in

El ex GH Francisco Delgado pasa solo la cuarentena en México: “No creo en la fidelidad”

El mediático quedó varado en Cozumel, donde trabaja como buzo, pero no sufre la soledad.

Luego de pasar dos meses en el verano junto a su hija Helena paseando por la Patagonia, Francisco Delgado voló a México para cumplir un sueño personal. Aprender buceo. Y hoy se da el gusto de trabajar como instructor de ese deporte en Cozumel. Todo marchaba bien hasta la llegada de la pandemia que hoy lo tiene alojado en un departamento del hotel para el cual trabaja. “Es como Gran Hermano porque está lleno de cámaras por todos lados. Hago gimnasia, salgo a andar en bici donde no hay nadie, y lo llevo bien”.

En un contacto exclusivo con Paparazzi, el mediático se refirió a su familia y el distanciamiento de sus hijos: “Los extraño, pero ellos están bien, tienen dos excelentes madres. Con Helenita nos hablamos día por medio y se que lo quiere al Polaco porque los chicos no mienten y ella se ve contenta con el. En cuanto a Ian es más distante el contacto porque donde están con su mamá y su nueva pareja hay casi 7 horas de diferencia, aunque el contacto es semanal“.

El fachero continuó aclarando su sentimiento para sus primogénitos: “No es que no me importan, cuando algunos critican o juzgan. Hasta los 3 años de la nena estuve cerca, ayudando a criarla. Ahora vine a cumplir mi sueño, a viajar y vida en la naturaleza, a trabajar lejos del medio. Lo necesitaba. A mi nadie me mantiene y lo que gané en su momento me ayudó pero lo utilicé. Soy de viajar, conocer gente y vivir experiencias”.

-¿Estás en pareja?

– Desde 2014 que nunca más estuve de novio, no creo en la fidelidad. Y así no he tenido problemas.

– Estás todo el tiempo tomando agua y con termo o botellita en la mano, ¿por algún motivo?

-Se me seca, me raspa y molesta porque tengo nódulos en la garganta. Me los tengo que operar. Ni bien pase esto de la pandemia.

-Creías que no podías tener hijos y te aparecieron dos. ¿Pensas en algún momento ir por el tercero?

-No. Ya está. Es responsabilidad, tiempo, y ya no me veo para vivirlo nuevamente.

Nota: Luciana Elbusto.

Comentarios