in

La sorprendente frase de Bianca Iovenitti: “Obvio que tengo sexo aunque…”

La bailarina admite que prefiere disfrutar de su soltería, pero que no le cierra la puerta al amor. Con la frescura que la caracteriza, apunta a alguien que la haga reír y que la acepte como es.

Desde que apareció en los medios, Bianca Iovenitti (24) cautivó por su manera de ser. También por su belleza y sus infartantes curvas cuidadosamente talladas por la madre naturaleza. Más allá de su corta edad y de la ansiedad que puede llegar a sentir por triunfar rápido, fue creciendo y abriéndose camino lejos de los escándalos. Logró su cometido y de esa manera fue elegida por Carmen Barbieri para hacer teatro y por Marcelo Tinelli para que sea parte del Súper Bailando 2019. Sin embargo, la reciente separación de Fede Bal, con todos los condimentos que trajo aparejado el distanciamiento, alteró su tranquilidad.

–¿Cómo quedó la relación con Fede?
–Quedó genial, no tengo mucho para decir. Como lo contamos en su momento, no hubo nada puntual, ni terceros ni celos ni nada. Entendimos en ese momento que era lo mejor para los dos. Sólo que faltó el tiempo que se merece una pareja para seguir creciendo. El trabajo, de alguna manera, consumió lo que había, pero terminamos re bien y nos llevamos re bien. Es más, cada tanto hablamos por teléfono, nos queremos mucho aunque no funcionamos como pareja.

–Ahora que pasó un tiempo, ¿fue lo mejor?
–Sí, por supuesto. Necesitábamos tener cada uno su espacio.

–¿Cómo tomaste que ya se haya mostrado con otra chica, con Melina Carballo?
–Está todo bien, es su vida y no me quiero meter. Me pareció raro que se mostrara tan rápido con otra, sobre todo porque, como te dije, seguimos hablando, pero es cosa de él. Me llama la atención porque él es de los que prefieren no mostrarse al principio de la relación… pero bueno, tendrá sus motivos.

–¿Te desilusionó?
–No, tampoco tanto. Me parece mucho hablar de desilusión. En fin, estamos separados y cada uno puede hacer lo que quiera con su vida. Yo no estoy con nadie, pero también salgo con mis amigos a divertirme, a pasarla bien.

­–¿Volverías con él o diste vuelta la página?
–La verdad es que nunca se sabe lo que puede pasar. Pero la verdad es que cuando me dijo que quería que volvamos a intentarlo lo dudé un poco, y hasta me dieron ganas, te soy sincera. Pero después de todo esto que pasó me di cuenta de que estoy bien así, y se lo dije. Prefiero que él sea feliz por su lado y yo seguir mi camino. No estoy para vueltas, estoy para estar bien o directamente no estar. No me van los grises.

–¿Te permitís conocer a alguien o estás en la etapa de disfrutar la soltería?
–No descarto la posibilidad de conocer a alguien. Lo hago, y obvio que si las cosas se dan, se dan, no me escapo. Pero bueno, la realidad es que hoy en día me gusta este tiempo que tengo para mí, poder disfrutar y demás. Estoy muy bien, viviendo la vida loca. Ja, ja, ja.

–¿Qué buscás en un hombre?
–Principalmente que sea sincero, odio a los hombres mentirosos, no me van. Una persona que me haga reír, que me acompañe en esta carrera que elegí y que tanto amo, que me admire y que me quiera así de loca como soy. La verdad es que no me fijo si es famoso o no, me da igual. En general, por el trabajo, terminás conociendo a una persona del medio, pero no es algo que busque. Los chicos de barrio también tienen lo suyo. Estoy abierta en el amor.

–¿Qué es lo que más te elogian físicamente?
–La sonrisa. No, mentira… en general todos los piropos se los lleva mi cola y en segundo orden mi panza.

–¿Y por fuera de lo físico?
–Los hombres suelen sorprenderse un poco con mi forma de ser, que soy humilde, de barrio, que vengo de ahí, del campo, de una familia que no puede más de linda. Muchos se me ríen porque me como todas las eses, pero es algo que traigo conmigo. Me considero muy divertida. No cambio mi manera de ser para enamorar a alguien, no me interesa. Soy esto, te gusta bien, si no chau.

–¿Entrenás mucho para cuidar la cola?
–La mitad es genética, pero bueno, hay que mantenerla también. Así que sí, voy al gimnasio y trabajo bastante la parte de los glúteos.

–¿Ahora que no estás en pareja, hay sexo?
–Obvio. Soy de las que piensan que hoy en día no te enamorás tan rápido o incluso antes de tener sexo. Mientras vas conociendo a alguien pasan cosas, y a medida que te vas conociendo con esa persona te enamorás o no. Ya no es como antes, que si no estamos de novios no pasa nada.

–¿Cómo sigue tu vida laboral?
–Estoy feliz, porque voy a estar en una obra que va a desembarcar en Mar del Plata, mi ciudad. Voy a estar cerca de mi familia, y eso me llena de alegría. No puedo contar nada, me dijeron que no hable de la obra hasta que no esté todo definido.

Escrito por Ever Correa

La profunda reflexión de Araceli González tras estar internada: “Perdí la ruta y me enfermé mal”

Denise Dumas, dura contra Pampita: “Que me mande una carta a documento”