Roberto Piazza se deprimió en medio de la pandemia: “Estuve tres días en cama, dopado, durmiendo y sin comer” – Revista Paparazzi

Roberto Piazza se deprimió en medio de la pandemia: “Estuve tres días en cama, dopado, durmiendo y sin comer”

Triste y angustiado por la realidad que se vive y por sus proyectos postergados, el diseñador habla de su sensible día a día y apunta, sobre los negociados alrededor de los tapabocas. “Me ofrecieron hacer barbijos fhasion… ¡los mande a cagar! No voy a lucrar con la necesidad que hay”
TEVE
TEVE

El 5 de marzo llego de España, después de varios meses instalado en la Madre Patria. Y, desde ese momento, Roberto Piazza (60) atraviesa un presente de desánimo y bronca a consecuencia del párate por la pandemia mundial producto del coronavirus. Sin pelos en la lengua, uno de los diseñadores más exclusivos de la industria nacional se expresó en Paparazzi.

“Volví feliz y ahora hace cuarenta y cinco días que estoy encerrado. Acabo de cumplir veinte años en pareja con Walter y teníamos planeado hacer una fiesta, aparte de un desfile en Señor Tango y otro a beneficio del banco de sangre, que me iban a dar dos premios muy importantes. Y tenía tres fechas vendidas en Café La humedad, aparte de vestidos para mis clientes", comenzó.

"En junio me iba de nuevo para Madrid, luego a Ibiza, Marbella y, por último, a Dubai. Ahora, como esta todo cerrado, ni siquiera me pueden hacer la mudanza del departamento que tengo en España y, encima, lo tengo que seguir pagando”, comparte el experto en moda de elite.

ROBERTO JUNTO A SU PAREJA: ESTAN JUNTOS HACE 20 AÑOS.

-Benito Fernández se quejó de que los bancos no dan créditos a las Pymes.
-En las escuelas de acá estamos dando clases on line. Hay gente que le gusta y a otra que no pero bueno… ¡es hasta que esto se regularice! Tomé la determinación de que las clases no van a tener vacaciones de verano. Si bien hay opciones de sacar créditos para las Pymes, yo no lo voy a hacer.

"Prefiero pedir plata prestada a un amigo que pedir un préstamo a un banco, ni en pedo…", DICE PIAZZA.

-¿Y cómo vas a hacer?
-Prefiero pedir plata prestada a un amigo que pedir un préstamo a un banco, ni en pedo… Las escuelas si están pidiendo, son todas franquicias. Pero le dieron tantas vueltas y peticiones que ellos ganaron por cansancio. Que den los créditos pero sin burocracia, sin que tengas que ir sesenta veces al banco para que te den cien mil pesos. Cien mil pesos es una mier... ahora, te sirve para pagar sueldos. ¿Y los impuestos? ¿Quién los paga? Es una locura. pero los sueldos de ellos están allá arriba, en la nube, no es justo...

PIAZZA ENFRENTA EL DURO MOMENTO.

-¿Cómo es tu realidad económica hoy?
-Si una escuela me tiene que pagar, por ejemplo, diez mil pesos, se lo fracciono en cuatro pagos. Y, a la vez, mando videos para que el alumno se entusiasme. ¡Estoy angustiado y triste! A Dios ya no le puedo pedir perdón por más nada porque los karmas los pague desde el día uno, en vida... ¡Perdí la fÉ! Todos postergamos nuestras cosas, pero no sabemos para cuándo… ¡Todos estamos en el horno! Un artista sin arte es un ser humano sin alma. La gente que maneja mi empresa está como loca porque los impuestos se siguen pagando y yo a la calle no pienso salir porque tengo más de sesenta años y no puedo arriesgarme. No tengo ahorros para todo lo invierto. ¡Ahora dependo de lo que va entrando lentamente!

"La sobreinformación me conmociona y entro en una depresión en que hay días que quiero desaparece", cuenta roberto.

-¿Estas en contacto con tus colegas?
-No hago sociales porque cada persona con la que hablas te tira la misma pálida que ya sé. La sobreinformación me conmociona y entro en una depresión en que hay días que quiero desaparecer. Estuve tres días en cama, dopado, durmiendo, sin comer, ni nada. Hasta que me Walter me pidió, por favor, que me levante y lo hice. Tengo que pagarles a las modistas, bordadoras y no sé cómo hacer... Hay que hacerles una transferencia, pero no es tan fácil. Tengo una empresa gigantesca, llena de empleados directos o indirectos pero no se…

-Se implementó la moda del barbijo, ¿tenes pensado hacerlos?
-Me ofrecieron hacer barbijos fhasion… ¡los mande a cagar! No voy a lucrar con la necesidad que hay. En mis escuelas están haciendo, pero para donar. Si hay que esperar un año, yo espero. Pase por el infierno y el paraíso mil veces y las palabras quizá, no sé, que pasara, me sofocan, deprimen y no me puedo controlar. Si Dios no me escucha porque soy un pecador extremo, que escuche a los científicos, a los que están tratando de arreglar todo esto.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig