René Bertrand sobre la salud de su beba: «¡Tuvimos miedo como nunca!» – Revista Paparazzi

René Bertrand sobre la salud de su beba: "¡Tuvimos miedo como nunca!"

TEVE
TEVE

La primera experiencia siempre es trascendental. Para Belén Giménez René Bertrandincluyó miedos e incertidumbre. Sofía, su preciosa bebita de ocho meses, atravesó un difícil momento al nacer, pero hoy goza de salud y de todo el cariño de sus padres, que la presentan en sociedad. “Estoy feliz de estar trabajando, cuando hace poquito fui mamá. ¡Pensé que no iba a poder! René y yo teníamos miedo de cómo nos íbamos a organizar… Después se copó y me dijo que me iba a hacer re bien. Nos hace bien el no estar todo el día pegada a la nena, también le hace bien a ella. Si no, no salía de casa. Pensé que iba a ser más fácil, pero es muy complicado esto. Cambian las prioridades, los tiempos, las horas de descanso. Antes me dormía tipo oso panda y no me despertaba nada. Ahora, apenas se mueve la bebé, estoy súper alerta. Desde que nació no dormí más, sólo apoyo los ojosPor suerte, conseguimos una chica re buena que nos ayuda, que la mima un montón”, contó la integrante de Sé infiel sin mirar con quién, en el Candilejas, apoyada en la familia que formó con su esposo, parte de Plan B, en el Zorba

 

–¿Cuál fue el principal miedo?

–Primero, tenía miedo de que el nacimiento fuera por parto normal. Después, hice el curso, me súper encanté y estaba preparada para eso. Pero tuve que ir a cesárea y empecé a descubrir un montón de otros miedos. Sofi nació, y estuvo en neo quince días. No se adaptó a respirar bien. Y tuvo muchos tratamientos hasta que pudieron lograr que se estabilice. Durante el embarazo no tuve indicios, fue sorpresa. Le inyectaron un líquido que, la primera vez, no funcionó… eran sólo dos chances. ¡Estuvimos muy asustados! Sentimos tanto miedo como nunca jamás en nuestras vidas. Menos mal que después salió todo bien y Sofi está perfecta. Pero esos quince días fueron muy fuertes. Te pasan miles de sentimientos por el cuerpo. Había un equipo en el sanatorio que nos contenía a René y a mí porque estábamos los dos destrozados. 

 

–Después del gran susto, ¿cómo fue irse a casa?

–La adaptación sale sola, es como los animalitos, creo… Nos fuimos dando cuenta solos cómo hacerla. No entendíamos cómo dormirla. Al principio, nos re costó lograrlo. Llegó a dormirse a las dos de la tarde, René y yo no podíamos más. Ahora logramos “negociarlo” y se duerme entre dos y media y tres de la madrugada, que es la gloria, porque nosotros terminamos tarde de trabajar. Ahora ya está probando comidas, conociendo sabores nuevos. Se da con todo el mundo cuando viene a mi teatro y al de René, es muy simpática. Va a ser muy dada mi gorda. 

 

–¿Y el papá cómo está?

–¡Re baboso! Me ayuda un montón, es re lindo eso. Por ahí, hay papás que no están en el detalle de que la mamá no duerme, de que se levanta a cada rato a dar la teta. René lo sabe, y si se levanta primero él, le hace la mamadera, le cambia los pañales y procura que yo descanse un ratito más. Nos vamos turnando, somos un buen equipo. La boca es de René y frunce el ceño hasta para dormir. El resto soy yo. En el carácter se parece a mí. Lo dice hasta el padre, más allá de que lo comenta todo el mundo. 

 

René junto a su hija

René junto a su hija

Postal familiar

Postal familiar

Más información en paparazzi.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig