Mauricio Panigua, el desconocido que le da vida a Monzón: «En el casting mentí y …» – Revista Paparazzi

Mauricio Panigua, el desconocido que le da vida a Monzón: "En el casting mentí y ..."

TEVE
TEVE

De rasgos trigueños y mirada profunda, Mauricio Paniagua (28) tuvo su debut en la tele a lo grande. Su parecido físico le abrió las primeras puertas a la oportunidad, y decidió ponerse al hombro la responsabilidad: personificar a Carlos Monzón. El actor, oriundo de Puerto Iguazú, en la provincia de Misiones, es el encargado de interpretar al boxeador más admirado de la historia nacional y uno de los hombres más repudiados a partir del femicidio de Alicia Muñiz, una de sus mujeres, y madre de su último hijo. “Fue un trabajo bastante prolongado el que hice, porque nunca pensé que iba a hacer un personaje así. Nunca lo busqué, tampoco. Siempre me formé como artista. Y cuando apareció la propuesta me llovieron un montón de mensajes para ir a la audición, pero no me sentía preparado para hacerlo en cuanto a lo actoral. Al principio conocía poco y nada de la vida de Monzón hasta que me tocó estudiármelo por completo. Hoy veo el producto terminado y me sorprendo a mí mismo. Hago la parte más linda, más jugosa de su historia. Es un orgullo este trabajo para mí. En su momento, tuve propuestas pero me corrí porque esta era de un protagónico. A la gente que en su momento le dije que no, me supo entender y lo bueno es que me tiene en cuenta. Es importante ser respetuoso con los tiempos del otro”.

 

Pícaro. “Para el casting me propusieron que fuera lo más parecido posible a Carlos. En ese momento tenía el pelo largo y no me lo quería cortar. Y mis amigos me dijeron que me lo corte. Me insistieron lo suficiente, así que no me quedó otra que hacerlo. Le mandé la fotos de Monzón a un amigo peluquero, se la jugó y me lo cortó. Y el día del casting fui como en personaje. Salí de mi casa con una camisa abierta, unos collares que tenía y un jean clásico. Mentí que sabía de boxeo porque pensé que eso iba a ser un buen atractivo para los productores que estaban buscando un actor que supiera hacerlo. Y ahí empezó todo… No bien quedé preseleccionado, la productora me puso un coach de boxeo y, paralelamente, de actuación, que también me ayudó”, reconoció el morocho.

 

El lado B de la fama. “Me doy cuenta de lo que significa la fama a medida que avanza el día a día. En realidad, no me quiero dar cuenta pero está pasando. Todavía no caigo, no entro en eso de la fama. Todos me dicen que fui un afortunado por hacer escenas con Celeste Cid (por lo notorio de su belleza). Con ella grabamos escenas de La Maryy algunas de nuestro romance (Cid interpreta el rol de Susana Giménez). Pero el fuerte fueron las escenas de la película, que eran súper difíciles porque había desnudos y se necesitaban concentración y confianza. Generalmente, cuando me toca trabajar con un actor o con una actriz que no conozco, pido a producción su número de teléfono y me junto a tomar un mate, tereré o lo que sea para conocerlo y entrar en confianza. Con Celeste, a decir verdad, nos cagamos de la risa. Nos llevamos re bien y eso hizo que trabajar sea más fácil. Hablamos un montón… Es que cuido mucho de mi cuerpo y también a mi partenaire, soy respetuoso con eso. Esta ficción, a mi criterio, es un mensaje para que las nuevas generaciones tomen conciencia. Me relajó saber que había actrices que eran militantes de ese tema. Me dije: acá no vamos a ser únicamente los actores que interpretamos a Monzón (son tres… versión niño- joven, que lo hace Paniagua, y de adulto, Jorge Román), sino que va a haber mujeres”, reflexionó el también artista musical.

 

Los caminos de la vida. “Tengo vínculo con lo artístico porque soy músico desde chico. Mi abuelo y mi padrino fueron bateristas y yo también me sumé a ese rubro. Tuve muchas bandas cuando vivía en Iguazú, y en Posadas también. De hecho soy percusionista y técnico en sonido. Siempre fui el que más llamaba la atención en los cumpleaños pero nunca se me ocurrió estudiar actuación. En 2012 viajé a Buenos aires con mi familia de vacaciones, y mi tía de allá me insistió con que me quedara acá. A mí Buenos Aires no me gustaba, pero reconozco que me adapté y ahora me está gustando. Hay muchas posibilidades, muchas escuelas, y quizá el pasaporte para ir a otro país. Entonces me quedé, y ya con trabajo, porque la empresa de sonido en la que trabajaba en Iguazú tenía sucursal acá”.  

 

El actor que le pone el cuerpo a Monzón

El actor que le pone el cuerpo a Monzón

Mauricio Paniagua, del anonimato al prime time

Mauricio Paniagua, del anonimato al prime time

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig