El estremecedor relato de Vero Lozano sobre la caída de 7 metros de altura: “Estoy viva de milagro porque…” – Revista Paparazzi

El estremecedor relato de Vero Lozano sobre la caída de 7 metros de altura: “Estoy viva de milagro porque…”

La conductora habló en su programa de Telefe y narró todos los acontecimientos de su accidente en Aspen.
TEVE
TEVE

Todavía resuena en el aire el terror, la angustia magnánima de semejante episodio. Verónica Lozano estuvo al borde de una secuela mucho más grave en Aspen, ese centro de ski de Estados Unidos, donde acudió a disfrutar de unos días de nieve, en sus vacaciones.

La animadora cayó de una aerosilla de siete metros, en un accidente que posee implicancia de la organización de la montaña, que nunca detuvo el medio de locomoción ante los gritos de ayuda. Las imágenes de ese golpe continúan viralizándose en las redes sociales y causan estupor.

A unas horas de todo ese calvario, Vero salió en su programa de Telefe a narrar todo lo que sucedió, lo que sintió en esos minutos fatídicos y las consecuencias en su físico, que le demandará una operación quirúrgica y varios meses de recuperación.

En ese relato, Lozano aportó un mensaje conmovedor y desgarrador al asegurar: “Fue horrible, un accidente muy espantoso y estoy vida de milagro. El proceso es largo, pero yo le pongo humor y alegría”.

En cuanto a los hechos que atentaron en ese trance, la conductora detalló:  “Es una silla séxtuple (para seis personas) donde íbamos tres personas: mi instructora, Analía Franchín y yo. Ni bien uno pone la cola en la silla, los bastones se traban pero falló, entonces en ese momento aviso a quien estaba a cargo para que paren la silla, la gente empieza a gritar y nunca se detuvo”.

A la hora de describir el preciso instante que quedó colgando, Vero expresó: “Fue una secuencia de terror horrible. Nunca me llegó a bajar la barra. Cuando voy a sentarme, levanto el culito para saltar el bastón, pero estaba trabado y quedé colgada. La aeroisilla empieza a avanzar y yo quedo agarrada de uno de los fierros de la silla con la mano derecha y del otro lado de agarraba Analía Franchín, y la instructora me agarraba del casco”.

Hasta que en un momento, Vero se quebró, no pudo contener el miedo, todas las emociones que le recorrieron las entrañas:  “Sentía que me estaba por morir realmente. Veía y escuchaba todo. Anita gritaba y la instrutora me decía ‘aguanta’. La gente gritaba”. 

Y finalmente aseveró que recibió una ayuda divina, una mano de algo superior porque Lozano contó: “La virgen me protegió. Sentí que estaba en manos de Dios. Gracias a Dios, tengo perseverancia y entrenamiento sino no sé qué hubiera pasado”.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig