Iliana Calabró: “Mi nuevo novio tiene que ser divertido, familiero y buen padre” – Revista Paparazzi

Iliana Calabró: “Mi nuevo novio tiene que ser divertido, familiero y buen padre”

Después de sobrellevar un conflictivo divorcio con Fabián Rossi, de volver a enamorarse, atravesar el famoso nido vacío, perder a su papá y nuevamente separarse, la actriz se encuentra sola reencontrándose.
TEVE
TEVE

La edad es sólo un número y lo importante es cómo se siente y se vive, dicen. Ese parece ser el lema de la actriz, quien, aún en los peores momentos, supo reinventarse, dar vuelta la página y seguir adelante con una sonrisa. Dueña de una figura tallada, bella y simpática, luego de separarse de Antonello Grandolfo, su novio italiano con quien salió durante cuatro años, Iliana Calabró (53): “Disfruté del verano en Carlos Paz, que es un lugar tranquilo, para pasear. Es como si fuera una familia de vacaciones. Nina, la hija de Tripa, tiene la misma edad que Nino (hijo de Paula Morales y Fabián Vena) y nos llenan de alegría los camarines. Es muy divertido, hay mucha alegría y confianza. Con Ale Müller la cosa es día a día porque somos vecinos”.

–¿Con quién estás instalada allá?
–Estoy sola en mi casa, pero me siento bien porque di con este grupo de pertenencia. Somos vecinas con Georgina Barbarossa y salimos juntas a caminar, cenamos juntas. Tengo muchos amigos y conocidos, me crucé con Osvaldo Laport y quedamos en hacer asado. Hay muy buena onda y linda camaradería con los elencos más allá de esto que nos pasa de tener distintos horarios y no podamos ir a vernos. Tengo amigos que vienen a visitarme. No me sentí sola, me encontré mucho conmigo. Está bueno permitirse momentos de reflexión o hacer un alto después de una vorágine de vida, mucho trabajo, compromisos, obligaciones, deberes como estar cerca de mi mamá y requerimientos familiares. Está bueno permitirse ratos de soledad para esta evaluación.

-¿Y tus hijos?
-Mis hijos están grandes, criados, proyectados. Uno está viviendo afuera, estuvo haciendo una experiencia por Italia y está ahora en la tierra de su mujer, en Brasil. Cuando se termine la temporada voy a pasar a visitarlo. El otro se fue a trabajar a Estados Unidos, y después viene la época de esquí, donde da clases y luego regresa para retomar sus estudios. Viéndolos felices a ellos, sabiendo que cada uno se está realizando y encontrando su camino, me siento bien. Me pone bien verlos así, disfrutando de lo que les gusta. Es lo más importante.

–¿Cómo atravesaste el famoso “nido vacío”?
–Me tocó en un momento en que estaba en pareja con el Tano. Entonces, él y sus hijos hicieron que pudiera elaborar mejor eso del nido vacío. Me fui acostumbrando de a poco. Duele y es muy difícil para toda madre atravesar ese momento, más allá de todos los cotillones que se pueden poner alrededor. Tus hijos se van de casa y es la realidad. Después empezás a disfrutar de tener el tiempo para encontrarte y verte con amigos sin depender de los demás y está bueno. Pero es una elaboración que nos toca hacer a las mamás.

–Las mujeres admiran tu figura, ¿cuál es tu secreto para verte espléndida a los 53?
–El cuidado del cuerpo fue en un comienzo encarar una buena alimentación, cambiar hábitos… y cuesta con el nido vacío (se ríe). Hay que alejarse del sedentarismo; cuando ya lo tenés internalizado, lo otro molesta. Una vez que incorporás esos buenos hábitos el resto se hace más liviano. Fueron muchos años de cambios progresivos. Creo que es la mejor manera, no esas dietas que te hacen bajar de golpe.

–Participaste de Divina comida, ¿te molestó el bajo puntaje que te puso Andrea Rincón?
–No soy amiga de Andrea Rincón. Yo era alérgica al pescado, una era vegana, la otra celíaca, otra tenía trastornos de alimentación. Todos teníamos problemas por la comida. Me dio bronca la baja nota de ella. Me puso un 7 y me esmeré porque a último momento le hice un manjar de fideos con almendras. Nunca la había tratado a Rincón, sólo la crucé en el restaurante La Stampa. Amorosa, me saludó. Es buena actriz, ojalá que pueda compartir algo más que una charla.

–¿Tenés ganas de volver a estar en pareja?
–Me encanta la vida en pareja, más de media vida la viví así. Soy una mujer a la que le gusta tener un compañero, sentir a alguien que te mime y a quien mimar, con quien compartir las cosas lindas y no tanto que tiene la vida. Me gustaría volver a enamorarme. Es el mejor estado del ser humano. Es lindo conocerse, acompañarse y también sentir que el amor va cambiando de forma. ¿Qué tendría que tener el compañero? No lo sé, mis dos parejas no tenían demasiados puntos de contacto. Sí que sean divertidos, familieros, con onda y, si tienen hijos, que sean buenos padres. Un hombre trabajador y de bien. Es cierto que ahora disfruto mucho de estar sola.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig