La defensa de Cecilia, la mujer de Diego Brancatelli: «Son pobres de alma» – Revista Paparazzi

La defensa de Cecilia, la mujer de Diego Brancatelli: "Son pobres de alma"

TEVE
TEVE

La grieta política, lejos de apaciguarse, está cada vez más marcada. Quienes están de un lado atacan a los del otro lado y viceversa. Con los ánimos alterados, sombre todo en este año electoral, la paciencia parece ser lo primero que se pierde. No hay tolerancia y esto se vive día a día en la calle, sobre todo, con personas conocidas.

 

Quien vivió un momento complicado en el shopping Unicenter fue Diego Brancatelli, su mujer, Cecilia Insinga y su pequeño hijo Valentín que, con tan solo dos años, se asustó por el momento feo que vivió la familia. Un hombre y una mujer se acercaron hasta donde estaban para gritarles que no eran bienvenidos.

 

¿Cómo empezó todo? Diego intervino ante las críticas de una señora que se quejaba por una protesta de trabajadores dentro del shopping. Indignada, la mujer consideraba que no tenía derecho a hacer ruido en ese lugar. “Cuando intercedo le digo ‘señora, por favor, están defendiendo sus puestos de trabajo’, ahí me reconoció y me empezó a insultar. Me dijo de todo y yo con mi bebé de dos años en brazos”, detalló el periodista.

 

Brancatelli le contestó y ese intercambio de palabras hizo que la mujer se altere aún más. “La siguió hasta la puerta del estacionamiento ¿La seguridad? Nada. Ya en la puerta se sumó otro señor mayor. Un señor “bien”, que me decía: ‘Vos no podés estar acá. Este lugar es nuestro. Son todos unos negros de mierda, váyanse a comprar a la villa, vagos de mierda. Chorros’ a ese también le contesté y lo grabé”.

 

“Yo nunca voy a elegir el silencio, menos cuando hay compañeros que luchan por un plato de comida. Esta sociedad está enferma. Existe gente de mierda, como esta, a la que le molesta la protesta porque interrumpen su paseo”, finalizó indignado por lo vivido.  

 

"Juntos y con amor remamos todos los días para construir una familia basada en el amor y el respeto. Una familia donde las cosas no sean porque sí sino donde cada uno pueda fundamentar que quiere y porque lo quiere. Qué piensa y por qué lo piensa. No imponernos nada, no damos por sentado nada. Debatimos, discutimos como cualquier pareja por cientos de motivos desde el desorden pasando por el fútbol, la profesión, la política, la crianza todo. Y lo más interesante es que siempre pero siempre sacamos algo positivo de lo que piensa el otro. Porque así funciona una sociedad y una familia es la célula básica de una sociedad", comentó Cecilia, su mujer.

"Yo quiero vivir en un país donde pueda comprar en el mismo lugar que cualquier cuidadano. Donde pueda ir a la universidad pública y sentarme al lado del hijo de un millonario y de un pibe que cuenta las monedas para subirse al bondi", siguió.

 

"Fui y soy una afortunada. Mis viejos me dieron todo, tuve la oportunidad desde muy pequeña de viajar por el mundo, de estudiar y recibirme de las carreras que elegí. Tengo un trabajo que me permite que aun en una etapa de crisis seguir comprando carne sin mirar los precios. Pero sé que eso no le pasa a todos. Sé que no todos nacen con las mismas oportunidades que tuve yo. Y sé que aunque se rompan el alma si no vivimos en un país equitativo y con contención social no van a poder acceder al sistema. Porque no se trata sólo de desearlo y romperse el lomo, amigos. Y si no los invito a recorrer algún barrio del conurbano donde vamos con el móvil. Donde no podés salir si llueve y no vas a la escuela por semanas. Y no hablo de docentes de paro, eh", comentó.

 

"Esto que pasó me hizo reflexionar sobre esto. Vivimos en una sociedad donde aun queda mucha gente que piensa que hay lugares para gente bien y para negros, porque así nos llamó. Hoy estoy más orgullosa que nunca de Diego, de su templanza para no perder la cordura para entender que son pobres de alma y que de esa pobreza no se sale nunca. De la otra con un estado presente, esfuerzo y laburo se sale, pero de la de estas dos personas, te la debo", cerró.

 

 

 

 

Diego y Cecilia tienen un hijo y esperan otro.

Diego y Cecilia tienen un hijo y esperan otro.

Cecilia se enojó mucho con el incidente.

Cecilia se enojó mucho con el incidente.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig