in

EnojadoEnojado LlantoLlanto TernuraTernura DivertidoDivertido AmorAmor Dios Mio!Dios Mio!

Nicolás Cabré: “Con Laura sueño tener un hijo”

El protagonista de Tu parte del trato habla de la nueva forma de hacer ficción, de su cambio con la prensa, de la relación entre su hija y su novia y de los proyectos que tiene en familia.

A un año de los cuarenta, Nicolás Cabré es el mismo pero distinto. Lleva tres décadas de profesión y transitó las distintas formas de contar historias. Huraño por años en su relación con la prensa, hoy el protagonista de Tu parte del trato (serie de El Trece y Flow) se muestra dúctil pero muta su esencia. Papá de Rufina, hermosura de seis años, el amor le sentó placentero de la mano de Laurita Fernández.

“Está buenísimo cuando aparecen estas cosas… No siempre tenés la posibilidad de ser parte de algo así. De tener todos los libros, de un tiempo para conversar, para saber qué se quiere buscar, qué se necesita. Es hacer algo con gustito a nuevo porque es como se vienen haciendo ahora las cosas en formato miniserie. Todavía estamos tratando de adaptarnos y entender cómo se muestra. Lo vivo con mucha alegría. Me atrajo la historia. Mi personaje es muy dúctil para las finanzas, pero no tiene amigos, está muy solo, es muy para adentro y no es tan bueno. Entra a su trabajo porque hizo algo mal, no es el buenazo que está metido en un lío. Tiene varias aristas que están buenas para trabajar”, argumenta.

–En tevé estás acostumbrado a trabajar en tiras diarias, ¿qué diferencia hay con grabar esta historia sólo en ocho capítulos?
–La diferencia está en los tiempos. Tenerlo para hablar y saber planear hace que uno se pueda ocupar de otras cosas. Entrás con algo hablado y todos sabemos qué vamos a hacer y cómo. Si bien en el camino pueden surgir otras cosas, todos sabemos lo que tenemos que hacer. Una tira es un “dale, dale, dale” que también te genera un ejercicio, no es mejor ni peor.

–¿Cómo ves la ficción que hoy hay en pantalla? ATAV y Pequeña Victoria…
–Yo no soy opinólogo de televisión…

–Acostumbrado a hacer teatro y tele, ¿hacer una serie es un “refresh” para tu carrera?
–A mí me van sorprendiendo las cosas, y bienvenido sea. Esto es lo que viene y ojalá se hagan muchas cosas de estas. A mí me costó esto de entender qué sale en el aire, en una plataforma, cuándo se estrena, qué sé yo… Es un refresh en todo sentido. Uno va creciendo y se va teniendo que adaptar. Hay muchas cosas nuevas, yo pasé por todas. En esta ficción muchas cosas fueron difíciles. Hubo muchas escenas de noche, con drones, todo tuvo su dificultad. Se contó de otra manera, se mostró la ciudad de una forma diferente. Me divertí mucho teniendo que ser técnico a la hora de hablar de finanzas. Cuando llegó Adrián Suar cambió la forma de hacer televisión. Y hoy está volviendo a cambiar. Siempre corrés el riesgo de ser apartado, a todos nos puede pasar, es la vida.

–Hiciste muchos personajes a lo largo de los años, ¿cuál recordás con más cariño?
–Con el tiempo te das cuenta de que en muchos proyectos la pasábamos bien. Cuando hicimos Sin código con Adrián, que fue lo primero que se hizo en HD, y ni hablar de Son amores… Aprendí y le debo mucho a Pol-ka y creo que nos fuimos funcionales, algo bien habré hecho.

–En esta ficción “pelaste” lomo, cuerpo, algo que no es habitual en vos…
–Hay dobles también… No crean esas escenas en su totalidad. No es lo que más me gusta hacer, lo que disfruto, y a veces creo que no es necesario. Pero bueno, hay cosas que las tenés que hacer y las tenés que sobrevivir. Se pactan algunas cosas, hasta dónde te sentís cómodo y hasta dónde no, y del otro lado te dan herramientas para facilitarte los momentos que te cuestan.

–En los últimos tiempos se te nota más relajado en tu relación con la prensa, ¿qué cambió?
–A ver… lo que no me gustaba sigue sin gustarme. Hoy, a lo mejor, le presto menos atención que antes. Pero lo que pienso y mis principios son los mismos de siempre. Al que no le hablo, no le voy a hablar. Tomo o trato de entender otras cosas. Mi prioridad hoy es otra. Capaz que antes tenía más tiempo para escuchar determinado tipo de cosas o me divertía pelear con algunas cosas… ahora ya no ocupo el tiempo en eso. Si bien a veces hago un mea culpa y pude haber alivianado algunas cosas o no ser tan rígido con otras, lo que no me gustó, insisto, no me va a gustar. No sé si hubo un cambio… a lo mejor estoy más relajado, entiendo las cosas de otra manera o creo más inteligente vivirlas de determinada forma. Sí estoy más grande, todos crecimos, y las cosas que a ustedes les interesaban ahora no les interesan tanto para hacer conmigo. El foco pasó para otro lado, lo cual agradezco.

–Hoy se te pregunta por tu relación con Laurita Fernández y contás…
–Por eso digo, puedo encarar las cosas y contar hasta donde quiero contar. Y vivir más relajado o con más inteligencia algunas cosas. Tengo una hija y mi prioridad es que ella no viva circunstancias ni momentos horribles por escaparme de algo. Estoy feliz.

–¿Cómo es la convivencia entre Rufina y Laurita?
–Se llevan hermoso. Lau tuvo primero una relación con Rufi y después una conmigo. Se aman. Lo que uno busca como padre es que la gente que la rodee la llene de amor.

–¿La nena pide un hermanito? Se viene hablando mucho de rumores de embarazo…
–Rufi no me pide un hermanito. Ella es súper desprendida, lo mismo con Magnolia, que nos decían cuando estaba por nacer: “Ojo…”, pero fue súper normal. Cuando sea, será… Laura está muy ocupada y yo sé que lo sueño con ella. Lau es lo más, una persona a la que le dejo mi hija con absoluta confianza.

Escrito por Noelia Santone

La sorprendente frase de Bianca Iovenitti: “Obvio que tengo sexo aunque…”

¡Bebé a bordo! Virginia Gallardo: “Me explota el corazón y…”