in

EnojadoEnojado LlantoLlanto TernuraTernura DivertidoDivertido AmorAmor Dios Mio!Dios Mio!

Eleonora Wexler: “El hombre tiene que encontrar la forma de relacionarse con la mujer actual”

Protagoniza Tu parte del trato, ficción donde el rol femenino tiene fuerte impronta. Analítica, no le escapa a la preocupación social y a lo que significó la revolución del género para los hombres.

Después de seis meses instalada en España por trabajo, Eleonora Wexler (45) regresa a la ficción nacional con Tu parte del trato, thriller policial, en El Trece, TNT y Flow. Con ojo crítico analiza el presente del país, de la realidad de la industria del espectáculo y de la revolución femenina.

“Lo que más me gustó fue la historia que se cuenta. Leía el guion y me provocaba querer saber el capítulo que seguía. Todos los personajes no son lo que parecen, son grises, tienen claros y oscuros. Hay algo muy interesante con los personajes femeninos, que son muy fuertes, con una presencia destacada. Son personajes intensos que a mí me encanta hacer, me divierten y me llegan… no sé por qué. Con María, mi personaje, no tengo nada en común, excepto la beneficencia”, afirma.

–¿Qué opinión te merecen las nuevas formas de ver tele?
–Esta ficción se hizo posible, por ejemplo, porque es una co-producción. Quizá, El Trece solo no hubiese podido hacerla. Entonces, lo interesante es cómo se arma esto para poder llevarlo a cabo. La tele abierta va a seguir teniendo ficción, que todavía hay mucha gente que le gusta y la sigue consumiendo en ese momento, cuando está saliendo el capítulo. Está la gente que te dice que prefiere ver todo junto en Flow o por TNT, los martes por la noche hay diferentes opciones. Lo que da esto es la posibilidad de que se pueda realizar. Tal vez, insisto, si no sería muy difícil llevar a cabo una serie con este tipo de producciones.

–¿No se corre el riesgo de que, con este tipo de productos, se termine la tira diaria?
–Lo que pasó con las ficciones es el reflejo de la crisis económica. Lo que está pasando es para todo, influye en el cachet del actor, en todo. Uno vive en una realidad. No me puedo quedar haciendo la plancha. Yo tengo la posibilidad de elegir y en eso me siento muy afortunada. Pero cuando estoy laburando, esa plata la ahorro para después decidir entre lo que después me va a gustar hacer y lo que no. Lo que me genera lo que está pasando es menos posibilidad de ahorro. Pero esto es un círculo para todos, no es que uno puede estar separado de eso. Socialmente necesitamos estar con otro espíritu. Necesitamos estar más contentos y no tan preocupados por el día a día. Lo que nos preocupa todo el tiempo es esta cosa de sobrevivir en cada rubro.

–Dijiste que la tira tiene personajes femeninos fuertes. ¿Esto está relacionado con el momento de revolución de género que se está viviendo?
–Me siento orgullosa de estar participando de este momento social. Tengo una hija de quince años, Miranda, y son bases para una forma de presentar diferente a la mujer en la sociedad, de transitarla. Trabajo desde chica y había una visión de algo que estaba naturalizado frente al hombre. Hoy el hombre no sabe muy bien dónde está parado, está aprendiendo. Nosotras también. Estamos en un momento de aprendizaje para ambos géneros, de encontrarnos en un momento de crecimiento enorme. Con errores, aciertos, batallas ganadas en el buen sentido, no en la pelea. Yo no quiero ser un hombre, quiero tener mi lugar femenino pero con las mismas posibilidades que tiene un hombre, poder ganar lo mismo, por ejemplo. Creo que estamos ganando mucho terreno, que nos falta ganar otro tanto pero que abrimos un camino nuevo en cómo se está valorizando el rol de la mujer. Sí hay algo que me preocupa mucho, y tiene que ver con el tema de los femicidios.

–En las charlas que tenés con los hombres, ¿qué te dicen?
–A veces tienen miedo. Ahora el hombre se cuida más en los vínculos porque tiene temor. Había una forma de relacionarnos diferente. La mujer permitía ciertas cosas y el hombre tenía acceso a ciertas formas, también. En otros casos, no saben dónde están parados, cómo rearmarse, cómo tratarnos, cómo enfrentarnos. Sí se habla un montón, se puede comentar porque está todo el tiempo en vilo, pero ahora el hombre tiene que encontrar la forma de relacionarse con la mujer. La generación de mi hija lo tiene mucho más claro, ya tienen otro tipo de vinculación. La generación nuestra es la que más lo siente.

Escrito por Noelia Santone

Federico Bal: “Hoy reemplazo a una novia con mi perro y con…”

Claudio Paul Caniggia y Sofía Bonelli: “La luna de miel quedó para…”