in

Quién es Silvina Cupeiro, la novia de Baby Etchecopar: “Me devolvió las ganas de sonreír, estamos conviviendo”

Después del dolor que significó la pérdida de su esposa, el conductor rehizó su vida en los brazos de esta mujer 11 años menor, con quien se muestra por primera vez en Paparazzi.

Con años de trayectoria y un exitoso presente en la tele y en la radio, Baby Etchecopar pasa por uno de los mejores momentos de su carrera. Pero más allá del rating que lo acompaña a diario y el cariño que recibe de la gente, se dio una nueva oportunidad sentimental que hace que su felicidad sea completa.

BABY DICE QUE SILVINA LE DEVOLVIO LA SONRISA, Y EN LA IAMGEN SE NOTA.

Después de sufrir un violento robo en su casa donde tuvo que defender a su familia, el comunicador atravesó la dura muerte de su esposa y madre de sus hijos, Adriana Paz, quien falleció de luchar contra un cáncer de colon.

En febrero de 2016, con la tristeza latente, refugiado en el trabajo y en sus amigos de la vida, no imaginó lo que le depararía el destino. “Mi vida terminó el día que murió Adriana. No tengo ganas de rehacer nada, nuca” le había dicho a Paparazzi por aquellos días tristes.

A BABY Y A SILVINA LES ENCANTAN LAS PLAYAS DE MIAMI. CUANDO PASSE LA CUARENTENA, SEGURAMENTE IRAN.

Pero el tiempo empezó a cicatrizar sus heridas más profundas y el amor volvió a sorprenderlo de la mano de una hermosa rubia, Silvina Cupeiro.

BABY ETCHECOPAR REHIZO SU VIDA TRAS LA MUERTE DE SU ESPOSA

Baby estaba golpeado. Lo había ganado la angustia cuando su esposa de toda la vida, Adriana Paz, falleció tras darle batalla a un maldito cáncer de colon. Fue uno de los momentos más difíciles de su vida. Habían estado juntos 37 años y creyó, entonces, que nunca saldría adelante.

Algo de eso dijo en la emotiva carta de despedida que escribió con el corazón hecho pedazos y los sentimientos a flor de piel. “Un día me cruce con una hermosa mujer morocha a la que le pasaba lo mismo que a mí. Nos juntamos en una relación lejana; muy lejana a lo que los demás llamaban amor. Vinieron los hijos: uno, dos y tres, sin un pan debajo del brazo pero llenos de amor. Ahora bien con esa morocha tan linda que conocí hace 37 años criamos los tres hijos que amo, pero el viernes la morocha se fue y se llevó mi corazón. Mis hijos tienen todos su vida y no sé qué sentido tiene ayudarlos tanto si después te dicen que no les diste nada. A la morocha la voy a llevar toda la vida conmigo” dijo aquella vez.

Pero en 2018, dos años después, Baby se permitió conocer a la mamá de tres hijas, once años menor (él tiene 67, ella 56) e hija de un amigo de él, el empresario y ex piloto de Turismo Carretera, Jorge Cupeiro.

Los meses fueron transcurriendo y la relación se fue afianzando hasta llegar a llegar a un presente enamorados y dando los primeros pasos de un convivencia -él se lleva muy bien con las nenas de ella- que los tiene felices.

“Lo importante es la risa que me devolvió. Estoy muy feliz, es una gran mujer”, confesó Baby.

El también actor -que supo llenar salas teatrales con las presentaciones de sus monólogos en todo el país–, pasa la semana en la casa de su novia, y los fines de semana se van a la de él, para disfrutar de una imponente vista al río.

SILVINA TIENE 11 AÑOS MENOS QUE BABY Y TRES HIJAS QUE SE LLEVAN MUY BIEN CON EL CONDUCTOR.

Por primera vez, en exclusivo para Paparazzi, Etchecopar presenta a su pareja y expresa sus sentimientos, a corazón abierto. “Estoy muy bien, estamos conviviendo, es cierto, y tenemos proyectos juntos”, confió.

“Nos quedamos en la semana en lo de Silvina y los fines de semana, para estar cerca del río, en la mía”, compartió el artista, contento y esperanzado en la realidad que vive.

¿SE VIENE EL CASAMIENTO? LA POSIBILIDAD ESTA EN LOS PLANES DE BABY Y SILVINA.

Ante la consulta de si hay posibilidades de casamiento con Cupeiro, después de que pase la pandemia de Covid 19 y la cuarentena sea un recuerdo, el líder de América 24 y Radio Rivadavia, adelantó.

“Estamos en eso… Tenemos muchos proyectos juntos”, confió Etchecopar a la pregunta sobre la posibilidad de casamiento.

“Estamos en eso… Los dos somos grandes. Lo importante es la risa que me devolvió. Estoy muy feliz, es una gran mujer”, expresó Baby, con dulces palabras hacia la mujer con la que decidieron compartir sus días y sus noches.

Comentarios