Adabel Guerrero: «Lolita cumplió un año y se lo festejamos como si fueran sus 15» – Revista Paparazzi

Adabel Guerrero: "Lolita cumplió un año y se lo festejamos como si fueran sus 15"

TEVE
TEVE

Siete horas. Ni un minuto más ni un segundo menos. Siete horas exactas: desde las dos de la tarde hasta las nueve de la noche. Cuatro partidos de fútbol (y un poquito más), dos maratones enteros (y corriendo medianamente rápido), o cinco discursos, en promedio, del papa Francisco frente a las multitudes que se congregan frente a la Plaza de San Pedro. Siete horas, un montonazo. Ni siquiera Pasión de sábado, el programa más extenso de la televisión argentina, es tan largo como fue el primer cumpleaños de Lola, la hija de Adabel Guerrero Martín Lamela. 420 minutos que contaron con una particularidad extra: a pedido de una de sus cuñadas, la bailarina decidió que su nena soplara las velitas a las ocho y cuarto de la noche. ¿Por qué? Porque cuando el reloj dio justo esa hora se cumplió un año justo de vida de la nena.

 

“Fue un cumpleaños increíble”, contó Adabel, todavía “en recuperación” después de semejante jaleo. “Lo pasamos re bien desde que empezó el día hasta que terminó, aunque terminamos un poco agotados. Igual, viste cómo es… la felicidad de ver bien a tu hija, a los hijos de Martín, a mi papá, al resto de los familiares y a todos nuestros amigos es más importante que otra cosa”.

 

Cuando habla de “todos” los invitados, la morocha no exagera. “Nosotros pensábamos que iban a venir 70 personas, más o menos calculamos esa cifra, ¿pero podés creer que vinieron 120? Menos mal que teníamos comida para todos, je, je, je…”.Entre la “multitud” había, para los tres, gente muy importante y muy valiosa: los padrinos de la novia, los tres hijos de Lamela, Juan Cruz, Thiago y Valentino, el papá de la artista, Eduardo, con quien intenta recomponer la relación después de las “mil y una” circunstancias que los mantuvieron alejados, los amigos y los socios de Lamela. “Los tres chicos vinieron desde Mendoza, donde viven, y aprovecharon para quedarse unos días con nosotros. Papá estuvo desde la mañana en casa, y después se quedó a dormir. Estuvo bueno porque en un momento del cumple la nena estaba cansada y se durmió una siestita en los brazos de mi papá. Me encanta que vayan desarrollando una relación”

 

El cumple tuvo lugar en un salón campestre de Ingeniero Maschwitz y contó con una primera mitad al aire libre (hubo livings, barra de juegos, pastas, pernil, un carro de helados y una cabina de fotos) y la segunda bajo techo, ya con un show musical, un mago, un DJ y robots LED que abrieron la pista de baile. La celebración fue a todo trapo, realmente, y ella lo graficó con una frase contundente: “Mirá, el día de mañana Lola va a crecer y va a tomar sus propias decisiones, con libertad. Y por ahí cuando cumpla 15 va a querer un viaje, o se va a negar a hacer fiesta, y bueno, yo quería hacerle alguna vez un gran festejo y le celebramos el primer cumpleaños como si fueran sus 15. La verdad, me di el gusto”.

 

A las 20:15 llegó el momento de cortar la torta de unicornios. Y a las 21 ya se había ido el último invitado. Cada uno se llevó un frasquito de perfume con el nombre de la homenajeada. Habían pasado siete horas inolvidables. Había pasado un cumple de la gran siete.

 

Adabel Guerrero le celebró el primer año a Lola

Adabel Guerrero le celebró el primer año a Lola

Adabel Guerrero le celebró el primer año a Lola

Adabel Guerrero le celebró el primer año a Lola

Adabel Guerrero le celebró el primer año a Lola

Adabel Guerrero le celebró el primer año a Lola

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig