in

No suelta: el dramático tuit de Nati Jota que recuerda su noviazgo con Bruno Siri y lamenta verlo con Ivana Nadal

La influencer y notera no puede sacarse de la cabeza ni al rugbier ni a su ex amiga.

No hay caso: Nati Jota no puede sacarse de la cabeza a Bruno Siri, y mucho menos a Ivana Nadal. Aunque ya pasaron dos meses del escándalo que se armó al enterarse que su ex novio estaba saliendo con alguien a quien ella consideraba una amiga, un tuit que publicó en las últimas horas comprueba que tanto la relación como “la traición” son heridas que todavía no cicatrizan.

Habitualmente jovial y divertida, Nati mostró otros sentimientos, mucho más tristes, al expresarse una vez más por sus vías de comunicación predilectas: las redes sociales. Directa y frontal como siempre, la muchacha escribió un tuit brutal en el que dejó en claro que no puede “soltar”, como se dice ahora a dejar atrás a un amor intenso.

Una vez -escribió la rubia, sin medias tintas- guardé a un pibe como “amor” en mis contactos A 4 DIAS DE CONOCERNOS. El también a mí“. Hasta ahí, ninguna referencia particular sobre su última relación, que languideció entre finales del año pasado y principios de este después de que ella hablara maravillas de él, un fornido rugbier nacido en Resistencia, Chaco, que había venido a Buenos Aires para jugar en el tradicional Club Atlético San Isidro, el famoso CASI cuya cancha es conocida como “La catedral del Rugby”.

SI ESTO NO ES DOLOR, ¿EL DOLOR DONDE ESTÁ? NATI JOTA TODAVIA LAMENTA SU RUPTURA CON BRUNO SIRI Y VERLO EN LOS BRAZOS DE IVANA NADAL.

Las señas particulares llegarían luego, cuando escribió “Y saben? Después fuimos novios. AWWWWWW. Y saben? Después me dejó y se puso con Ivana Nadal“. Tremendo. Pero cuidado, que eso no fue todo. Para nada, porque después, y todo en mayúsculas, escribió una reflexión que sonó a mea culpa. “NO SEAN INTENSOS. NUNCA. NO SIRVE. NO ES POE AHI. JAAAAAAAAAAAA” aceptó Nati, dejando entrever dos cosas: que la relación la terminó el muchacho, y que se siente responsable por el inesperado final.

Nati posicionó a Bruno en el mundo de los medios. Nadie lo conocía hasta que empezaron a salir y ella lo presentó como su novio. Se conocieron durante unas vacaciones en el caribe mexicano. Nada especial; cada uno estaba con sus amigos, pegaron onda una vuelta que se cruzaron, él la invitó a tomar algo, ella aceptó y zas, sucedió lo que todos sabemos. Hubo química, piel y un fervor que pudo con la distancia -él vivía en Resistencia, ella en la Ciudad- pero no con el tiempo. La relación se resquebrajó y se terminaron separando tras casi dos años de noviazgo.

El no pertenecía al mundo mediático. Habiendo tantas mujeres, ¿Justo con Ivana te vas a enganchar? No sé, me pareció medio raro. Además, cuando yo conté que nos habíamos separado, ella me escribía mensajes de apoyo, de espiritualidad, me daba aliento… ¡Vaaaaaaamos! Hay cosas que son difíciles de aceptar” comentó Nati en aquel momento.

¿Soltar? Para ella resulta imposible. Este asunto no está cerrado. Sigue abierto de la A…a la Jota.

Comentarios