Con dolor y esperanza, Sofía Macaggi contó los detalles de su lucha contra la anorexia – Revista Paparazzi

Con dolor y esperanza, Sofía Macaggi contó los detalles de su lucha contra la anorexia

La panelista reveló que sufrió ese trastorno durante la adolescencia, donde no llegó a comer practicamente nada y que aún tiene síntomas en su cuerpo.
TEVE
TEVE

En una gran charla con Tomás Dente, en su programa Vino para vos, donde todos los famosos se abren y cuentan sus secretos máximos, la panelista Sofía Macaggi abrió su corazón y habló del drama de su vida: su lucha contra la bulimia y la anorexia, que la tuvo en vilo en su adolescencia y que aun hoy convive.

Lo conté recién el año pasado y en muchas oportunidades me lo habían preguntado. Tenía 17 años. Se sufre mucho. Es una enfermedad larga y silenciosa, sobre todo porque no te sale en ningún estudio. Vos estás impecable, divina, pero bueno... Hay que laburar para poder salir, pero se puede salir”, dijo.

“Casi no tengo fotos de esa etapa, no me sacaba. Creo que tengo una o dos fotos, no me gustaba verme”, dijo a modo de esconderse de su momento más complicado.

“¿Bajaste mucho de peso en ese entonces?”, quiso saber Tomás Dente. “Mucho. Nosotros éramos una familia que nos sentábamos todos a la mesa, siempre se compartió eso, y siempre era un problema, una pelea, un escándalo. Yo que no quería comer, entonces mi mamá se enojaba. Me gritaba, nos peleábamos y terminaba como en un caos”, aseguró.

SOFIA HOY ASUMIO SU CUERPO.

Yo primero lo tapaba con el deporte, porque competía en gimnasia aeróbica y habíamos clasificado para un mundial, entonces yo decía que estaba entrenando y que tenía que seguir cierta dieta para la competencia. Un poco era real, pero era también la excusa”, recordó.

“Es algo muy paulatino, una empieza a restringir una cosa, después otra, hasta que llega un momento en que prácticamente no comés nada. Y yo seguía entrenando al nivel que yo entrenaba, que era lo peligroso. Hasta que un día me desmoroné, emocionalmente hablando, necesitaba ayuda”, afirmó.

“Ahí tuve una charla con mis papás, arranqué un tratamiento, después me vine a vivir acá, tuve algunas recaídas en el medio. No es que fue de un día para el otro, pero uno aprende, tuve que reeducarme, aprender a comer, pero se puede salir. Después uno razona y corrés todo eso que sabés que no es real. Uno aprende a reeducarse en la alimentación, algo que es tan primitivo”, terminó.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig