Sabrina Rojas y Luciano Castro separados: por qué él se fue de la casa familiar y dónde está viviendo – Revista Paparazzi

Sabrina Rojas y Luciano Castro separados: por qué él se fue de la casa familiar y dónde está viviendo

La pareja se separó "definitivamente" después de que fracasaron todos sus intentos por mantenerla a salvo.
ROMANCES
ROMANCES

Pilar es una muy bonita localidad ubicada al noroeste del conurbano bonaerense que un día explotó de countries, barrios privados y demás proyectos arquitectónicos de ese tipo. En ese momento recibió un aluvión de construcciones de alto nivel y de gente de buen pasar que la convirtió en una de las zonas más coquetas y exclusivas de la provincia de Buenos Aires. Dos de los que arribaron fueron Luciano Castro y Sabrina Rojas. Primero vivieron en la misma casa. Ahora en viviendas distintas. Y sí: se separaron.

La primicia de Angel de Brito, este mediodía, en su picante y candente Los Angeles de la Mañana fue confirmada un rato después por la mismísima modelo y actriz, quien aceptó que "se terminó la relación de pareja, pero no la familiar porque toda la vida seremos padres de nuestros hijos". El mismo periodista avisó que la ruptura se había dado "en buenos términos".

Hasta ahí, todo fenómeno. Desde allí para adentro, se tejen otras historias, mucho más ruidosas y mucho menos complacientes con esa idea de separación cándida y solaz que han puesto en marcha los protagonistas del caso. Lo primero que se sabe es que después de intentar el salvataje de la pareja por todos los medios, Castro y Rojas no sólo tomaron la decisión de distanciarse. También eligieron cómo seguirían sus vidas.

Por cuestiones de logistica y comodidad optaron por quedarse los dos en la zona pero viviendo en lugares diferentes, algo que hicieron allá por abril con el cuidado de que la información no trascendiera a la prensa. Prefirieron preservar la intimidad familiar y comunicar a todos los allegados cercanos qué era lo que estaba pasando. "Mejor que se enteren por nosotros y no por los periodistas", reflexionaron ambos.

Después, acordaron que Sabrina se quedara con los chicos en la casa donde vivían todos, ubicada en un hermoso predio llamado Ayres del Pilar. Allí tiene todas las comodidades habidas y por haber. Menos la comunión con Luciano. Y se sabe que Sabrina, en un momento, habría cambiado todos los lujos por tener calma, sosiego y felicidad en su relación de pareja.

Ella se quedó en la que era "la casa familiar", ubicada en el barrio Ayres del Pilar. El se quedó en la zona: ahora ocupa una unidad de un complejo de departamentos "con todos los chiches".

El se fue a un complejo de departamentos -lleno de amenities también- no muy lejos de allí. Existía la posibilidad de instalarse en Capital, pero era muy incómodo tener que ir y venir (unos 120 kilómetros entre los dos trayectos, con embotellamientos muchas veces en la Panamericana) y entonces consideraron que la mejor opción era quedarse cerca. El lugar, además, lo amerita, ya que es muy lindo.

Y así siguen su vida. Taza-taza, cada uno pa su casa.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig