Práxedes Candelmo lucha contra el coronavirus como enfermera del Argerich: “Lo del Bambino Veira es cosa del pasado” – Revista Paparazzi

Práxedes Candelmo lucha contra el coronavirus como enfermera del Argerich: “Lo del Bambino Veira es cosa del pasado”

Víctima de abuso sexual cuando era menor en 1988 -el entrenador pasó 11 meses detenido en Villa Devoto- le contó su historia a la Revista Gente.
TEVE
TEVE

Práxedes Candelmo tiene 46 años y lucha contra el coronavirus en la primera línea de batalla, como todos llaman a las trincheras donde se pelea contra el enemigo invisible: es enfermera en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Argerich, en el barrio de La Boca, donde fue ubicada y entrevistada por la Revista Gente.

Sus compañeros le dicen “Praxis” y pocos de quienes reciben su atención y su cuidado saben, a simple vista, que esa persona tan atenta y profesional es la misma que 32 años atrás protagonizó uno de los escándalos más resonantes que recuerde la sociedad argentina de aquella época, cuando era menor de edad y denunció que había sido víctima de abuso sexual por parte del Bambino Veira.

PRAXEDES ES ENFERMERA DE LA SALA DE TERAPIA INTENSIVA DEL ARGERICH, DONDE SUS COMPAÑEROS LA LLAMAN "PRAXIS".

Por ese delito, el entrenador pasó detenido 11 meses en la cárcel de Villa Devoto. En 1988, Práxedes se llamaba Sebastián, tenía 13 y le pidió un autógrafo a Veira, quien estaba en el momento más importante en su carrera como técnico ya que venía de ganar el campeonato argentino, la Copa Libertadores y la Intercontinental con River.

LA TAPA DE CRONICA EL DIA QUE DETUVIERON AL BAMBINO. PASO 11 MESES PRESO

El Bambino lo invitó a subir a su departamento, y allí sucedieron los hechos que marcarían a los dos para el resto de su vida. Veira logró reinsertarse en el mundo del fútbol, pero durante mucho tiempo fue recibido en los estadios al grito de “violador”. Hasta en San Lorenzo, su club, donde volvió a trabajar y fue campeón en 1995, hoy es mirado de reojo aunque no perdió la condición de referente.

"De alguna manera curo mis propias heridas y ayudo a los demás a cerrar las suyas y seguir adelante", dijo en Gente.

Sebastián luego fue Malena, y hoy es Práxedes, Praxis, la valiente y eficaz enfermera que cuida a los pacientes del Argerich. “De alguna manera curo mis propias heridas mientras ayudo a los demás a que cierren las suyas y sigan camino” le dijo a Gente.

“Me discriminaron en todos lados, pero hay una parte del caos que se adapta al caos, entonces te acomodás a todo. Mi valor está en el presente. Lo del “quetejedi” (en referencia al Bambino Veira) es un tema del pasado y no puedo quedar en el pasado” dijo Práxedes.

JUNTO A FRANCO TORCHIA, QUE VISIBILIZO SU CASO Y EL DE MUCHAS MAS MUJERES TRANS QUE SON DISCRIMINADAS.

Para ella, aquellos sucesos fueron “un impacto para la sociedad de los 80, pero prefiero quedarme con recuerdos de luz y no con esas cosas malas. El gay se adapta a todo, pero lo que en verdad me hizo y me hace salir adelante es la contención de mis amigos. Fue muy duro”.

“No me hago la víctima, incluso aquí me ven, pero hay gente de mi edad que sufrió mucha persecución. Hay algunos que pueden reinventarse riéndose de lo que pasó, y otros, como yo, que preferimos elaborarlo curando a la gente”, cerró.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig