Jorge Rial en un momento de plenitud: «No se necesita mucho más para ser feliz» – Revista Paparazzi

Jorge Rial en un momento de plenitud: "No se necesita mucho más para ser feliz"

TEVE
TEVE

Se le llama la Ciudad Eterna, porque se dice que allí el tiempo parece haber quedado detenido desde hace siglos. Roma y su encanto, al que llegan millones de turistas año tras año. Allí se fueron Jorge Rial Romina Pereiro para celebrar su luna de miel, uno de los destinos favoritos del conductor de Intrusos“Me empiezo a imaginar mi retiro, sería viviendo en una ciudad de Europa, leer mucho, tomar, comer y escribir”, fantaseaba Rial hace unos años. Era otra vida, todavía no había llegado Romina, esa “nueva oportunidad que le dio el destino”, como dice él; y su hija Morena no lo había convertido en abuelo, adentrándolo en un mar de emociones nunca antes explorado. Pero en la cabeza del periodista sobrevolaba la idea de instalarse en Italia. Ser uno más entre millones, sentarse en un bar de Piazza Navona a tomar café espresso, fumar un habano en las escalinatas con la vista perdida en la Vía Condotti o detener la marcha en un bar del Trastevere y pedir una copa de vino. En el corazón de Rial se confirma aquello de que todos los caminos conducen a Roma, y en esta oportunidad lo encuentra con la mejor compañía posible.

 

Benvenuto. Jorge y Romina llegaron al aeropuerto de Fiumicino, y de ahí se fueron directo a la primera escala de su recorrido: Positano, distante casi 300 kilómetros de la capital tana. Jorge fue registrando el camino con su cámara, lleno de curvas y contracurvas, pasando por ciudades míticas, como Nápoles. Una vez llegados a la villa turística, de las más exclusivas del mar Mediterráneo, la pareja pudo disfrutar de sus costas, con sus paisajes, restaurantes y posadas con vista al mar. En una de las fotos, Jorge aparece en una de sus playas rocosas, con un pañuelo sobre la cabeza protegiéndose del sol primaveral. Y una palabra resume su estado de ánimo: “Feliz”, escribió. Estuvieron en la costa Amalfitana, donde posaron en una de sus famosas terracitas. También recorrieron la tradicional Villa Rufolo, famosa por sus jardines y una arquitectura única en el mundo, con postales del siglo XIII. “El Mediterráneo, un puro, el sol y Romina de fotógrafa, ¿qué puede salir mal?”, escribió Jorge junto a una foto en la que aparece navegando en un yate. Un fin de semana de paz, tranquilidad y romance, a la que le siguió el frenesí inigualable de la capital.

 

Eterna. Llegó Roma, y todo su encanto. “No se necesita mucho más para ser feliz”, resumió Rial. El lunes 3, Jorge y Romina pasaron la tarde en la Piazza del Popolo, y el periodista se dio el gusto de probar el famoso café del Caffè Grecco, considerado uno de los más famosos del mundo, y el segundo más antiguo de Italia, abierto en 1760. Allí donde se sentaron Franz Liszt, Goethe, Stendhal y Orson Wells, Jorge abrió su celular y subió a Instagram una historia para retratar el momento. Quedan otros lugares emblemáticos para recorrer, como la Fontana de Trevi, el Coliseo o una visita al Vaticano. Pero ellos no son los típicos turistas que corren detrás de las fotos de ocasión. Por caso, Romina decidió tomarse unos minutos para ir a un mercado de frutas a probar sabores nuevos. “Cuando visito lugares nuevos me gusta recorrer mercaditos para conocer alimentos diferentes”, escribió en código de nutricionista. Y dio un consejo muy práctico para seguir en casa: “En cuanto a la verdulería, siempre elegí productos de estación, se encuentran en su punto justo de maduración y están más accesibles”

 

Il nonno. En su paseo por Roma, el abuelo Rial estuvo más atento a comprarle regalitos a su nieto Francesco que a caprichos propios. La ayuda de  Romina fue clave para elegir talles y utilidades. Salido de la boca de dos argentinos, el nombre “Francesco” resuena de otra manera en los locales de Italia. Jorge habla todos los días con sus hijas, y está particularmente atento al día a día de su nieto. Se preocupó al leer rumores de crisis entre Morena y Facundo Ambrosini. Todo se debió a un posteo de la joven en que escribió “The end, todo lo que empieza termina”. Ella misma lo aclaró: “No, nada que ver, es mentira lo que dicen. Sacan conclusiones de la nada, de posteos que ni saben de qué se trata”, declaró el futbolista en Primicias Ya. El descargo de Morena fue mucho más contundente: “Cómo rompen las pelotas. Se la dan tanto de periodistas, ¿por qué no averiguan bien antes de hablar pelotudeces? ¡Dejen de mentir o inventar quilombos, que acá hay una familia armada, y rompen las pelotas sus comentarios de mierda", escribió la joven. Jorge puede irse del país tranquilo, que su hija ya aprendió a defenderse solita.

 

A la distancia.Volviendo a Italia, según el plan estipulado, a Jorge y a Romina les espera un recorrido por la región de la Toscana, con visitas a Florencia y Venecia, dos destinos obligados para quien recorre el corazón de la península. Los que están contentos con las vacaciones de Jorge son los popes de APTRA, ya que mientras se lleve a cabo la ceremonia de entrega de los Martín Fierro, el periodista estará con el huso horario europeo. Vale recordar que año tras año Rial se caracterizó por “spoilear” los ganadores en la noche máxima de la televisión argentina. ¿Dejará alguna sorpresita en su cuenta de Twitter? Como se dice en el lenguaje millennial, “no tenemos datos, tampoco dudas”. Rial se mantiene metidísimo con la actualidad de la Argentina. Está pendiente de los números de rating y celebra la manera en que sigue adelante Intrusos, con Adrián Pallares en la conducción. Y da rienda suelta a su mayor pasión en materia periodística, el mundo de la política y sus internas, que este año se potencia sobremanera con la inminencia de las elecciones. Jorge se anima a todo, y su plan favorito es molestar a los trolls que invaden las redes sociales. Por ejemplo, subiendo una foto de la cerveza italiana Peroni, sin que se vea la última letra de su nombre. “¿Será una señal?”, escribió. Y ahí arrancan las risas, y las puteadas.

 

Avanti. Esta recarga de energía a mitad de año, tanto para Jorge como para Romina, servirá para encarar lo que resta de 2019 con otro aire. Después de todo el desgaste que significó el preparativo de su casamiento, ahora la pareja podrá disfrutar con calma su feliz actualidad. Una rutina que se completa con Violeta Emma, las hijas de la nutricionista, de 7 y 5 años. “A Morena y Rocío las tuve que criar, educar, poner límites, retarlas, enojarme con ellas. Acá no. Estoy para divertirme con ellas, correr, ir a la plaza, salir a pasear, tirarnos a jugar en el piso”, declaró JR en su momento sobre la especial relación que tiene con las nenas. “Es todo como volver a empezar para mí, siento que todo esto ya lo viví pero ahora me permito disfrutarlo”, agrega. Un sentimiento que perdura en el tiempo, más eterno que cualquier ciudad del mundo. 

Jorge Rial, abuelo, recién casado y hombre feliz

Jorge Rial, abuelo, recién casado y hombre feliz

Jorge Rial, abuelo, recién casado y hombre feliz

Jorge Rial, abuelo, recién casado y hombre feliz

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig