Catherine Fulop contó la dura manera que se enteró que Oriana, su hija, tenía Coronavirus: «Me descompuse” – Revista Paparazzi

Catherine Fulop contó la dura manera que se enteró que Oriana, su hija, tenía Coronavirus: "Me descompuse”

La hija mayor de la actriz y de Ova Sabatini está radicada en Italia junto a su novio, Paulo Dybala. Ambos están infectados.
TEVE
TEVE

Hace unos días Catherine Fulop (55) se enteró que su hija mayor, Oriana Sabatini, y su yerno, el futbolista de la Juventus, Paulo Dybala, están infectados con Coronavirus. Y, obviamente, la preocupación se apoderó de la familia. 

“Cuando nos enteramos no fue muy agradable, más estando a distancia. De todos modos nos llamaron por videollamada para demostrarnos que estaban bien de salud Ova (su marido) ni te cuento cómo está, te la regalo, parece un león enjaulado, está histérico. Se angustia mucho y no quiere ver nada en la tele. Sinceramente, estamos con una gran psicosis”, relató en Los Angeles de la mañana.

"Después de que me dieron la noticia me descompuse, era como si me hubiera comido una piedra. Me dolía la cabeza, el estómago, y les juro que pensé que me lo había agarrado yo también al virus, pero es por la situación y la angustia”, siguió.

CATHERINE DIJO: "ELLOS TUVIERON SINTOMAS COMO LOS DOS DE UNA GRIPE. ELLA ME CONTO QUE SENTIA QUE LE FALTABA EL AIRE CUANDO HACIA GYM".

“Ellos tuvieron síntomas como los de una gripe; mucho cansancio, dolor de cabeza, no le siente gusto a la comida. La primera que empezó con esos síntomas fue Oriana, y después le agarró lo mismo a Paulo. Ella me contó que cuando hacía gimnasia sentía que le faltaba el aire, se agitaba, esos fueron los síntomas que sintió en principio”, relató.

“Están los médicos de la Juventus hablando con ellos todo el tiempo. Ellos se encargan de llevarles viandas para el almuerzo y para la cena, porque la persona que trabaja en la casa también está aislada, no tiene contacto con nadie”, agregó.

Y después se refirió a los métodos que utilizan para sentirse más cerca de Oriana y Dybala, que están instalados en Turín, Italia, a pesar de la distancia y los cambios de horarios.

“Tratamos de estar comunicados todo el día mediante llamadas y videollamadas. Acá en casa como somos muchos –está de ella y su marido Ova está su hija menor Tiziana, el novio de la joven, y Juana, la mucama de la familia-, es como que la pasamos mejor. Vemos una película entre todos, charlamos, jugamos. La otra noche jugamos virtualmente a las cartas con los chicos. Lo propuso Paulo, nos conectamos todos y jugamos al truco entre todos, fue muy divertido”, concluyó.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig