Caso Pérez Volpin: con una carta la anestesista dio datos sobre la muerte – Revista Paparazzi

Caso Pérez Volpin: con una carta la anestesista dio datos sobre la muerte

TEVE
TEVE

El 5 de febrero pasado, Débora Pérez Volpin fue al Sanatorio de la Trinidad porque tenía un fuerte dolor abdominal. La dejaron internada en el barrio de Palermo, y al día siguiente pensaban hacerle una batería de estudios. Uno de ellos era una endoscopía y, durante el mismo, la periodista falleció de manera inesperada el 6 de febrero.

Hoy, con su familia en búsqueda de la verdad y una causa judicial que en el Juzgado Criminal y Correccional N° 57, la autopsia arrojó lesiones en el estómago y en el esófago. En un primer momento todas las miradas fueron para la anestesista, Nélida Inés Puente, pero ella envió una carta a la fiscalía intentando despegarse de la investigación

“Quiero contribuir con esta exposición al esclarecimiento de la verdad de lo sucedido y a que se analice mi conducta médica en la ocasión. Inmediatamente después de que ocurriera la muerte de Débora, requerí la presencia de su pareja y de una de sus hermanas, que se hallaban afuera, y les conté lo que había pasado, en compañía del subdirector del sanatorio", comenzó.

"Un par de horas después, ya con más familiares y con la presencia de tres médicos del conocimiento de la familia, expliqué en forma detallada cuál había sido mi tarea en la ocasión, respondiendo a todas las consultas que me hicieron. Después de salir del shock me centré en repasar una y otra vez cuál había sido mi actuación profesional. Es que no podía entender que una persona tan llena de vida, como la que había conocido un rato antes y que debía realizarse ese estudio, había encontrado la muerte en el quirófano”, siguió.

"Analicé cada paso que di y me di cuenta de que todo lo había hecho conforme a las reglas de la medicina, por lo que, aunque tuviera muchas conjeturas, no conocía la causa que había generado un cuadro tan catastrófico y de semejante magnitud ni cuáles habían sido los mecanismos que causaron su muerte", comentó.

“Si bien el haber estado concentrada en los monitores me permitió detectar en forma temprana que algo anómalo estaba sucediendo y poner en marcha los mecanismos tendientes a intentar revertir la situación que se generó, el brusco deterioro de la paciente y la magnitud del cuadro me impidieron conocer las causas del mismo. Como se advierte, he actuado en el presente caso con toda la diligencia esperable y exigible a un profesional de mi especialidad. A mi juicio, resultó indudable que la complicación fue producida por circunstancias absolutamente ajenas a mi tarea, estimando que la magnitud del enfisema como las regiones que fueron afectadas condicionaron la nula respuesta a los denodados esfuerzos de reanimación. Expreso finalmente que, por lo expuesto, no tengo ninguna responsabilidad profesional en la muerte de Debora Pérez Volpin", terminó.

Debora, siempre feliz. Esta es una de las fotos con que la recuerda su familia.

Debora, siempre feliz. Esta es una de las fotos con que la recuerda su familia.

Quique Sacco fue su última pareja.

Quique Sacco fue su última pareja.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig