La cuarentena solidaria de Carlitos Nair: “Hago compras para mi viejo y para Zulema” – Revista Paparazzi

La cuarentena solidaria de Carlitos Nair: “Hago compras para mi viejo y para Zulema”

El hijo del ex presidente Menem le contó a Paparazzi que los asiste en el encierro: “Tengo autorización porque son gente grande”
TEVE
TEVE

La separación de Carlos Saúl Menem y Zulema Yoma durante la primera presidencia del dirigente riojano fue tema nacional durante mucho tiempo: en aquel momento (mayo de 1990) los rumores de infidelidades, crisis y discusiones derivaron en una ruptura que fue la comidilla de toda la sociedad.

Y aunque el paso del tiempo fue salvando algunas distancias, fue la cuarentena la que logró encontrarles, tres décadas después, un inesperado punto en común. Carlitos Nair, hijo del ex primer mandatario, es quien les hace las compras y provee a los dos de alimentos, bebidas y demás artículos de primera necesidad. “Los puedo asistir porque son personas grandes, tengo el permiso”, le contó el ex mediático a Paparazzi.   

CON GUANTES Y BARBIJO, CARLITOS NAIR SE PROTEGE DEL CORONAVIRUS

Carlitos Nair pasa sus días de aislamiento en la más absoluta soledad en una vivienda ubicada en el oeste del Gran Buenos Aires. “Estoy acá, completamente encerrado, como todos”, se lamentó el muchacho que tuvo su momento de mayor esplendor en Gran Hermano Famosos.

“Lo que me dio este encierro es tiempo para cocinar, que es algo que me gusta hacer y que me sale bien. Así que cuando salgo, aprovecho para hacerles compras a mi papá, a Zulema y también para ver qué puedo preparar yo. Voy viendo y pensando qué se me antoja comer. Cuando cocino es el mejor momento del día”, agregó.

MATAMBRE A LA PIZZA, UNO DE LOS MANJARES QUE MEJOR LE SALEN AL COCINERO CARLITOS NAIR

Siempre frontal y con el tono de voz aguda que se volvió una de sus señas identificatorias, contó que “lo que más angustia me da es no poder juntarnos en familia un sábado o un domingo”.

"Si no caía preso ni convivía con asesinos, hoy estaría en un cajón. Ahí aprendí a valorar las cosas", contó Carlitos.

Carlitos había recuperado el trato con su papá al cabo de una sucesión de interminables desencuentros. Cuando estuvo internado y hasta detenido por adicciones y algunos excesos, fue su hermana Zulema la que intercedió para que acercaran posiciones. Hace dos años, sorprendió al confesar que “si no caía preso ni convivía con asesinos, hoy estaría en un cajón. Ahí aprendí a valorar las cosas”.

PINTAR PUERTAS, LA CURIOSA ACTIVIDAD QUE ENTRETIENE A CARLITOS DURANTE EL ENCIERRO

“Boludeo mucho con la compu y el teléfono, qué voy a hacer… Me entretengo también jugando con los perros. Y además hay otra cosa que me gusta hacer y que tengo como pasatiempo: pinto puertas. Que se yo, a mi me gusta”, explicó Carlitos, quien volvió a elevar su nota de fastidio porque “No podemos juntarnos. Estamos todos respetando la cuarentena a rajatabla. Ni Zulema se queda con ellos. Es una cagada, pero tenemos que hacerlo para preservar nuestra salud, y sobre todo la de ellos”.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig