La China Suárez le dedicó a sus hijas una conmovedora (y fuerte) carta: «Qué ningún forro. . .» – Revista Paparazzi

La China Suárez le dedicó a sus hijas una conmovedora (y fuerte) carta: "Qué ningún forro. . ."

TEVE
TEVE

Al igual que la mayoría de las famosas, la China Suárez les dedicó a sus hijas, Rufina, fruto de su ex relación con Nicolás Cabré, y Magnolia, la bebita que acaba de tener con Benjamín Vicuña, un tierno mensaje por el Día de la Mujer. Si bien más de una hizo sentidas reflexiones, la catarsis pública de la joven llamó la atención mas de la cuenta.

Primero, Eugenia hizo referencia al pasado. Contó cómo se sintió cuando se enteró, en ambas oportunidades, que estaba esperando una nena. “Queridas hijas mías. Aún recuerdo cuando el médico dijo ‘es nena’ lloré de felicidad, era lo que más quería en el mundo. Después de unos días no pude dejar de sentir miedo, pensando en su infancia, adolescencia, cómo iban a ir caminando al colegio solas? Y si algún mierda les hiciera algo?", expresó la actriz.

En la misma línea, la China siguió relatando cómo es ser mamá de una niña, futura mujer: "Fue inevitable repetir una y otra vez socialmente ‘me encanta tener hijas mujeres, aunque uno debe cuidarlas el triple, está lleno de mierdas por ahí que podrían tocarlas, hacerlas sentir incómodas, inhibirlas’. Espero y deseo con todo mi corazón que cuando lean esta carta les parezca viejo ese pensamiento, las cosas están cambiando, muy de a poco pero están cambiando. Espero y deseo que todas esas frases y pensamientos algún día queden en el pasado".

Lejos de dejar el tema ahí, Eugenia cerró su carta con una fuerte reflexión. Hizo referencia al miedo con el que vive por la situación que sufre nuestro país, en el que los femicidios aumentan, en el que las mujeres sufren abusos, acosos e injusticias en el marco laboral (y social, claro): “Espero y deseo se pongan la pollera, el vestido más lindo sin miedo a que algún forro les toque el culo por la calle, que caminen libres y tranquilas por donde vayan, que ningún hombre les diga que NO pueden hacerlo, que no sean juzgadas por sus elecciones jamás. Son inmensamente poderosas, valiosas, hermosas y amadas“.

 

Queridas hijas mías. Aún recuerdo cuando el médico dijo “es nena” lloré de felicidad, era lo que más quería en el mundo. Después de unos días no pude dejar de sentir miedo, pensando en su infancia, adolescencia, cómo iban a ir caminando al colegio solas? Y si algún mierda les hiciera algo? Fue inevitable repetir una y otra vez socialmente “me encanta tener hijas mujeres, aunque uno debe cuidarlas el triple, está lleno de mierdas por ahí que podrían tocarlas, hacerlas sentir incómodas, inhibirlas”. Espero y deseo con todo mi corazón que cuando lean esta carta les parezca viejo ese pensamiento, las cosas están cambiando, muy de a poco pero están cambiando. Espero y deseo que todas esas frases y pensamientos algún día queden en el pasado. Espero y deseo se pongan la pollera, el vestido más lindo sin miedo a que algún forro les toque el culo por la calle, que caminen libres y tranquilas por donde vayan, que ningún hombre les diga que NO pueden hacerlo, que no sean juzgadas por sus elecciones jamás. Son inmensamente poderosas, valiosas, hermosas y amadas. Su abuelo Mino, mi papá, se cansó de decirme cada día de su vida lo fuerte, importante y valiosa que era. Me respetó, cuido y amo como su niña amada y poderosa, y cuando empecé a trabajar me dijo “Coquito, jamás dejes que n a d i e, ningún hombre, te pase por encima, no hagas nunca nada que no quieras hacer” Feliz día de la mujer. Que nos respeten, amen y cuiden como merecemos. Las amo. #8M

Una publicación compartida de China Suarez (@sangrejaponesa) el

 

Una carta que, sin dudas, en el futuro emocionará a las pequeñas. 

Por Agustina Rinaldi

¡Alzó su voz!

¡Alzó su voz!

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig