La reflexión de Marcelo Zlotogwiazda dos meses antes de morir: “Los que sufren son…” – Revista Paparazzi

La reflexión de Marcelo Zlotogwiazda dos meses antes de morir: “Los que sufren son…”

El periodista económico había visitado a Luis Novaresio un tiempo antes y había respondido la clásica pregunta sobre la muerte que el rosarino hace en LNE.
TEVE
TEVE

El fallecimiento de Marcelo Zlotogwiazda, ocurrido el martes 15, enlutó al público en general y al periodismo en particular. Y fue dos meses y medio antes, en el mes de julio, cuando el periodista económico participó de LNE, el ciclo de entrevistas que conduce Luis Novaresio, junto a su amigo y colega, Ernesto Tenembaum, y -conmovido- habló de su propia muerte. “¿Qué quiero hacer cuando sea grande? Me voy a poner a llorar…Disfrutar la vida”, respondió el brillante periodista, quien murió a los 61 años.

Y fue sobre el final de la entrevista que Novaresio le preguntó lo mismo que a todos sus entrevistados: “Nos morimos ¿y qué pasa?”. "En mi caso, estoy decidiendo, ¿no?”, dijo sin vueltas quien desde hacía un tiempo luchaba contra el cáncer de colón, situación que el público desconocía.

“Estoy decidiendo si me creman, si me entierran. No pasa nada. Nos morimos y nos morimos. No creo... Superé eso, superé el temor a la muerte. Los que sufren son los que se quedan", completó.

Zloto, como lo llamaban sus amigos y como era conocido en los medios, fue despedido con inmenso dolor y respeto tanto por sus colegas como por los políticos y por el público que -conmovido- dejó mensajes de despedida en diferentes programas radiales.

Y Novaresio recordó a Zloto y recordó aquella entrevista. Y, emocionado, dijo: “Durante 40 minutos me daba vuelta...Porque él me dijo antes de empezar la nota: “¿Me vas a preguntar, no?”. No me dijo ni qué. Pero yo sabía que me estaba preguntando por la muerte. Y a mí me daba vuelta y yo digo: ‘¿Yo se lo pregunto, no se lo pregunto?’. Y como se lo pregunto a todos, se lo pregunté. Y fue el momento más difícil de la entrevista porque los tres nos quedamos callados, no podíamos hablar de las lágrimas que teníamos en los ojos”.

“Insisto, no era amigo mío íntimo ni mucho menos, pero ayer sentí que era injusto que se muriera”, agregó. “Y hay pocas veces en la vida que no tengo dudas de lo que estoy diciendo y hoy es una. Está mal que se haya muerto”, concluyó.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig