El emocionante testimonio de Luli Fernández recordando la pérdida de un embarazo – Revista Paparazzi

El emocionante testimonio de Luli Fernández recordando la pérdida de un embarazo

La modelo habló a corazón abierto de una las experiencias más angustiantes que debió vivir: “Me preparó mejor para ser mamá”.
TEVE
TEVE

La maternidad aporta sabiduría. Maduración para transitarla en función de las demandas que se presentan día a día y experiencia para analizarla desde adentro. Por eso tal vez Luli Fernández, a siete meses de haber dado a luz a Indalecio, el bebé que tuvo con el empresario Cristian Cúneo Libarona, siente plena seguridad en su modelo maternal y no duda en manifestar su conformidad con el tipo de crianza que viene implementando.

La conductora de “Destacados”, que va por la señal de A24, reivindicó el colecho y remarcó la importancia mantenerse cerca de los chicos cuando lloran. “Todos, en momentos así, necesitamos que alguien nos abrace y nos pregunte qué nos pasa”, recalcó, para más tarde narrar en detalle cómo vive sus días con Indalecio.

“No me gusta perderme nada porque crece rapidísimo. Continuamente hace algo nuevo, no me perdonaría quedarme fuera de alguna de esas etapas. Soy muy creyente y en el embarazo, cuando rezaba, le pedía a Dios que cuando esté lista me mande a la vida un hijo sano y feliz. Lo único que pedía era eso: ¡sano y feliz!”, se emocionó.

Más tarde, Luli describió a Indalecio como “un chico sano y extremadamente risueño. Siempre está con una sonrisa, es un personaje total y absoluto. A la noche es muy pegote porque le doy la teta. Le di exclusiva hasta los seis meses y hacemos mucho colecho. Nada más lindo que tenerlo `pegadito´, el amor nunca es en exceso”.

La animadora también se refirió a uno de las experiencias más angustiantes de su vida: la pérdida de un embarazo, en 2017. Y remarcó que posiblemente esa situación tan difícil haya servido para disfrutar con más intensidad lo que le toca vivir hoy con Indalecio: “Me costó mucho, lo entendí como que era un proceso en el que tenía que evolucionar, sanar, crecer, de ciertas cosas para poder convertirme en una mejor versión mía. Y ahí estar lista para la llegada de un hijo. En ese transitar también logré soltar los miedos”.

El pasado, a veces, termina siendo productivo para aprender a afrontar circunstancias adversas. Luli ha conseguido superar los golpes y Dios la premió con Indalecio. Un bebé “sano y feliz”, como alguna vez soñó.

En PH, el ciclo de Andy Kusnetzoff, ella también habló del tema y fue emocionante. ¡Dale play!

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig