar el ragú y engañar al estómago.

 

Así es el verano y un poco también la vida. Hay momentos radiantes y otros un poco oscuros. Tiempos de cielo despejado y otros de menos… luz. Luz, justo luz. Juuuusto luz. Porque mientras intentaba superar una de esas jornadas “poco playeras” en compañía de alguno de sus hijos (es difícil enganchar a su marido,Bernardo Solá, en alguna actividad social), a Maru Botana le explotó en las manos un hecho que va derechito a la tradicional encuesta de Paparazzi de fin de año, con una única duda: ¿le queda mejor la categoría Escándalo del año o va más como Momento bochornoso o bizarro de la temporada 2019?

 

A través de un tuit, la empresa Edenor indicó que encontró una conexión clandestina de electricidad en uno de los locales de su famosa y reconocida cadena de pastelerías, ubicado en San Isidro. Hablando mal y pronto, estaba colgada de la luz para garpar menos de impuestos. Ella, que hace facturas, curiosamente, quería recibir una factura más liviana que a las que les hace frente todo el mundo.

 

Rápidamente, las redes sociales se hicieron eco y la cocinera fue tendencia número uno durante horas, en las que recibió todo tipo de criticas y hasta protagonizó los ya famosos memes que se utilizan para burlarse de cualquier situación. Maru recogió el guante sin demoras y no hizo más que involucrar a otra familia famosa en tan escabroso asunto: dijo que la sucursal no es de ella sino que, a través del sistema de franquicias, es propiedad del… ¡papá de Tini Stoessel! Qué merengue, ¿no? “Estoy muy angustiada. Yo no soy la dueña, el dueño es Alejandro Stoessel. Me cayó una bomba y estoy re mal. Fue horrible. Para nuestra marca fue un desastre. Mi marca tiene mi nombre, mi cara, mi imagen, y me pegó mucho. Nunca imaginé que un franquiciado haría esto. Estoy tratando de solucionar todo cuanto antes. Aunque no tengo nada que ver, pido mil disculpas”.

 

Poniendo el pecho. Maru intentó continuar con su veraneo. ¿Qué fue lo que hizo? Siguió yendo a la playa con sus pichones, que bastante laburo son, dada la cantidad que suman. Y eso más algún amiguito. Así que Maru se multiplica para estar con todos. Con las nenas que quieren estar encima de ellos, con el nene que quiere ir a patear un rato, o con la más grandecita que tiene un poco de frío y le pide un buzo para abrigarse. Y para darles algo para comer, y para llevar todo lo que llevan a la playa, y para pensar qué preparar para la noche. Ahí si que a Maru “le sobra energía”. En la hermosa pero agotadora tarea de ser madre. 

Mientras vacacionaba en Punta, estalló el escándalo

Mientras vacacionaba en Punta, estalló el escándalo

Hazte la fama y echate a dormir

Hazte la fama y echate a dormir

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig