Diego Reinhold: “Socialmente somos la Alemania de los años ’30” – Revista Paparazzi

Diego Reinhold: “Socialmente somos la Alemania de los años '30”

Actor, director, productor… ¡nada de eso! “Soy un experimentador”, aseguró el comediante, que habló de su llamativa ausencia en la TV (¿está censurado?), de la triste realidad que vive el teatro y de lo mal que lo trató Marcelo Tinelli.
TEVE
TEVE

Dentro de un contexto de sinceramiento tal vez termine siendo productivo reconocer que los medios, involuntariamente, por supuesto, también son capaces de hacer daño. Una mirada de contenido autocrítico, directamente, no dejará dudas: un equivocado tratamiento de la noticia, por error o negligencia, podría provocar secuelas imprescriptibles, difíciles de borrar.

Han pasado varios años desde que a Diego Reinhold (46) le desvalijaron la casa en un asalto tipo entradera, pero al talentoso artista todavía le cuesta digerir completamente el análisis que la televisión le dio a su caso en particular. “Comieron de mi desgracia”, se quejó, ante la pregunta de Paparazzi acerca de su llamativa ausencia en la TV durante los últimos tiempos, dada su elogiada versatilidad para brillar donde le toque.

“Debe ser que hoy no sirvo. Un artista no es únicamente lo que hace; es también lo dice, lo que piensa… No sé… gané dos Martín Fierro”, recalcó, dejando la pelota picando, y recordó que “ese mismo día del robo hasta Tinelli me obligó a bailar. Para colmo, me sacó el micrófono mientras yo explicaba que los chorros tal vez estaban presionados por un sistema consumista que los lleva a delinquir para tener algo que jamás en su puta vida se podrían comprar”.

Su idiosincrasia social aparenta ser producto de una matriz cultural bien definida, con el altruismo como bandera, la defensa del medioambiente y una visión de futuro contrapuesta al capitalismo salvaje. “Hoy te sentás a ver la tele y te encontrás con periodistas que sugieren esterilizar a los pobres, creyendo que esa sería una solución para salvar a la patria”, disparó Reinhold, que fundó y sostiene el Hogar Mariposa, donde se albergan niños en situación de calle o judicializados.

“Cada vez hay más demandas, y si bien percibimos una subvención estatal, no alcanza. Hacemos un esfuerzo doble para que al menos los chicos sientan que son respetados sus derechos. Sí, sus derechos, porque en la Argentina y en el mundo nos instalaron en la mente que para comer o tener un techo donde vivir debés hacer un sacrificio. Y no es así”, avisa.

Si bien transita una etapa cargada de trabajo, con cuatro obras de teatro, en las cuales participa en diferentes roles, Reinhold admitió que “tengo mucho tiempo para el ocio, para el descanso”, y argumentó su afirmación en “la coyuntura económica del país, que atenta contra mi creatividad. Mi deseo es producir, producir y producir, pero la cosa, como está, te frena todos los proyectos. El público está torturado. Hay cada vez menos gente en el teatro, salís a la calle y te entristece ver familias durmiendo en la vereda. Es como que la coyuntura te dice: Pará, no hagas nada´. Me pasa a mí y le pasa al que quiere abrir una heladería, para el caso es lo mismo. Todos los días me encuentro colegas que me piden trabajo”.

Cambiando el eje de la conversación, aunque retomando lo referido a la televisión actual, Reinhold, que vivió una experiencia de abuso en su niñez, opinó acerca de las polémicas preguntas de Mirtha Legrand a invitados que también han sido víctimas: “A Mirtha la veo como una persona asustada, que ve cómo se desmorona todo a su alrededor y que nada es como ella hubiera querido. Creo que le está haciendo daño a la gente. Así como yo estoy asustado por ver cómo se desmorona todo a nivel ambiental y a nivel social, ella lo ve con su propio paradigma. Hay muchas Mirthas, por todos lados, no es la única. ¿Qué me parecieron sus interrogaciones a invitados que fueron víctimas de abuso sexual? (Piensa.) Yo sé que Mirtha tuvo un hijo y percibo que todo se volvió sobre sí mismo. Hay algo neurótico que no le permite comprender. Acá influye el dolor. No es que Mirtha sea una mala persona. Simplemente hay algo en ella que no está resuelto. Yo escucho a Mirtha, a Pichetto (por Miguel Angel) diciendo que hay que dinamitar una villa y a Dolores Cahen DAnvers sugiriendo esterilizar a los pobres y socialmente siento que estamos como la Alemania de los años 30. La misma situación, las mismas discusiones y los mismos miedos. Evidentemente el mundo nos ha idiotizado. Ni siquiera el arte sigue siendo el brazo de expresión crítica que incomodó históricamente a los grandes grupos de poder”.

Más de 30 años de carrera, premios de todos los colores y una capacidad inusual para generar la diversidad de sus propios espectáculos. Sin embargo, Diego sigue “sin” televisión. “Es así. Nada más cierto. ¿Ves? Mirá, ni el aparato tengo, solamente está la mesita. Mi vida es el teatro y mucho YouTube. Soy un bicho raro”.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig