in

El grave problema de salud que enfrentó Luciana Salazar en cuarentena: “Si me agarraba la cara, me moría”

La rubia se incorporó al equipo de Polémica en el Bar y contó el problema que vivió durante el aislamiento.

Luciana Salazar se incorporó este lunes a la mesa de Polémica en el Bar. En su primer día, la modelo contó un problema de salud que tuvo durante la cuarentena que se agravó por una alergia de ella al medicamento que le dieron.

Me pasó de todo en la cuarentena, cosas que nunca me sucedieron como tener un dolor de muela, en la muela de juicio. Fue horrible y en ese momento no estaban habilitados los protocolos para los odontólogos”, empezó contando.

“Mi odontólogo me recomendó un antibiótico y a los cinco días me empecé a brotar toda, de los pies al cuello. Suerte que no me agarró por la cara porque sino directamente me moría”, recordó.

Cuando le consultaron qué había dicho Matilda al verla así, Luciana explicó que está pasando el aislamiento con sus padres por lo que pudieron sobrellevar bien la situación a pesar que se complicó.

“Estaba irritada, con mal humor, me picaba todo y no quería que se me acerque nadie. Estuve así más de un mes, me dieron dos corticoides y no se me iba. Fue horrible”, concluyó Luciana Salazar.

Su reconciliación con Martín Redrado

Como siempre, la rubia dejó varios títulos, pero el más importante que dijo Luciana Salazar es que su relación con Martín Redrado (¿es el papá de su hija Matilda?) mejoró mucho en el último después de haber estado peleados. Sí, se reconciliaron.

“No voy a entrar en detalles porque está mi hija en el medio pero está todo bien, ya está. Si él quiere ver a Matilda, si me lo pide, por supuesto que puede. Pero ya les digo, por respeto a mi hija, prefiero no hablar. Ella está feliz y es un tema resuelto y quedamos muy bien entre nosotros”, dijo Luciana Salazar sobre Martín Redrado, el economista con quien se venía sacando chispas.

Su hija Matilda y la posibilidad de darle un hermanito también fue el otro tema importante:  “Me encantaría pero es muy difícil y tendría que poder darle sola el mismo nivel de vida que le estoy dando a Matilda. Salvo que me case o esté en una relación, no tendría un hermanito para Matilda ahora. Ser madre soltera no es fácil. Me gusta educarla sola, eso es lo único bueno”, aportó.

“Matilda está muy bien más allá de que quiere salir, ella tiene jardín pero quiere salir. Se pone a llorar y me angustia. Necesitan sociabilizar, el otro día mi mamá la llevó al supermercado y cuando vio una nena se desesperó”, le dijo a su amigo Marcelo Polino sobre la niña.

Comentarios