Así es la casa donde murió Diego Maradona: «Si lo hubieran llevado a cualquier otro lugar del planeta, estaría vivo» – Revista Paparazzi

Así es la casa donde murió Diego Maradona: "Si lo hubieran llevado a cualquier otro lugar del planeta, estaría vivo"

La justicia avanza, y Paparazzi logró juntar datos exclusivos sobre la propiedad donde murió el ex astro del fútbol mundial
TEVE
TEVE

Aunque cueste escribirlo y duela en el alma, Diego Armando Maradona, el ídolo más grande que dio la Argentina en toda su historia, admirado, querido y venerado en nuestro país y en muchas partes del mundo, el mismo que durmió en los hoteles más caros del mundo, en palacios desbordantes de lujos asiáticos y en fastuosas residencias de mil habitaciones, murió solo en una sala de juegos (playroom) convertida en improvisada piecita con una cama, una mínima ventana y un pequeño baño ortopédico. Como decía el tango, "triste, solitario y final". Como para no llorar.

LA FACHADA DEL BARRIO SAN ANDRES

Para aumentar todavía más la angustia que invadió al pueblo desde el miércoles de la semana pasada, porque en esta historia lacerante siempre hay lugar para recibir una cuota más de sufrimiento, Oscar Ruggeri, compañero de Diego en el inolvidable mundial México 86 y sucesor suyo como capitán del seleccionado nacional de fútbol, confesó que Claudia Villafañe le dijo "si vieras dónde murió Diego, te morís".

"Donde murió Diego" es una casa de dos plantas ubicada en el barrio cerrado San Andres, en Benavidez, en el norte del conurbano bonaernse. No es Nordelta, como se dijo en un principio. No está tan lejos de ese complejo urbanístico, pero no es allí. Como cualquier vivienda de un barrio privado, es una casa que a la vista de cualquier persona puede resultar atractiva. Tiene dos plantas, espacio verde, una linda fachada. Para vivir o pasar un período vacacional, perfecta. Para transitar una complicada "internación domiciliaria", en cambio, absolutamente inadecuada.

El abogado de una de las enfermeras de Maradona tampoco tuvo dudas. Según él, "si lo hubieran llevado a cualquier otra casa del planeta, Maradona estaría vivo. En esa, no" dijo sin titubeos y muy contundente. En la casa no había oxígeno, desfibrilador, ni médicos clínicos que pudieran asistirlo ante una urgencia ni una ambulancia preparado para atender una situación de emergencia donde los segundos cuentan. Con la fragilidad de Maradona tan a la vista, da la sensación de que a alguien, como decía el mismísimo Diego, "se le escapó la tortuga".

LA CASA DONDE MURIO MARADONA, VISTA DESDE EL DRONE DE INFOBAE.

En un cónclave familiar que se efectuó cuando Maradona estaba recién operado del hematoma subdural en la cabeza, la decisión fue alojarlo en una casa cercana a las de Gianinna Maradona y Claudia Villafañe, quienes residen en otro barrio privado, Albabuena, aunque en este caso mucho más pomposo y caro que San Andrés. Conseguir la vivienda fue una verdadera complicación. La pandemia jugó en contra y la ahora famosa y tristemente célebre casa de San Andrés fue, creyeron, la mejor opción para llevarlo. Hasta allí, Gianinna sería una especie de "coordinadora" de la "internación" y era importante que estuviera relativamente cerca.

En esa charla conjunta participaron también Jana Maradona y el abogado Miguel Angel Pierri como representante legal del hijo menor de Diego, Dieguito Fernando. Según las crónicas de ese momento, ya se contaba que Diego quería abandonar la clínica Olivos -donde había sido intervenido- y que su evolución debía ser monitoreada en una internación domiciliaria que -se sabe ahora- nunca existió como tal.

EL BARRIO SAN ANDRES, DESDE ARRIBA.

Sin mucho tiempo para elegir, la casa del Barrio San Andrés les pareció una buena opción. Se la alquiló sin problemas, pero el primer inconveniente sucedió cuando se dieron cuenta que la habitación en suite estaba en la plata alta. Con evidentes problemas de movilidad y de traslado, Diego no estaba en condiciones de subir un piso por escalera. La solución fue "acondicionar" la sala de juegos de planta baja (lo que se conoce como "playroom") como si fuera un dormitorio improvisado: llevaron una cama, una especie de mesita de luz y un televisor. La falta de baño se resolvió de manera cruda y veloz: un baño ortopédico conseguido a altísima velocidad.

LA PUERTA DE LA CASA DONDE MURIÓ MARADONA.

En ese marco y en ese ámbito de falta de condiciones sanitarias pasó Maradona sus últimos y dolorosos días. Ahora nos duele a nosotros. A todos, y para siempre.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig