Dani La Chepi y su novio recolector de basura: la fantástica historia de amor que nació en la cuarentena – Revista Paparazzi

Dani La Chepi y su novio recolector de basura: la fantástica historia de amor que nació en la cuarentena

La influencer fue confirmada para Masterchef Celebrity 2. Y Paparazzi, en exclusiva, te cuenta los secretos más explosivos de su corazón.
ROMANCES
ROMANCES

"Al hombre se lo conquista por el estómago": la vieja máxima de las abuelas se le hizo carne -precisamente- a Dani La Chepi. La comediante enamoró a su novio, Javier, un apuesto muchacho que maneja un camión recolector de basura, repartiendo comida a los trabajadores esenciales durante la parte más dura de la cuarentena.

Ah, la rubia acaba de ser confirmada como una de las participantes de MasterChef Celebrity 2. Así que panza llena, corazón re contento.

Allá por marzo, abril, mayo y junio de 2020 la cuarentena estaba fuerte. Prácticamente no se podía salir a la calle. El confinamiento era muy duro y la gente lo acataba, en general, con aplausos y convicción.

A las 9 de la noche se saludaba a los médicos y hubo algunos que repitieron la dosis con otros esenciales. Por lo menos con los basureros, que cada noche desafiaron al virus y recolectaron los deshechos que quedaban en la calle.

Daniela Viaggiamari es una comediante que la rompe en las redes sociales, donde logró cruzar la barrera de los 2 millones de seguidores. Sin embargo, casi nadie la conoce por su nombre real, sino que es archi-mega-híper famosa por su apodo de "Dani la Chepi". Sus videos hacen reír a decenas de miles de personas, sobre todo en Instagram.

En esa misma página, Dani se presenta como "Mamá de Isa" antes de definirse como humorista. Su nena es una verdadera delicia. Juega con ella, hace bromas, es revoltosa, a veces la carga, a veces le da besos, a veces es súper tierna.

DANI, LA CHEPI, ENAMORADA: QUE LINDOS SON.

Las dos son un equipo. Pero claro, durante el aislamiento Isa no pudo ir al colegio ni juntarse con sus amigas a jugar. Nada. Todo era estar en casa, guardarse, cuidarse, zoom, internet, el celu, la tablet, la compu.

Entre la necesidad de encontrar una actividad que quiebre semejante encierro y también el deseo de reconocer a los trabajadores que le ponían el hombro al resto de la sociedad tuvieron una idea: repartir comida para aquellos "esenciales" que daban la cara. No quedarse sólo en el aplauso o en el elogio hablado. Pasar de las palabras a los hechos. Y lo hicieron. Lo que nunca imaginaba Dani fue que llevando y trayendo platos se cruzaría con el amor.

EL NOVIO DE LA CHEPI JUNTO A SU HERMANO.

Javier maneja un camión recolector de basura. Así que llámenlo como quieran: camionero -como le gusta decir a él- o basurero. Es, también como dirían las abuelas, bastante fachero ya sea por la pinta (alto, delgado, medio entrecano, con prolija barba de algunos días) como por su personalidad: tiene esa cosa de barrio que atrae tanto. Maneja, arregla cosas, tiene calle, si se rompe el cuerito no hace falta llamar al plomero, prepara asados, le gusta el fútbol. A tono con ese deporte, podría decirse que es un buen partido.

En el momento más duro del aislamiento, Dani y su hija tuvieron la necesidad de reconocer a los esenciales más allá del aplauso. Les empezaron a repartir comida. Así, la comediante conoció a Javier, que manejaba el camión que pasaba todos los días por su casa recolectando basura. Hoy es su novio.

Y así empezó la cosa. "¿Te gustan las pastas?", "¿No me preparás uno de mila?", "Hoy hice churrascos", "¡Qué bien te salió la de muzzarella!". Hasta que un día el tono cambió y fue "¿Y por qué no nos juntamos a comer, o a tomar algo?". Hubo respuesta positiva, plan para sortear las restricciones de la cuarentena (que ya no era tan estricta como en el comienzo) y una primera salida que derivó en otra, y en otra, y en otra más.

DANI LA CHEPI FIRMO Y SERA UNA DE LAS FIGURAS DE MASTERCHEF CELEBRITY 2.

Javier es del oeste. "Entre Morón e Ituzaingó" dijo en un video donde juega con alguien cercano a ella. "Tengo tres hijos con distintas mujeres" agregó para saber de quién se trata. "Hincha de Morón, del Gallito" cuenta de sus preferencias futboleras. "Tengo casa propia, pileta, y una parrilla donde me gusta hacer asados. Me salen muy bien" completa el curriculum.

Y así, como quien no quiere la cosa, fue pasando la cuarentena. Y aunque la palabra ya no se use tanto como en marzo, abril, mayo y junio, Javier se le volvió esencial para la vida de Dani La Chepi.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig