Marcelo De Bellis: «Mi verdadera vocación es ser padre» – Revista Paparazzi

Marcelo De Bellis: "Mi verdadera vocación es ser padre"

TEVE
TEVE

Se conocieron en 2013 y desde ese entonces no se separaron más. Marcelo de Bellis(50) y Marisol Grasso(37) disfrutan de todo lo que consiguieron como pareja. La llegada de un hijo buscado con amor les cambió la rutina. El actor abre su corazón para hablar de este grato momento, en la que la felicidad familiar coincide con la laboral. 

 

Paternidad a los 50, ¿cómo lo vivís?

–Toda la vida existieron padres de 50, de 60, de 30… incluso Anthony Quinn y Norman Briski, que fueron padres arriba de los 70. Te digo la verdad: me siento exactamente igual que a los veinte y pico. Siempre fui un padre presente, y al gordo lo disfruto de la misma manera que disfruté a mis otras dos hijas. Acá la única diferencia es que Bastian es varón, y seguramente tendremos otros códigos. Pero hasta acá es igual de hermoso, una bendición, como lo fueron Florencia y Abril.

 

–¿Te sentís mejor plantado?

–No, no me cambió nada. Si te tuviera que responder con el casete te diría que sí, que a esta altura de mi vida… pero, la verdad, me siento exactamente igual como cuando fui papá a los 27 y a los 28. Es más, cuando nació Flor, la agarraba con mucha cancha, le cambiaba los pañales…

 

–¿Y ahora también cambiás pañales?

–Sí, me encanta estar en todo eso… la verdad, estoy convencido de que mi verdadera vocación es ser padre, estoy feliz de la vida. El embarazo no fue algo que me haya sorprendido o esas cosas, al contrario, estuvo recontra planificado y buscado. Debe ser porque no me siento una persona grande.

 

–¿Tus hijas cómo se llevan con el más chiquito de la familia?

–Muy bien, lo aman. Ellas ya tienen un hermanito de parte de la mamá, y con este otro están como locas. Son una especie de hermanas tías. Ellas no viven conmigo, pero cuando vienen, que es muy seguido, aprovechan para agarrarlo y mimarlo.

 

–¿Laboralmente cómo venís?

–Haciendo una comedia que se llama El crédito, con Darío Lopilato, ahora estamos de gira nacional, muy contentos con la repercusión, con lo que pasa abajo y arriba del escenario con Darío. Además, dos veces por semana estoy en Polémica en el bar. Un programa histórico, con Gustavo Sofovich, con Mariano Iúdica, que me dieron la oportunidad. Aprendiendo a la vez, con Chiche, con Mauro. 

 

–¿La buena relación con Darío se dio en Casados con hijos?

–Nació ahí, sí. En ese momento éramos los dos de Villa Urquiza y compartíamos hasta lavadero de autos. A Darío lo siento como un familiar, también con su familia.

 

–¿Estás ilusionado con la vuelta de Casados… al teatro?

–Sí, por supuesto. Pasa que no habían salido los derechos, y cuando salieron, Florencia Peña había firmado para hacer Cabaret, y bueno, se le haría imposible hacer las dos obras. Estamos todos ahí, a la expectativa, porque seguramente se va a hacer. Las cartas están dadas para que volvamos en 2020 si se alinean los planetas.

 

–¿Dardo, tu personaje, se mantiene igual físicamente?

–Ahora volví a entrenar como antes; hago fierros, natación, salgo a correr… es que si vuelve Dardo, tengo que estar bien. Imaginate que si vuelve y le pasó un tren por encima, estamos al horno. Dardo era un metrosexual, tengo que volver con los ravioles marcados. El tema es la alimentación… me gusta prender la parrilla, y si veo fuego, me gusta tomarme un vinito tinto, y bueno, eso juega en contra. 

 
 
 

 
 
 
 
 

 
 

 
 
 

#hay un niñito retozando ♥️♥️ #fiaca

Una publicación compartida de Marcelo De Bellis (@marcelo.debellis) el

Marcelo De Bellis, feliz en su rol de padre

Marcelo De Bellis, feliz en su rol de padre

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig