Yanina Latorre: “Me banqué que me trataran de cornuda y nunca me escondí. Ahora voy por todo” – Revista Paparazzi

Yanina Latorre: “Me banqué que me trataran de cornuda y nunca me escondí. Ahora voy por todo”

La mujer de Diego Latorre hizo un repaso de los convulsionados tiempos que vivió luego del escándalo que generó la infidelidad de su esposo con Natacha Jaitt: “Hasta mis compañeras, cuando no tenían sustento, me atacaban con eso”, se defendió.
TEVE
TEVE

Es una de las más cuestionadas, básicamente por su estilo para comunicarse, comprimido en un combo de frontalidad, ironía y hasta cierta soberbia. Muchos famosos la critican por ventilar informaciones sin filtro y varios de sus pares le refriegan ser “contadora” y no periodista, pero Yanina Latorre (50) ya ha demostrado, con creces, que no le teme a lo que opinen sobre lo que genera su trabajo.

Por el contrario, diríamos, pues cada vez que se ve involucrada en un escenario de confrontación, busca el protector bucal y sube al ring sin ningún problema. “Creo que mi principal virtud es que sé separar el trabajo de la amistad. Está lleno de panelistas que defienden a muerte a sus amigos aunque no tengan razón, y le pegan a sus enemigos, por más que hagan las cosas bien. Eso me parece mediocre”, admite la histriónica rubia, que actualmente se luce en Los Ángeles de la mañana y también en otros espacios televisivos y radiales.

“Mi manera de informar es lo mejor que tengo porque laburar de esto y ser tibia no da, y más en los tiempos que corren. Nunca voy para atrás, me la banco, lo sostengo, lo defiendo. No soy panqueque, tengo una postura muy marcada y no soy hipócrita”, agregó en declaraciones a La Nación la mujer de Diego Latorre.

Justamente, Yanina también se refirió a lo que le tocó vivir tiempo atrás, cuando salió a la luz un video que documentó la infidelidad de su marido con la polémica Natacha Jaitt, ya fallecida. Tras una separación fugaz, para los de afuera parecería que se dieron una segunda oportunidad, sobre todo luego del viaje a Europa que compartieron posteriormente: “Somos familia. No sé qué decirte. Tuvimos una crisis y estamos viendo qué pasa. En realidad estamos todos juntos. Tuve una crisis propia después de todo lo que pasó en 2017. Se ve que caí recién el año pasado y empecé a pensar en mí. Entonces, estoy ahí. Pero está todo bien. Mi idea es estar tranquila".

"Insisto, estamos todos juntos, ni él se va a ir de casa ni nada por el estilo. Sé que se dijeron muchas cosas, que estuve en un hotel con otro hombre, que por plata hago cualquier cosa. Y nada que ver. Dicen todo al revés. Tengo un humor ácido y, a veces, no lo entiende todo el mundo. Igual, que quede claro que me banqué cosas mucho más duras que los chistes que hago. Fue bastante más grave lo que me banqué en el 2017. Si sobreviví a eso, sobrevivo a todo. Que Diego se aguante mis chistes. Pasa que vivimos en una sociedad machista y dicen: ‘Ay, pobre Diego’. No, pobre yo que di la cara y banqué a la familia", siguió.

"El insulto diario para mi es ‘cornuda’, y me lo dicen sobre todo las mujeres. La panelista que no tiene sustento, si quiere atacarme, también me dice ‘cornuda’, hasta me pasa con mis compañeras. No tienen otra manera de atacarme porque laburo bien y la data es buena. Sufrí, estuve del otro lado y nunca me escondí, jamás falté al trabajo y sin embargo me lo siguen tirando por la cabeza; en el fondo, gozan con mi sufrimiento. Pero bueno, es el medio”, agregó.

A juzgar por la firmeza de sus palabras y por su entereza al momento de afrontar las repercusiones del engaño amoroso, la conclusión es que Yanina salió del pozo por sus propios medios. Y la propia “Angelita” lo reafirma, al recalcar: “No hice terapia porque no creo en eso. No me gusta contarle mi vida a nadie, ni a mis amigas. Y me molesta que me pregunten, porque me siento invadida. Soy muy para adentro, aunque no lo parezca. No le cuento mi vida a nadie, ni a mis mejores amigos. No confío en nadie. Tengo un defecto profesional. Lo que me entero de los famosos es porque me lo cuentan sus amigos y familiares, y nunca sé si mi amiga le va a comentar a alguien y ese alguien a otro. Por eso no cuento nada. Cero”.

Nuevamente consolidada en su vínculo conyugal, Yanina mira hacia el futuro en compañía de Diego o en su defecto sola, pero no con otro hombre. “¡Nunca me enamoraría de otro! Me parece un horror. Está buena la familia, es el refugio de uno. Hoy todos van y vienen, se casan enseguida y casi sin conocer al otro. Hay como una cosa de modernidad que no está buena”.

Que quede claro, entonces: nada hará cambiar el estilo comunicativo de Yanina, que aguantó el terremoto mediático de una infidelidad y al día de hoy conserva en alto la bandera de las que cuentan historias sensibles sabiendo a lo que se exponen. “Por algo soy la panelista número uno”, finalizó.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig