Rodrigo Lussich: “Tengo ganas de formar una familia, me gustaría disfrutar del matrimonio igualitario” – Revista Paparazzi

Rodrigo Lussich: “Tengo ganas de formar una familia, me gustaría disfrutar del matrimonio igualitario”

El conductor de Confrontados, en Canal 9, y ATR, en Pop Radio, analiza las nuevas tendencias en comunicación y cuenta cómo se adaptó a ellas. Soltero y sin hijos, reconoce que este año subió kilos de más, que sueña con una vida en clan y que el cariño de la gente no lo deje caminar por las calles. 
TEVE
TEVE

Versátil, gracioso y perseverante, Rodrigo Lussich (46) está al frente de Confrontados hace tres años en Canal 9 y lidera las tardes de Pop Radio, con ATR. Autoanalítico, reconoce sus puntos débiles y cómo los superó. Entre el trabajo y la vida puertas adentro tiene un objetivo claro: ir por más.

“Con el programa vamos por el tercer año al aire con una dupla con Carla Conte que se aceitó de entrada. Nunca tuvimos desencuentros. Ella es súper relajada para trabajar. Cada uno ocupa su rol bien claro y nunca competimos. A mí me gusta trabajar mucho desde el humor, en general. No me gusta la cosa solemne, lo haría más si fuese por mí pero la tele no se la banca mucho", arranca.  

–¿Aprendiste a los golpes?
–Aprendés a los golpes pero también con la coherencia con lo que uno quiere. Hay límite para todo. Cuando la pasás realmente horrible, no hay manera, te tenés que ir. Con el programa estoy contento, lo siento propio, tiene identidad, es mi programa junto con Carla. Eso te lo da la permanencia. La permanencia te legitimiza en la tevé, al igual que el rating. Con el mundo del espectáculo no podés ser solemne, esa es mi lectura en general pero no la de muchos productores o conductores. Pedirle rigor periodístico a una foto que subió Sol Pérez a Instagram o de Jimena Barón bailando con una escoba en topless… qué rigor periodístico le vas a pedir. Ya no hay más primicias. No es física cuántica lo que hacemos, es un entretenimiento. Es un género injustamente castigado porque nos deja afuera de un montón de situaciones. No te invitan a fiestas, galas, vidrieras, en muchos casos las marcas no te quieren seguir. Nos discriminan por el género que hacemos y, al mismo tiempo, es híper popular, lo consumen todos y somos mucho más famosos que un montón de cools.

–¿Y con la radio qué pasa?
–Este año tengo mí programa en Pop, todas las tardes, y eso es una alegría enorme. La radio me completa mucho porque da todo lo que la tele no da, en el sentido de la apertura y la libertad para probar, jugar, desestructurar. El Rodrigo de la radio es mucho más parecido a mí que el de la tele. Me cansé de leer mensajes diciéndome que en la tele no me bancaban y que en la radio sí. Hay una nueva generación que no banca a los chimenteros. En la tele todo el mundo trata de trabajar de algo… tenés al que trabaja de marica mala, de cara de orto, de familieros, de todoterreno, y a mí se me encasilló en el chimentero malo. Yo quiero ser mucho más popular de lo que soy, que no me dejen caminar por la calle. Capaz es un plomo, pero lo quiero vivir y después te cuento…  

–Se te ve más “armado” físicamente…
–Estoy más gordo. Vengo de años de mucha dieta, ejercicios, autoexigencia con el tema del físico y este año me relajé un poco. Estaba un poco obsesionado, llegué a ir seis veces por semana al gimnasio. Hice todas las dietas habidas y por haber por mucho tiempo. Me relajé, me pasé un poquito y ahora estoy volviendo. Soñé tanto con comerme el mundo que me lo comí en serio, ja, ja… Empecé por la comida, después vemos el resto. Tener cara de pendejo me lleva a querer tener todo el cuerpo así, pero no soy un nene. 

–¿Cómo es tu vida a mitad de los cuarenta? ¿Querés ser papá?
–Tengo diez sobrinos porque tengo siete hermanos. El tema de la paternidad no me obsesiona. Va a venir con una pareja, que hoy no tengo. Un hijo vendría de la mano de un proyecto de familia, solo no. Me arrepiento de no haber tenido un hijo a los veinte años, me las podría haber ingeniado porque todavía salía con chicas… Estaría buenísimo tener un hijo de veinte años ahora, estaría criado, me hubiera cambiado un montón de prioridades. 

–¿Querés casarte?
–Cuando venga, va a venir con todo. Quiero fiesta, viaje, tirar el ramo, je, je… no, mentira. Casamiento sí, por una cuestión ideológica, el derecho que se logró cuando se aprobó el matrimonio igualitario. Para mí es un logro de la ciudadanía y me gustaría poder disfrutarlo porque me emocionó mucho cuando pasó. Pero no lo forzaría. No saldría a casarme con alguno para probar. Tengo ganas de formar una familia nueva pero también me relajé mucho con ese tema, me dediqué a laburar, y sucederá si sucede. Tiene que ser superador. 

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig