in

Barby Silenzi: “Al Pola le gusta mi cuerpo de embarazada, está más…”

Tras oficializar la relación y anunciar que se encuentra en la dulce espera con el Polaco, la bailarina cuenta cómo transita la gestación, y mientras posa con su incipiente pancita confiesa: “¡Estoy feliz y muy enamorada!”.

No es la primera vez que nace el amor en la pista del Bailando. Cada romance tuvo su historia, sus idas y vueltas. Y el caso de la bailarina y el cantante de la movida tropical no fue muy distinto. Si bien se conocieron allá por 2016, y el flechazo fue inmediato, nunca oficializaron una relación a pesar de siempre mantenerse en contacto y tener sus encuentros íntimos.

El tiempo pasó y la vida los volvió a reunir, pero ya desde otro lugar. Enamorados, este año se pusieron de novios y decidieron apostar a una vida juntos. A una familia ensamblada que, tal como lo anunciaron, ¡se agranda! En la dulce espera, y mientras transita el tercer mes de embarazo, Barby Silenzi (36) y Ezequiel López Cwirkaluk (32) aguardan ansiosos los resultados que les revelen el sexo del bebé en camino. “Decidimos estar juntos porque los dos buscábamos tener una familia”, arranca, feliz, la ex de Francisco Delgado.

–¿En qué momento decidieron ponerle rótulo a la relación?
–Hace cuatro meses que estamos de novios oficiales, pero nos conocemos, entre comillas, hace cuatro años. Y de una forma u otra siempre estuvimos juntos, en contacto. Sólo cuando estuvo de novio, con su pareja anterior, cortamos un poco el vínculo porque estaba con una persona del medio muy celosa que no lo dejaba acercarse a mí. Yo hacía mi vida también. Siempre tuvimos ese amor especial. Entre nosotros había algo, nos veíamos aunque haya pasado mucho tiempo, y estábamos como conectados.

–¿Qué fue lo que te enamoró del Polaco?
–Lo que me enamoró de él fue su forma de ser. Es divertido, siempre está con una sonrisa, nunca pone mala cara, siempre haciendo chistes y tratando de que estés bien. Eso me enamoró. Y bueno, es muy lindo, obviamente. Sus ojos, su mirada y su sonrisa son… ¡tremendos! Es una persona buena, que no tiene maldad. Sobre todo, cómo es como papá. Lo veía cómo es con sus hijas, con Helena. Al tener un hijo, una busca una persona que se lleve bien con sus hijos.

–¿Este hijo en camino fue buscado?
–La verdad que sí, fue buscado. No teníamos el plan de que sea ya porque hace casi cuatro meses que estamos de novios y queríamos disfrutar un poco más este noviazgo. Cuando no éramos novios, nos veíamos seguido y hacíamos chistes de que nos íbamos a casar y tener un bebé. Y ahora lo estamos viviendo. Es un bebé que viene con dos papás que están muy, muy enamorados, y que lo buscaron.

–¿Cómo se enteraron de la noticia?
–El día que nos enteramos fue muy lindo. Me tenía que venir, me fui a dormir, fui al baño a ver, y nada. Ahí el Pola me dice: “Amor, soñé con vos, que estabas embarazada”. Y yo sabía que no me había venido el día anterior. Desayunamos y él se fue a ensayar. A las horas le mandé un mensaje para avisarle que después iba a comprar un test de embarazo. Al ratito, sin leer ese mensaje, apareció en casa ya con el test que él mismo había ido a comprar diciendo que era para su hermano. Cuando lo miré aparecieron las dos rayitas, pero muy suaves. A la noche volvimos a hacerlo, y lo reconfirmamos. Y al otro día lo hicimos en la clínica. Dio re positivo. Llegamos a su casa y nos escribió para felicitarnos Angel de Brito.

–¿Cómo vas transitando el embarazo?
–Lo que tengo es mucho sueño. Un día, sin saber que estaba en la dulce espera, lo acompañé a un show y me quedaba dormida parada, me sentía cansada. Me dan ganas de comer dulce, y a la hora de la comida pienso qué comer y todo me da rechazo. Milanesas de pollo no puedo. Después, es un embarazo re lindo, sin náuseas ni síntomas.

–Ensamblaron la familia…
–A las hijas de él las conozco desde 2016, ahí ya éramos como una familia, porque yo iba con Helena y él con sus nenas. Sobre todo con Alma, la más chica, se llevan muy bien porque están bastante pegadas en edad y ellas dicen que son hermanitas de corazón. Solcito está grande pero es muy compañera, y charlamos. Las amo a sus hijas porque son tan buenas y educadas. Eso habla de las mamás y de la armonía que tenemos como familia. Es lo que tiene que ser. Con el papá de Helena no hay mucho contacto porque está lejos, pero está todo bien. Somos una familia ensamblada, adaptándonos y contentos.

–¿En qué momento de tu vida te llega este bebé?
–Me llega en el mejor momento porque Helena ya tiene 4 años. Pasando de ser bebé a nena. Estoy muy enamorada del papá del bebé y es algo nuevo porque en el embarazo de Helena estuve sola, la pasé mal. Estoy en mi mejor momento, muy feliz y contenta de que haya sido ahora. Con Ezequiel queríamos vivir más tiempo de novios pero estamos felices.

–¿Cómo hiciste para que él oficializara la relación?
–No hice nada para que él decidiera oficializar el romance, se fue dando muy de a poquito desde 2016. El en un momento quiso ser mi novio y le dije que no. Ahí medio que se cortó la relación, pero siempre estaba ese amor, especial, que contaba al principio. Nosotros nos miramos y ya entendemos lo que quiere decir el otro. Eso nunca me pasó con nadie, y a él tampoco. Todo se fue dando de a poquito, nos pusimos de novios al fin. A los dos nos costó. Cuando él estaba con otras parejas, que no fueron tantas, yo hacía la mía.

–Durante el embarazo, ¿el ritmo sexual de la pareja bajó, es igual o aumentó?
–Nuestro ritmo sexual es el mismo de siempre. Muy, muy bueno, diría. Estamos muy bien .

–Con los cambios del cuerpo, ¿te sentís más sexy?
–Me gusta el cuerpo de la mujer embarazada, la pancita. Me empiezo a probar nuevamente ropa que no usaba, me encanta y, no sé si es más sexy, pero me siento linda con otro cuerpo. Al Pola le encanta, también, el cuerpo y el hecho de que esté embarazada. No me animo a decir si se erotiza más porque me da como cosita, pero sí, para qué negarlo: le gusta el cuerpo mío embarazada y se pone más cachondo. ¡Se va a enojar cuando lea esto!

–¿Tuviste antojo sexual?
–El primer antojo que tuve fueron papas fritas, cuando veníamos de un show de él. Tuvimos que frenar en una estación y comprar tres paquetes. ¿Antojo sexual? No, porque venimos muy bien por ese lado.

–No tuviste la mejor experiencia con Fran Delgado.
–Con Francisco no disfruté tanto el embarazo. Estuvimos casi cinco años de relación, y el amor no se va de un día para el otro. Estaba embarazada, enamorada; él, que me había dejado cuando quería tenerlo al lado. Con Eze es todo mejor, más lindo. Me quiere, me cuida un montón, es un papá increíble, presente todo el tiempo con sus hijas. Me cuida mucho y no puedo pedirle más a la vida. Estoy muy feliz.

–¿Habrá casamiento?
–Siempre hacemos chistes sobre casarnos. La verdad es que yo tengo muchas ganas de casarme. Así que voy a esperar a ver qué pasa. A ver si mi novio me propone algo después de leer esto. A mí me gustaría, a él no sé. Habría que preguntarle. Me gustaría casarme.

–Siempre se habló del Polaco como gran conquistador…
–Sí, es muy conquistador, su forma de ser es así, no sé si es que lo busca. Lo que me pasó a mí… él te habla y te quedás embobada. Eso es lo que me pasó y me pasa todavía. Aún lo miro con esa baba que se me cae, porque es hermoso.

Comentarios