Anita Pauls: «Los viajes con plantas son espirituales, hice un montón de cosas legales… y otras…» – Revista Paparazzi

Anita Pauls: "Los viajes con plantas son espirituales, hice un montón de cosas legales… y otras..."

TEVE
TEVE
Se reconoce diferente, y argumenta los motivos. Anita Pauls (31) pasa por un gran momento laboral en Argentina, tierra de amor y venganza (noches de El Trece) y con Cita textual (los viernes, en El Chacarerean) y se encontró “con la mujer que llevaba adentro”, según ella misma comparte. “Gracias a mí, estoy con más laburo. También, claro, a los productores que pensaron en mí. Igual, sé que el trabajo del actor es en olas que a veces llegan y otras veces no. Y que, para muchos, trabajar con esa inestabilidad es el desafío más grande. Aprendí a vivir en el presente, ni idea lo que puede pasar mañana. En los últimos tiempos me tocaron personajes que trabajan mucho con la sensualidad, que es algo que no hacía tanto. ¿Habrá pasado que me convertí en mujer, o que me amigué con mi lado femenino? Tal vez tenía la energía masculina súper a flor de piel. Para que se hiciera ese cambio tomé ayahuasca, empecé un camino espiritual para agarrar los dos caminos: todo lo que tiene la energía masculina y lo que aporta la femenina, que es un universo que no tenía explorado. Cuando empecé a darme cuenta del poder que tiene la mujer en todo sentido, y que tiene apagado porque esta sociedad nos enseñó a usar el lado más racional y no intuitivo, descubrí un universo diferente”, comenzó
 
 
–¿Cómo llegaste a esa decisión?
–Empecé un camino por las plantas medicinales. Los viajes con las plantas son muy para adentro, muy espirituales. Hice un montón de cosas legales y un montón de cosas ilegales. No sé si espiritual es entrar en un mundo budista, que puede serlo para mucha gente, pero que las plantas son herramientas para conocernos a nosotros mismos no tengo dudas. Antes era chica y me enojaba con algo que decía la otra persona. Hoy entiendo que es el ego enojándose, que uno salta a la defensiva y que tiene que ver con las inseguridades. La psicología también me ayudó. Empecé terapia y también me ayudó a sanar un montón de heridas que tenemos y que no nos damos cuenta. 
 
–¿Qué herida pesó mucho pero lograste superar?
–Es un trabajo diario el de evolucionar y elevar la conciencia. Para mí, lo más satisfactorio es tener un diálogo conmigo misma. Viví un montón de abusos pero, gracias a Dios, los pude hablar con mis papás. Entonces, siempre fui consciente. Los abusos tuvieron que ver con ser mujer, con el precio que hay que pagar por serlo. Hoy volví a jugar con la niña que era y que estaba herida, como todas. Ahora estoy muy honesta, lo que digo sale desde el corazón y tampoco me importa mucho lo que pueda pensar el otro, precisamente por eso, porque es del otro. Estoy conectada con lo que quiero transmitir. Capaz que antes pensaba un poco más qué respuesta dar. La sociedad te hace ser insegura, que otra persona habla mejor, que no te expresás bien, un montón de palos donde te quieren hacer sentir que no sos suficiente. Y ahora me siento completa, no necesito más para ser algo. Volví a conectarme con mi esencia, a ese estado de que no entre la mente a juzgarme. Igual, no quiere decir que no suceda. Pero soy consciente y puedo frenarlo. 
 
–Contaste que consumís redes sociales de conquista. ¿A partir de eso cambió la mirada de los hombres y mujeres hacia vos?
–Lo vivo como un juego. Soy curiosa con las redes. Cada red es una herramienta más para conocerme a mí o al otro que, en definitiva, es lo mismo. Me divierte. Cada red saca algo de mi persona que me entusiasma por un rato. Después, hay algunas que me aburren y no sigo. También tengo etapas en cada red. Cuando arrancó Twitter, me permitió expresarme y sintetizar mis ideas en 140 caracteres. Después, con Instagram me encontré como actriz, autora, productora, editora, que hacía todo yo en los videos. Fue hermoso porque toda la vida soñé con filmarme y hacer videos, pero la tecnología no era tan moderna. En las redes de conquista encontré un montón de personas que fueron hermosas. Algunas se convirtieron en pareja y otras no, pero todas las disfruté. No me importa si, el día de mañana, el padre de mis hijos sale de una red. No importa cómo lo encuentro, sino quién es la persona. De hecho, mi primer novio de Tinder podría ser el padre de mis hijos tranquilamente. Faltó ponernos de acuerdo en vivir en el mismo lugar. El está en Nueva York, y yo acá. No quiero dejar nunca nada por nadie. La redes son súper divertidas pero también me encanta la vida real, necesito la química del contacto cara a cara, que suceda cuando nos miramos a los ojos, más allá de que nos hayan gustado las fotos y las charlas por WhatsApp. 
 
 

Anita conoció a su novio por Tinder.

Anita conoció a su novio por Tinder.

Anita trabaja con la China Suárez y Frigerio en Canal 13.

Anita trabaja con la China Suárez y Frigerio en Canal 13.

Anita también se divierte en el teatro Chacarerean.

Anita también se divierte en el teatro Chacarerean.

Anita pasa por un momento de felicidad total en su vida.

Anita pasa por un momento de felicidad total en su vida.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig