Imperdible: los curiosos casos de figuras que tienen nombres como apellidos – Revista Paparazzi

Imperdible: los curiosos casos de figuras que tienen nombres como apellidos

Toda la data: en algunos hasta los eligieron ellos para construir desde ahí carreras importantes y destacadas en el mundo de la farándula. Para recordar.
TEVE
TEVE

¿Cuántas veces habrán tenido que aclarar, al dar sus datos, que el apellido era ese que en realidad conocemos como un nombre? ¿Cuántas empleadas les habrán preguntado lo mismo en entidades públicas, centros educativos, hospitales, sanatorios, clubes o todo lugar donde haya que completar un formulario?

¿Cuántos trámites habrán tenido que repetir por las confusiones que genera eso que a simple vista parece una curiosidad? ¿Cuántos papeles habrán visto romper porque el que anotaba no les entendió bien cuál era el nombre y cuál el apellido? ¿Cuántas maestras, en todos sus años de escuela, los habrán torturado con lo mismo?

La respuesta es igual para todas las preguntas: miles. Sin embargo, quienes vayan apareciendo de acá hasta el fin de este texto lograron sobreponerse al incordio, se habrán comido el sapo de contestar una y mil veces el fastidioso interrogante y lograron forjar carreras interesantes y exitosas en el mundo de la farándula. Y sí, justo ahí donde… ¡se hicieron un nombre!

Las chicas

Pamela David se hizo conocida cuando participó del reality El bar hace ya casi 20 años. Incluso fue nota en el primer número de la historia de Paparazzi. Esa morocha de rasgos medio árabes que reivindicó desde siempre su origen santiagueño (se crio allí aunque nació en Córdoba) llamó la atención tanto por sus características físicas como por su apellido, un nombre de hombre. Más de una vez la miraron raro al identificarse, pero ella igual hizo un recorrido bárbaro por el espinel de la televisión, sobre todo, pero también en el mundo del modelaje y del teatro. Hoy es una de las conductoras más pícaras de la competitiva tarde de la televisión, al punto que el programa que lidera lleva (justo) su nombre: Pamela a la tarde.

El de Lorena Paola es un caso distinto, ya que fue ella quien eligió llamarse así para su vida laboral, pues su nombre completo es Lorena Paola Losavio. No habrá tenido que responder a las preguntas del comienzo, o sí, porque más de uno habrá querido saber si Paola era verdaderamente su apellido.

Venimos de una mujer cuyo apellido es un nombre de hombre y pasamos a otra de experiencia similar, Barby Franco. La modelo, a la que conoció el mundo por haber llegado a las pasarelas tras salir de la Villa 21, de Barracas, es hoy panelista del programa de Pampita y una activa participante del mundo de la farándula. Es noticia cada tanto (lo fue durante estos días por su postergada boda con Fernando Burlando y por un cortocircuito que tuvo con Mica Viciconte cuando la llevaron a Incorrectas) y se le advierte un futuro importante por frescura, por simpatía y por un talento del que podría echar mano más seguido.

Periodismo duro

Dentro del periodismo se dan otros ejemplos muy significativos. Uno es el de Mauro Federico, un versátil hombre de la información que puede hablar tanto de la política como de la actualidad o de los casos policiales y del que vale seguir, lo aseguramos, la historia con su hijo. Simpático, carismático, entrador y muy futbolero, Fernando Carlos se las arregló para ir superando escalones como si volara en globo, y de sus comienzos como notero hoy es un reconocido conductor de programas deportivos, sobre todo en ESPN.

Otro caso curioso es del Alberto Martín y Matías Martin, que comparten apellidos que se escriben casi igual pero se diferencian por la acentuación. El actor lleva el acento en la i. El periodista, conductor y comentarista deportivo no. Entonces se pronuncian un poco diferente. Fana de Racing, Alberto hizo un largo camino en la actuación. Simpatizante de Defensores de Belgrano, Matías es entre muchas otras cosas un verdadero referente de la radio argentina como conductor del ya histórico ciclo Basta de todo.

Ja, y qué dicen de Pedro Alfonso. Que ahora es Pedro, porque al principio era Peter, el simpático productor que quería conquistar a Paula Chaves. Logró eso y muchas cosas más que ni siquiera imaginaba, como ser campeón del programa donde arrancó como tiracables y estrella absoluta, durante varias temporadas, de la temporada teatral cordobesa.

Actuando

Hace poco, la serie de Monzón permitió estremecerse recordando aquella historia y también conocer a un actor de buena madera: Jorge Román aprovechó la oportunidad y de paso les provocó cierta nostalgia a los hinchas de Boca y a todos los que gustan del buen fútbol.

Beto César, según el documento Carlos Alberto César, hizo reír a varias generaciones de argentinos pero a él lo habrán hecho llorar (o enojarse, porque al fin y al cabo no es tan importante) queriendo saber cuál de los tres era en realidad el apellido.

Y así como entre las mujeres agregamos un nombre artístico, también lo haremos con los hombres: el inigualable y muy querible Néstor Fabián eligió llamarse así aunque su verdadera identidad es José Cotelo. Todos tuvieron éxito y suceso en lo suyo. Lo de estos famosos no tiene nombre. No tiene uno solo, no, sino que los tiene a todos.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig