Sabrina Garciarena cuenta lo que planeó para su parto: “Germán se quedará en casa y yo iré a internarme sola” – Revista Paparazzi

Sabrina Garciarena cuenta lo que planeó para su parto: “Germán se quedará en casa y yo iré a internarme sola”

A pocas semanas de dar a luz en medio de la cuarentena, y a sabiendas de que podría tener que transitar el parto sin su marido, la actriz espera la llegada de su primera niña con preocupación y miedo.
TEVE
TEVE

En tiempos de pandemia y aislamiento, dar a luz es un hilo de conexión directa con la esperanza, con la vida. Sin embargo, no por eso deja de ser un estadío preocupante. Sabrina Garciarena (36) se convertirá en madre por tercera vez a fines de abril, comienzos de mayo, según lo estipule la biología al final de su gestación. La llegada de su primera hija mujer –tiene dos varones, León de seis y Beltrán de dos añitos– sucederá en el marco de lo que, según se estipula, será en nuestro país el pico de contagiados del virus que azota el mundo.

Y eso, más allá de atemorizar a Sabrina, también lo hace con el papá de la futura princesa de la familia, Germán Paoloski (45). Ambos como cabezas responsables de la familia son conscientes de que las precauciones no solo tienen que tomarlas en lo cotidiano sino que deben planificar un parto a solas.

Tal como evalúan, la actriz y el conductor de El noticiero de la gente por Telefe, no podrán compartir el nacimiento de la nena. Garciarena deberá internarse sola y el periodista se quedará al cuidado de los dos varoncitos, ya que hoy no pueden contar con la ayuda de ningún familiar, si el aislamiento se prolonga en el tiempo.

Bajo la convicción de que la asistencia médica es necesaria e indispensable, Sabri quiere dar a luz sí o sí en una clínica, rodeada de especialistas para que la asistan a ella y a su beba en el caso de que surja algún imprevisto. Le bastó con la experiencia más que suficiente con el paso de su segundo hijo por neonatología luego de llegar al mundo, a consecuencia de que le costó adaptarse al oxígeno.

“Respeto a la gente que tiene partos en sus casas, pero yo soy más miedosa… Ante la duda y ante un riesgo, confío en el medico que elegí y voy para adelante. Si lo de Beltrán hubiese sucedido en casa, me hubiera muerto. Ante cualquier riesgo, prefiero tener a mi hijo en un hospital”, explicó.

CUENTA REGRESIVA...

Con un mes por delante, incluso quizá menos tiempo, la mamita y su clan pasan los días y noches en su casa del barrio El Golf, en Nordelta, donde son vecinos de Luciana Salazar. Allí, ayudada por una chica que trabaja en quehaceres varios y que decidió transitar la cuarentena con ellos, la actriz se dedica a ayudar a hacer las tareas virtuales a los chicos, a compartir juegos y ultimar detalles del cuarto que recibirá a la nena.

“Si bien todavía me falta para dar a luz, la veloz propagación del coronavirus me preocupa. Dicen que en la época en la que nacerá la beba será el pico del virus, eso sumado a los miedos típicos del embarazo. También pienso que, probablemente, no pueda contar con la ayuda de la familia. Esto que esta pasando en el mundo es algo nuevo para todos y estamos tratando de adaptarnos día a día. Independientemente del embarazo, uno se pone nervioso por todo", explicó.

"Mi hijo Beltrán (el más chiquito) tuvo fiebre, una gripe normal. Finalmente vino a verlo un médico a domicilio porque te recomiendan no ir a la guardia. Esta pandemia es impensada y uno no sabe cómo manejarse”, compartió Sabri quien, junto a su marido, tiene definido el nombre de la criatura, que será el de la abuela de Paoloski, pero no darán a conocerlo hasta que nazca la beba.

“Beltrán dice: ‘en casa no hay virus’. Nos cuidamos mucho para que así sea. Germán tiene que salir a trabajar y aprovechamos para que él haga las compras. Yo sólo salgo si tengo que ir a mi obstetra. Somos muy cuidadosos. Cuando Germán vuelve a casa lo primero que hace es sacarse los zapatos y dejarlos afuera. Después se lava las manos, se baña y se cambia de ropa. Y el auto en el que va y viene siempre está bien protegido con alcohol en gel. Es muy importante que él siga trabajando. Siempre le digo que su responsabilidad es informar”, afirmó Sabrina, feliz con la decoración del cuarto para su hijita, que tiene amplios ventanales cuya vista da al jardín, pisos en parquet, paredes en color blanco y ambiente climatizado con aire acondicionado. A contar los días…

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig