Iliana Calabró y su novio italiano a la distancia: “Espero que…» – Revista Paparazzi

Iliana Calabró y su novio italiano a la distancia: “Espero que..."

La dificultades económicas que atraviesa la Argentina hicieron que su pareja, con la que convivía, se fuera sin fecha de regreso. ¿Hasta cuándo resistirán con una relación a miles de kilómetros?
ROMANCES
ROMANCES

Son las nuevas formas del amor, hay que acostumbrarse a estos tiempos. No es lo ideal, lo que uno pensó o soñó. Mi presente es este y lo tengo que aceptar”. Plantada y consciente de la realidad que transita, Iliana Calabró (53) define su presente amoroso. Antonello Grandolfo, el italiano que logró conquistarla en 2015, armó las valijas para irse sin fecha de regreso. Lejos de las diferencias, el malestar o los posibles terceros en discordia que podrían separar a cualquier pareja, la distancia que hoy hay entre la actriz y el empresario gastronómico nada tiene que ver con eso.

Por el contrario, después de años de noviazgo, la relación se había afianzado lo suficiente al punto que decidieron apostar a la convivencia. El Tano se instaló en la casa de la hija del recordado Juan Carlos y junto con sus hijas y, por entonces, los hijos de ella también, armaron una familia ensamblada. Pero las dificultades económicas empezaron a inquietar más y más al europeo. En el último verano, mientras la comediante se fue a Villa Carlos Paz con su mamá, Coca, para ser parte de una temporada teatral más, el empresario se fue por largos días a la tierra que lo vio nacer con el fin de compartir la fiestas de Navidad, fin de año y un tiempito con su madre, que sufrió algunos achaques de salud.

Y si bien regresó en febrero, cuando el verano todavía tenía a Iliana en Córdoba, se volvió a ir por unos meses. La situación financiera de Antonello se vio perjudicada por la crisis económica que viene atravesando el país hasta que llegó un momento en que decidió irse, ahora sin fecha de regreso. Y la también vedette se vio ante un nuevo distanciamiento en tiempo y kilómetros. Hoy, ella está nuevamente instalada en Capital Federal –volvió de visitarlo en suelo italiano hace poco más de un mes– y él en Bari.

Los caminos de la vida...

“Es la segunda vez que nos pasa esto de la distancia, la primera fue en el verano, estamos habituados. La realidad es que todavía es poco tiempo que llevamos distanciados en cuanto a kilómetros. Recién arranca esta nueva etapa. Por ahora no puedo hacer una evaluación profunda”, comparte.

ILIANA MIRA EL FUTURO CON POCAS ESPERANZAS EN EL AMOR.

“Nos hablamos todos los días y nos acompañamos en el cotidiano. No sé qué va a pasar a futuro porque, claro, aún no lo viví. En el verano, el otro momento en el que estaba sola, estuve entretenida. Ahora estoy aprovechando para visitar familiares, hacerme estudios y controles médicos, visitar amigas. En pareja, el tiempo te lo come el día a día, más cuando vienen los chicos. Ahora me estoy reencontrando con mi casa y con las cosas que, estando con una persona al lado, no tenés el tiempo y la disponibilidad de ocuparte. Además, hace poco que regresé de visitarlo y con todas las pilas recargadas. La realidad es que Antonello no sabe cuánto tiempo se va a quedar en Italia…”, reconoció.

Futuro incierto...

“¿Si el Tano tiene planes de volver?; ¿qué va a pasar entre nosotros? Si le va bien, se queda allá. Si no, se volverá… esto recién arranca. La verdad es que estoy en el aire, entonces trato de disfrutar, de hacer muchas cosas que no podía hacer cuando no estaba sola. En su momento, cuando me había acostumbrado a lo lindo de la soledad, apareció Antonello. Ahora es volver a encontrarme con esa sensación de nuevo. Por suerte, tengo muchas amigas solas hasta que se pongan en pareja con alguien. Pensá que para él no es fácil dejar a dos hijas mujeres acá, tampoco”, reflexionó.

ANTONELLO NO TIENE FECHA DE REGRESO.

“Si hay amor, todo se puede, pero no soy una pitonisa… Mi presente es este y lo tengo que acompañar y aceptar. La verdad es que el Tano se fue por un tema económico, lo de la madre, una sumatoria de cosas. Los argentinos estamos acostumbrados a lo que pasa en cuanto a lo económico. Pero nuestra realidad económica no tiene explicación. El perdió la confianza que lo hizo llegar hasta acá. ¿Si me enojé cuando me dijo que se iba? No, no me enojé. No es algo que se dio de un día para el otro, se venía hablando. Para él, alguien que vino a esta tierra, debe ser una frustración tener que volver, encima yo no podía echarle en cara nada, hay prioridades”, se sinceró, sobre cómo fue el difícil momento de la decisión de la “separación”.

“Yo estuve un mes y medio en Europa hace poco. Viajé primero a España porque conseguí un pasaje más barato, y luego me encontré con Antonello”. Con una mano en el corazón, reflexionó: “¿Si ahora podría fijarme en otro hombre? El amor aparece cuando uno está predispuesto, y no es mi caso. El Tano sabe que yo no soy enamoradiza, a él le costó conquistarme. Tengo amigas que sí son enamoradizas, no es mi caso. Creo en la pareja y sigo apostando a esto que nos unió. Espero que no se le pase alguien por delante. De ese tema no hablamos porque los dos somos grandes y hay confianza, uno está en el lugar donde se siente seguro”.

“¿Si pensé en dejar todo e irme con él a Europa? El tiene contactos y conocidos allá, yo no. Si fuese productor de cine o estuviese en el mundo del espectáculo, sería otro el caso. Yo soy una mujer independiente, es lo que me inculcó mi papá. No me podría acostumbrar a otro estilo de mujer. Salvo que algún día venda todo y… Hoy está mi mamá, es otro el caso”. Sólo el destino tendrá la respuesta final.

CALABRO LO ESTUVO VISITANDO HACE UN MES, PERO...

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig