in

Nicolás Vázquez: “La cuarentena me permitió descubrir a una Gimena que me está reenamorando”

Nada de hacerse el superado: con sinceridad, el actor reconoció que el coronavirus le genera un gran temor y admitió que no tiene pensado romper el aislamiento bajo ningún punto de vista. Y dejó un mensaje: “Los actores seríamos unos caraduras si dijéramos que la estamos pasando mal”.

Son días especiales para Nicolás Vázquez (42). No solamente por el escenario social que transitamos como país, sino por otros factores que también son de suma relevancia para el actor. Sobre todo porque tocan sus sentimientos más profundos. A fines de marzo su hermano Santiago, fallecido en 2018 mientras estaba de vacaciones en Punta Cana, hubiese cumplido 31 años. Una fecha de suma sensibilidad que lo encuentra en un momento particular por los cuidados que se deben tomar actualmente para cuidar precisamente la vida, un valor soberano que un familiar tan entrañable para él perdió de manera súbita.

“Te amo, San”,  le escribió el galán para homenajearlo y volver a demostrar, una vez más, que muerto está realmente aquel que deja de ser recordado. Nicolás se refirió en Basta de todo al aislamiento social, reveló que hace poco estuvo internado y habló del impacto que esto también genera en las fuentes de trabajo del ámbito teatral.

“Fue muy loca la cosa, pero yo supe antes que todos que se venía la cuarentena. Unas semanas antes, mi mamá se tenía que hacer una operación programada y yo la acompañé. Y a medida que íbamos llegando al sanatorio me empecé a sentir mal, noté que se me había hinchado el brazo y me empezó a doler mucho el codo, y cuando la dejé a mi vieja pasé por la guardia. Apenas me vieron, me dijeron ‘ah, pero como estás, vos también quedás internado’, y así fue. A los dos días mi mamá se fue de alta y yo quedé internado. Entonces, un día ahí adentro me dijeron ‘el coronavirus ya está acá, no sabés la que se viene. Encierro total para todos’. Se los contaba a mis amigos por WhatsApp y nadie me creía”, dijo.

Posteriormente, el actor, que la rompió con sus dos últimas obras, profundizó sobre el problema de salud que derivó en su alojamiento en un centro sanitario: “La infección fue tremenda y el tratamiento con medicamentos muy intenso. Así que me estoy cuidando bocha. Casi no salgo de mi casa. En los últimos 10 o 12 días creo que salí una sola vez a comprar algo y volví casi corriendo”.

Luego, más reflexivo, opinó que “esta cuarentena me sirvió para conocer a otra Gimena. A la Gimena cocinera, que es una fenómena realmente. Nosotros por nuestros laburos somos de pedir mucho delivery, y ahora, como tenemos más tiempo, ella empezó a sacar ese recurso que es impresionante. Está haciendo cosas que no se pueden creer. Incluso postres, el helado casero le sale fenomenal. Después de trece años me estoy reenamorando de esta Gimena que no sabía que existía. Yo solo soy bueno en la parrilla. Y me ocupo del jardín, de lo que hay afuera”.

Sobre la psicosis general que ha despertado el coronavirus y la complejidad del cuadro de situación, Vázquez confesó que “al principio, Gimena estaba muy asustada. Pero cuando yo ya estuve en casa se fue calmando. Miramos muchas series y películas. Una serie que recomiendo es Poco ortodoxa: es maravillosa. También volvimos a jugar al chinchón. Desde la época de mi abuela que no jugaba. Lo que liga Gimena es increíble. Después de tomarnos un vinito nos damos espacios para tener charlas profundas que nos debíamos hace rato. Y en el sexo me dio por el lado loco”. Lo dijimos: Nicolás vive días distintos. Por Santi, por Gimena y ¡por la vida!

Comentarios