Rodrigo Cascón: “Soy de la vieja escuela, medio Susanita, me imagino casado y…” – Revista Paparazzi

Rodrigo Cascón: “Soy de la vieja escuela, medio Susanita, me imagino casado y…”

Soltero, simpático y carismático, el cocinero de Morfi se quitó por un rato el delantal y se animó a abrir su corazón.
TEVE
TEVE

Desde hace cuatro años, entre receta y receta, este hermoso y sexy cocinero despierta suspiros a través de la pantalla de Telefe. Feliz con su presente profesional como parte de Morfi y La peña, Rodrigo Cascón (39) confiesa sus ganas de incursionar en la actuación y cuenta cómo logró un cuerpo escultural. “Me encantaría actuar, hacer ficción. ¿Con Muscari, tipo Sex? Siempre que sea una propuesta seria, que vaya de la mano con lo que hago, y con él, que es un genio, encantado”, arranca ese galán que se declara soltero, aunque, sin dudas, más de una quisiera probar ese lomo.

–¿Reunirte a comer o preferís hacer otra cosa?
–Mis amigos saben que cocino cuando yo propongo, no cuando me lo dicen. Ultimamente, los martes nos estamos juntando con amigos y estoy haciendo parrilladas. Asados con leña de cuatro horas y pico de cocción. La idea es cambiar el menú cada tanto. A ellos los veo casi todos los días. Tengo muchos amigos y siempre tengo algún plan.

–Sos como la excepción de los cocineros: delgado y músculos debajo del delantal.
–Me gusta mucho el deporte. Mecho la parte deportiva con lo gastronómico y me cuido mucho en la comida. Además, me gusta mucho entrenar, estar bien. Empecé con Jesica Cirio, con Strong Zumba, que me hace muy bien. Le sumé electrofitness. Logré una combinación entre entrenar, correr, hacer aeróbico, Strong Zumba y electrofitness, más alimentación.

–¿Te privás de algunas comidas ricas pero que engordan?
–Soy fanático de todo lo que engorda, de la comida chatarra. Milanesas, hamburguesas, asado, el pan. Si uno se pone una meta tiene que ver cómo llegar. No me es fácil, viviría comiendo comida chatarra o helado. Cuando veo el resultado me da energía para seguir. Al hacer tantas cosas, hay días que estoy dos horas diarias entrenando. Y cansa mucho. No es lo mismo que jugar al fútbol, que es entretenido. Es difícil, también. Tampoco es que amo, lo hago porque me gusta verme bien.

–¿Hoy te sentís seguro y contento con lo que te refleja el espejo?
–Siempre está latente el chico tímido y gordito que fui. Eso no creo que muera nunca, es mi esencia. Sí me siento más seguro para poder estar frente a una cámara o para la vida misma.

–¿Y qué te produce cuando es una mujer la que te encara?
–A mí me divierte. Me parece bien. Pero soy más de la vieja escuela, me gusta avanzar, charlar y hablar yo. Que me vengan a decir algo y contesto con buena onda. Es lindo que te halaguen, es un mimo.

–¿Estás en pareja?
–Estoy soltero, pero solo nunca se está. Pero creo que todavía no encontré el amor de mi vida.

–Trabajaste con chicos y tenías mucho feeling… ¿la paternidad es algo que te gustaría?
–Soy de la vieja escuela, medio Susanita. Me imagino encontrando a alguien, enamorándome, casándonos y formando una familia. Eso es a lo que quiero llegar, mi ideal a futuro. Todavía no me nació eso. Los chicos me encantan, me llevo bien. En Morfi Kids logré que en la calle me reconozcan los chicos.

–¿Qué tendría que tener una mujer para ser la posible madre de tus hijos?
–Más allá de la belleza que uno busca, primero que sea divertida, proactiva. Me gusta tener al lado alguien a quien admirar, que me genere conquistarla diariamente. Si no, llega un momento en que se pierde el interés. Tiene que ser para los dos lados.

–¿Te considerás romántico?
–Sí, de los que tienen muchos gestos, que caen con regalitos, pero me tiene que nacer. Lo tengo que sentir. Sin forzar.

–¿Cantidad o calidad?
–Calidad siempre, no significa que no pueda darse también cantidad.

–¿En la intimidad vale todo?
–Claro. Y en el sexo también todo lo que uno permita. Uno nunca va a dejar de fantasear y pasarla bien. Me falta cumplir la fantasía de hacerlo en un avión, porque después ya las cumplí casi todas.

–¿Posición?
–Me gusta dominar la situación. Pero me gusta aprender, y si a la otra persona también, me dejo llevar. Está el misionero para eso, pero me gusta ir variando.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig