¿Cómo quedó la salud de Jorge Rial, luego de su operación? – Revista Paparazzi

¿Cómo quedó la salud de Jorge Rial, luego de su operación?

TEVE
TEVE

Los cuidados son esenciales. Precaución en las comidas mediante un estricto respeto por la dieta. Nada de frituras, cero gaseosas y, por supuesto, a olvidarse del alcohol. ¡Ojo las grasas! Representan prácticamente una bomba para un cuadro así. Cuando la vida útil de la vesícula está llegando a su fin, las recomendaciones médicas en la previa de una operación son inviolables. Pasarlas por alto podría conducir a un invasivo dolor abdominal y a un sufrimiento que solamente podrían describir los que han vivido la experiencia en primera persona.

Por más que el aparato digestivo no la incluya entre sus órganos vitales para llevar a cabo posteriormente una alimentación “normal”, la vesícula, cuando nota que su fecha de vencimiento se aproxima, avisa con síntomas inconfundibles y extremadamente invasivos. Esto le sucedió a Jorge Rial (58), con el agravante de no haberle dado tiempo absolutamente para nada. Ni para poner en marcha un régimen ni para programar su visita al quirófano.

Al conductor de Intrusos debieron internarlo de urgencia en el Sanatorio Finochietto para intervenirlo contrarreloj. “Salió todo bien, pero la operación fue de urgencia. La vesícula estaba en malas condiciones, por lo cual fue todo muy rápido y los médicos del Sanatorio se portaron como unos fenómenos. Ahora me indicaron reposo por varios días y una dieta estricta”, contó el periodista una vez de regreso al programa de chimentos, del que, obviamente, se ausentó algunos días por razones de salud.

Más tarde agregó con humor: “Acá me ven, es lo que quedó de mí, tengo un órgano menos”, para después continuar con su agradecimiento “también a los que me llevaron de urgencia, a los que me operaron, a todos los enfermeros, trabajadores de la salud y residentes que ahora están peleando por ser reconocidos. Hacen un trabajo espectacular”.

Por cosas del destino, esta situación inesperada se terminó traduciendo en una gran demostración de amor por parte de su entorno, que lo apoyó fuertemente en un momento delicado. Rial calificó como “leonas” a sus tres mujeres: Rocío y Morena, sus dos hijas, y Romina Pereiro, su esposa, que lo acompañaron permanentemente.

En forma previsible, tras una operación de estas características y con el deseo de cumplir a rajatabla el denominado “post”, Rial luce completamente renovado. Por lo menos en lo relacionado con el peso y la primera impresión que brinda su contextura. Más allá de ser dueño de un físico delgado y longilíneo, el número 1 de los chimentos reapareció con varios kilos menos.

Su peso también fue tema de conversación en su retorno al piso de Intrusos, donde sus compañeros quisieron saber cómo maneja el tema de las recomendaciones médicas para evitar trastornos digestivos o recaídas. Rial se prestó para bromear: “Sí, bajé cuatro kilos, ya venía dejando varios en el camino, así que quedaron los escombros”.

Luego hubo lugar para reírse de cuestiones supersticiosas: “¿Por qué tengo la barba así? Justo me la había recortado por pedido de Liliana Parodi (alta jerarca del canal América) y al día siguiente me pasó esto. Me tengo que dejar la barba larga, no hay nada que hacer al respecto”.

Lo que vendrá para el periodista será más relajado. Visitas con periodicidad al cirujano y controles semanales al principio. Después llegará la normalidad, con la mesa bien variada y sin condicionantes de importancia. Los cuidados son esenciales, pero la vesícula, pese a doler como nada en el mundo, tiene esa cualidad: se va, aunque su ausencia difícilmente prive al paciente de darse sus buenos permitidos.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig