in

La estrategia en el medio del coronavirus de Wanda Nara para seguir viviendo como una reina

En la casa de Wanda respetan a rajatabla las indicaciones de los especialistas para evitar el contagio del coronavirus. Hasta Maxi López le agradeció en público el gesto de cuidar a sus hijos en Francia y después se armó la gorda.

La unión siempre ha sido el objetivo primordial en la mayoría de las familias. Consolidar los lazos y afianzar los vínculos seguramente permitirá darle forma a un blindaje afectivo inmune a diferencias que atenten contra la armonía. Si bien históricamente se ha visto en los medios que entre Wanda Nara (33) y Maximiliano López (35) lo que ha prevalecido son las rispideces y las discrepancias, lo cierto es que el complicadísimo momento que se está viviendo en Italia por los efectos trágicos del coronavirus propició una tregua y hasta un acercamiento entre la rubia y su exesposo.

Fue el propio delantero del Fc Crotone, de la serie B de Italia, el que reconoció públicamente el gesto de Wanda Nara de proteger a los tres varones que tuvo con él mientras fueron pareja, poniendo en práctica con rigurosidad las recomendaciones médicas de los especialistas para evitar el contagio de la enfermedad. Hablamos de Valentino, Benedicto y Constantino, quienes, desde que sus padres se separaron, viven con Wanda y con Mauro Icardi (27), actual pareja de la empresaria.

En los últimas días, frente a la preocupación y al grado de alarma que despertaron las muertes tanto en el continente europeo como en gran parte del mundo, López se comunicó con su ex para preguntarle cuáles eran los pasos a seguir ya que el exatacante de River se encuentra afincado en Italia y Wanda en Francia, acompañando a Icardi durante su paso por el PSG.

Las palabras de Wanda habrían tranquilizado a Maxi, al punto de motivarlo a agradecerle públicamente el hecho de mantenerlos en su casa aun sabiendo que el régimen de visitas que acordaron oportunamente establece que su padre debe llevarlos con él durante una determinada cantidad de días por mes. Este principio, sin dudas, también contemplará la chance de una señal de reconciliación entre López e Icardi, quienes eran íntimos amigos, pero están distanciados desde que este último oficializó su relación con Wanda ni bien la hermana de Zaira se separó de Maxi.

Que limen asperezas no parecería descabellado si tenemos en cuenta que en los últimos días Wanda publicó una serie de fotos en las que se lo ve a Mauro jugando con Francesca e Isabella, las dos mujercitas que tuvo con Wanda, pero también compartiendo momentos de esparcimiento con los hijos de Maxi. “Cuarta semana sin ir al colegio”, escribió la rubia para acompañar una imagen en la que muestra cómo vive el aislamiento junto a su familia, dibujando y pintando con los más chicos para entretenerlos y conseguir que no padezcan los efectos de un eventual aburrimiento por quedarse en casa.

Un virus inesperado y salvaje aparenta haber logrado algo que se asemejaba a una quimera. Que Wanda y Maxi López hayan fumado la pipa de la paz, en parte por un buen gesto de Icardi, era difícil de imaginar. Pero es real, porque en este caso los tres privilegiaron la unión de la familia.

Para seguir viviendo como una reina, en la última semana, ella regresó a su casa en el Lago di Como. Y el rubio delantero estalló de bronca por estar en el centro del coronavirus en Italia y ahora amenaza con pedir la tenencia de sus hijos. Aquí, una vez más, no hay pandemia que los detenga.

Comentarios