Tesoros escondidos: 10 series que nadie recomienda y todos deberían ver – Revista Paparazzi

Tesoros escondidos: 10 series que nadie recomienda y todos deberían ver

Hay vida después de Game of Thrones y Chernobyl. No todo es La casa de papel o Stranger Things. Acá, un maratón de consejos para deleitarse.
TEVE
TEVE

Es fácil recomendar La casa de papel o Chernobyl. Cualquiera se hace el vivo aconsejando ver Games of Thrones, Breaking Bad, Peaky Blinders, House of Cards, Mad Men o Sex Education. ¿Quién no sugeriría, para un fin de semana lluvioso, un maratón de Stranger Things, de Black Mirror, de Orange is the New Black, de True Detective o de Narcos?

Sepan una cosa: hay vida más allá de todas esas superproducciones que costaron millones, reunieron a grandes figuras y convocaron multitudes frente a televisores y computadoras. Hay un montón de series que sin tanta pompa y sin tanto renombre son verdaderas joyas y tesoros escondidos que también merecen aplauso, medalla y beso. Hay decenas, y aquí puntualizaremos en 10 que son de fácil acceso y de satisfacción garantizada. Control remoto… y a entregarse al placer.

Las series nórdicas son definitivamente imperdibles. Sobre todo las policiales. Tienen un ritmo distinto, un tanto más lento, que permite disfrutar de todo lo que hay alrededor. Más que nada, de los paisajes increíblemente fríos que les dan a las historias un marco distinto y único. Los personajes son atrapantemente misteriosos. Duros, pétreos, silenciosos, intrigantes. Alrededor de un crimen que deberá resolver un detective poco convencional, la islandesa Trapped mezcla todos esos ingredientes en una proporción prácticamente perfecta. El batido da un resultado sensacional, sabroso del primero al último trago.

Acaba de presentar su segunda temporada con un nivel incluso superior al de la primera, que fue sencillamente extraordinaria. Para verla con tiempo y ganas de pasarla bien. Está en Netflix y vaya a saberse por qué no tiene tanta propaganda como otras.

TRAPPED, DE LO MEJOR QUE SE PUEDE ENCONTRAR.

Pero desde ese gélido rincón del planeta no sólo llegan historias donde hay que descubrir quiénes son las víctimas y cuáles los asesinos. También hay tramas “más cotidianas” que se pueden disfrutar muchísimo. Un caso es el de Bonusfamiljen, elegida varias veces “la serie sueca del año”, que ya lleva cuatro temporadas rompiéndola en Netflix sin hacer mucho ruido.

Trata acerca de las desventuras de una familia ensamblada –lo que vendría a ser una familia tipo de hoy, ya alejada del tradicional “mamá, papá y dos hermanitos”– contadas y actuadas de una manera magistral. Un verdadero deleite para la vista y los sentidos que se puede ver tranquilamente de un tirón.

BONUS... ES UNA SUECA QUE TIENE MUCHO PARA CONTAR.

Europa toda –quizás Italia, dueña de un cine valiosísimo, esté fallando un poco– es una gran productora de series de altísimo nivel. Imposible no detenerse en las inglesas, diferentes de las yanquis ya desde la pronunciación del idioma. Pues bien, del mismo país y con una tónica más o menos parecida a Black Mirror llega Years and Years, una muestra de lo que puede ser nuestra vida en el futuro, dominada hasta el agobio por la tecnología y condicionada hasta la tragedia por los cambios climáticos y ambientales.

Está en HBO, igual que Game of Thrones y Chernobyl, y está tan buena como aquellas dos. Su puntaje en IMDb lo dice todo: 8,4 puntos. Si les gusta el arte británico, anótense estos dos thrillers (y después nos cuentan): la arrolladora Marcella y la querible River –que nada tiene que ver con nuestro equipo de fútbol–, dos títulos que ningún amante del género debería dejar de ver. Son un antes y un después en el recorrido por las series.

EMMA THOMPSON EN YEARS AND YERAS.

De un destino menos frecuente en cuanto a origen cinematográfico, la deslumbrante Bélgica, desembarca Tabula rasa, que abona con particular estilo y gusto ese nuevo segmento que se dio en llamar “thriller psicológico”. Está medio perdida en Netflix y créannos que está para chuparse los dedos.

TABULA RASA LLEGA DESDE BELGICA.


España ya nos maravilló con tantas series que es difícil encontrar alguna “poco promocionada”. Hay que remontarse en el tiempo para encontrar Bajo sospecha, de 2014, una de suspenso (una celebración familiar, un secuestro, muchas preguntas por contestar) que cuenta con un agregado muy piola: la participación de Berlín de La casa de papel y del hijo de Merlí. También la da Netflix.


El mecanismo es una serie brasileña que desde Netflix habla de lo que padecemos, a menudo, en Sudamérica: corrupción, hambre, violencia, políticos sospechados de actuar en contra del pueblo, empresarios inescrupulosos y una enorme mayoría de gente, en general, desprotegida y a la buena de Dios. No se van a reír, pero les va a encantar.

BAJO SOSPECHA ES ESPAÑOLA.

El Lejano Oriente sorprende con Kingdom, una producción coreana ambientada en épocas pasadas y medievales capaz de empardar escenas de alto voltaje, como las de Game of Thrones. Acción a raudales y un nivel de filmación que los va a dejar atornillados al sillón y con los sanguchitos en la mano por un largo rato. No van a poder ni abrir la boca.

Para el final, una yanqui. Y sí, un poco porque nos gusta dejarlos últimos. Preparen varios termos para el mate porque con Los últimos zares, de Netflix, como Kingdom, no se van a querer levantar ni cuando termine un capítulo. Van a apretar “siguiente”, “siguiente” y “siguiente” hasta completar los 6, donde se desandan los últimos años de poder absoluto de la familia Romanov, que gobernó la Rusia imperial durante tres siglos. Acá están las 10 prometidas. Luz, cámara… y a maratonear se ha dicho.

LA GENIALIDAD DE KINGDOM.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig