La problemática del bullying, analizada por un licenciado – Revista Paparazzi

"La sociedad desde todos sus ámbitos debe dar respuestas efectivas e inmediatas al bullying"

El licenciado Alejandro Leiterfuter aporta su mirada sobre la problemática y la búsqueda de sus soluciones
TEVE
TEVE

Sin vueltas, como la solución que debería implementarse, el bullying, es un acto de acoso que se manifiesta con el disfraz de la burla, la crítica desmesurada, la discriminación por un aspecto determinado, etcétera. El que lo practica es un acosador.

Dicho esto, debemos saber que el acoso existió siempre, pero con los cambios culturales fue transformándose su connotación. Hubo épocas en las que pertenecer a determinada casta, “habilitaba” a un tipo de acoso. Con el feudalismo hubo acoso: el poseedor de conocimiento transitó épocas en los que fue acosado, y hasta quemado en la hoguera.

En otras épocas, las ideas políticas o credos religiosos sufrían de acoso; hay quienes acosaron y acosan a la pobreza, y también hay quienes acosan a la riqueza. Se acosa al gordo, al flaco, al alto, al bajo, al pelado o al peludo; no importan la cantidad infinitas de ejemplos que podría describir respecto del acoso, que adoptó un giro lingüístico hacia un anglicismo que lo transformó en “bullying”.

Lo que queda claro es que esta “cualidad sin virtud alguna” es propia de una porción de la sociedad que a lo largo de su historia careció de empatía y respeto por las diferencias. Hay que entender, y no hay cabida a ningún tipo de discusión al respecto, que el bullying es una acto de violencia que se manifiesta verbal, actitudinal y emocionalmente.

EL BULLYING SE PUEDE DAR A CUALQUIER EDAD, PERO ES MAS FRECUENTE EN LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA.

Este acto puede provenir de una o mas personas denominadas victimarios o acosadores, y es dirigida hacia una o mas personas denominadas víctimas o acosadas. El ataque busca descalificar, posicionando a las víctimas en un lugar de inferioridad y diferencia invalidante respecto de los demás.

La repercusión que genera en ellas es el desmoronamiento de su autoestima y un deterioro importantísimo en su rendimiento cognitivo cuyos escenarios mas visibles son la escolaridad, el ámbito laboral y el entorno social.

¡¡Seamos claros y contundentes!! El bullying nos quita el “alimento” para mantener nuestro mundo emocional y nuestra autoestima en condiciones saludables.

Por definición, el humano, es una ser gregario (necesita vivir en sociedad); y se nutre de su entorno social. Podríamos preguntarnos: ¿Cuales son las necesidades que un grupo le provee a sus integrantes? La respuesta es simple. Provee seguridad, pertenencia, afecto, contención, aliento.
¡¡Seamos claros y contundentes!! El bullying nos quita ese “alimento” que necesitamos para mantener nuestro mundo emocional y nuestra autoestima, en condiciones saludables.

EL CELULAR AUMENTO LOS CASOS DE ACOSO.

En relación a ella, es importante comprender que no nacemos con autoestima, sino que es “la conversión internalizada de la estima, nutrida desde la infancia, por los seres queridos”: padres, tutores, familiares, hermanos, amigos, compañeros de la escuela, etcétera. Así, con todas
estas fuentes proveedoras de afecto, vamos construyendo no solo lo que a la postre determinará nuestra autoestima, sino también nuestra posición existencial, definida como la manera en que nos vemos a nosotros mismos y en relación a los demás.

Esto significa que “nos valoramos acorde a como hemos sido valorados durante la infancia; y permitimos que nos digan lo que hemos percibido y/o escuchado acerca de nosotros, en la misma etapa”. En la infancia, cuando aún no tenemos recursos para protegernos, las mentiras que nos
dicen son verdades indiscutidas, que van esculpiendo nuestra personalidad.

Recuerdo un ejemplo en el que un padre, muy enojado, me consultó por qué a su hijo le fue mal en un examen de ingles, y la docente al final de la prueba, además de ponerle un baja calificación, obviamente en color rojo furioso, le pegó un sticker con la cara de un burro. El padre fue a pedir explicaciones, y la respuesta de la maestra, muy distendida y
con una sonrisa en la boca fue: "El sticker no tiene la cara de un burro, es un caballito".

LAS CAMPAÑAS CONTRA EL BULLYING SE HACEN EN TODO EL MUNDO.

No hace falta que les cuente cómo sigue la historia de este padre furioso, que mientras me lo contaba no podía quedarse sentado en el sillón del consultorio. Un pequeño niño que es muy criticado comprende que lo que hace no alcanza para ser valorado. En algún momento intenta luchar contra esa descalificación; pero si sus intentos no logran el resultado deseado, renuncia a la lucha y se asume con una personalidad desvalorizada.

Su Dialogo interno será: "Naci sin cualidades para ser valorado por la gente". Su respuesta será actitudinal. Veremos una personalidad introvertida, tras la cual esconderá la vergüenza que le genera ser como le hicieron creer que es. Así, una persona víctima del bullying deja de confiar en su auto observación, y puede terminar convenciéndose de que es merecedor de semejante ataque.

Una víctima del bullying deja de confiar en su auto observación, y puede convencierse de que es merecedor de semejante ataque.

Si nos remitimos a la “alegoría de la caverna” de Platon, podríamos afirmar que antes de ser comidos por “los monstruos que están fuera de la caverna”, es una bendición estar presos y encadenados en el fondo de la misma. Y así vive la victima del bullying, “encadenado a sí
mismo”, sin saber qué hacer, pero convencido de que aislado está seguro.

EL CIBERBULLYING ES UNA PROBLEMATICA CANDANTE DE LOS TIEMPOS ACTUALES.

Podríamos preguntarnos ¿Por qué una persona aceptaría el bullying?
Nadie lo acepta. Se le impone, al igual que el golpe de un violento. La víctima queda inicialmente desconcertada, y cuando intenta defenderse (en el mejor de los casos), recibe un contraataque aún más violento del acosador, y/o de una sociedad que aun debe madurar para dar respuestas rápidas y efectivas.

Aún no estamos resolviendo este flagelo cultural; solo estamos poniéndolo en evidencia para que se vea, y se concientice a la gente acerca de sus efectos. Debemos apurar el paso, porque mientras tanto, hay muchas
víctimas, cuyas lágrimas aun no encuentran un sentido que explique lo inexplicable del bullying.

Resumiendo:
1) El bullying es un acto de violencia.
2) El que hace bullying es un acosador.
3) Genera el derrumbe emocional de la víctima.
4) Produce un deterioro en el rendimiento académico, laboral y /o social.
5) La sociedad desde todos sus ámbitos debe dar respuestas efectivas e inmediatas.

Lic Alejandro Leiterfuter
MN 3096

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig