El video de Lionel Messi en el micro de los campeones haciendo la "reverencia" para la gente – Revista Paparazzi

¡Campeón del Mundo! El video de Lionel Messi en el micro haciendo la "reverencia" para todos los argentinos

El mejor jugador del mundo celebró como loco la obtención de la tercera estrella para la Argentina. ¡Gracias, Capitán!
TEVE
TEVE

Parece mentira, pero con 5 millones de personas en la calle y con los medios televisivos distribuyendo móviles, drones y hasta helicópteros por toda la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, en un momento "se perdió" el micro que conducía a los campeones del mundo. Nadie sabía dónde estaba y esa era, entre la 1 y las 3 de la tarde, la gran pregunta de la jornada: ¿Qué pasó con los jugadores? Finalmente, Telefe enganchó a la Scaloneta en la Ricchieri y captó unos cuantos momentos para destacar.

Uno de ellos fue el de Lionel Messi parado sobre el micro y acercándose a una de las brandas de del omnibus para recibir el saludo enloquecido de la muchedumbre. Al quedar cara a cara con la multitud, la gente empezó a corear su apellido ("Meeeeessi, Meeeeessi") estirando sus manos para después moverlas para arriba y para abajo en señal de reverencia.

Messi estuvo tan rápido como cuando se mueve por los campos de juego y repitió el gesto para la gente, devolviendo el gesto para sus "fieles". La comunión entre unos y otros, entre el Dios del fútbol y sus incondicionales feligreses, fue plena y absoluta. Se generó un momento único, mágico e inigualable. La mancomunión ideal, soñada, para todos los tiempos.

Poco antes de ver ese momento tan especial, se pudo observar a un par de jugadores cantando como si estuvieran en un recital o en un boliche. Agarraron el micrófono que les pasó el notero y gritaron "dale campeón" y un temita dedicado a Brasil, el archirival de toda la vida que sigue llevando la delantera (con 5 campeonatos del mundo) pero ahora ya nos tiene más cerquita.

En el estudio estaban exultantes. Mientras el resto de los canales mostraba imágenes de archivo o de gigantescas multitudes desbordando y colapsando la Capital Federal (se cree que se trata de la mayor movilización de la historia de la Argentina, y una de las más numerosas que se recuerde en todo el mundo) ellos tenían el micro de los campeones a medio metro de distancia. Un golazo de los muchachos.

Messi no pudo más de alegría y desde que ganó el Mundial, el único campeonato que le faltaba a su magistral e inigualable carrera, parece otro muchacho, más relajado, más feliz, más contento. Se dio el gusto de dormir abrazado a la Copa, y en el propio campo de juego del estadio Lusail de Doha, donde se jugó el partido decisivo, fue a buscar a su familia y les gritaba "ya está, ya está" a modo de desahogo.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig